Comercio minorista e informales Seis de diez trabajadores acusan baja productividad

En Bolivia ha crecido en los últimos años el empleo de baja productividad, lo que afecta a los ingresos de los trabajadores y el desarrollo general del país, según un estudio realizado por la Fundación Inaset, especializada en temas de empleo y economía.

En la región, Bolivia es el país que más empleo de baja productividad tiene, agrega el informe.

DIVERSIFICACIÓN ECONÓMICA

“A diferencia de Chile, Uruguay, Perú y Colombia, que muestran una baja sistemática de la incidencia del empleo de baja productividad, Bolivia tienen una clara tendencia hacia aumentarla, lo que podría asociarse a la decreciente diversificación económica en actividades productivas”, señala el informe, elaborado por el director de Inaset, Enrique Velazco.

Bolivia es el único país de la región en el que el empleo de baja productividad supera el 60 % de todos los trabajadores ocupados. Chile tiene por el contrario el mayor índice de empleo de alta productividad. El empleo de baja productividad en ese país bordea el 27 %.

Los empleos de baja productividad son los relacionados al comercio minorista y otros empleos informales. Los de alta productividad se asociaban a la tecnología, la industria y otros.

El informe de Inaset, realizado en base a datos de Cepalstast, señala que el empleo de baja productividad en Bolivia se ha reducido, de 67 % en el período 2000-2004, a 63 % en los años 2015-2018.

ESCENARIO REGIONAL

En todos los países, como promedio, se ha reducido el empleo de baja productividad, destacándose en ese plano los resultados de Chile y Uruguay. En éste último, ha bajado del 41 % al 35 %.

En Bolivia ha aumentado el porcentaje de empleo de baja productividad en los últimos años. Ésta se ubicaba en un 58,4 % en 2009, y fue subiendo paulatinamente en los últimos años.

Bolivia es el último país de la región en índices de productividad. En 2015, 4l BID presentó un informe en el que señaló que la productividad laboral en Bolivia es sólo del 9,4%. En un estudio que incluyó a 14 países de la región respecto a productividad laboral, Chile, Argentina y México lideraban las cifras, con índices de más de 30% de productividad.

El documento analiza también los bajos niveles de en la formación de los recursos humanos, alta informalidad y la incidencia de la caída del salario real.

Fuente: El Diario.