Encarcelan a 5 policías por robo de vehículo de cantante Cangri

Los agentes conocían el paradero del carro del famoso chileno y un teniente pretendía comprarlo, pero callaron los datos ante los investigadores de las muertes de los extranjeros.


SEBASTIÁN LEIVA, CANGRI, EL CANTANTE CHILENO QUE IBA A FILMAR UN VIDEOCLIP Y HALLÓ LA MUERTE EN UYUNI. INSTAGRAM CANGRI

Cinco policías fueron imputados ayer y detenidos preventivamente en una cárcel por el robo de un vehículo a dos ciudadanos chilenos que fueron presuntamente envenenados y abandonados en la frontera. Una de las víctimas era el protagonista de un reality y conocido cantante Cangri.

Los cinco agentes fueron sometidos ayer a una audiencia de medidas cautelares en Uyuni, Potosí, y el juez Primero Cautelar, Ronald Basilio Lupa, ordenó la detención preventiva de los cinco efectivos identificados como el teniente Imar Hernán Ch.V.; los policías Wilson R.T.; Alfredo Eddy P.A. y Richard C.L.; y el cabo Alfredo P. L., según confirmó ayer comandante general de la Policía, Rómulo Delgado.

La Fiscalía imputó a los cinco uniformados por los delitos de robo agravado, asociación delictuosa, uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes. Los sindicados cumplirán la detención preventiva en el Centro de Readaptación Productiva de Uyuni. Sin embargo, el fiscal General del Estado, Juan Lanchipa, anunció que la investigación proseguirá para establecer si existen nexos o alguna relación con las misteriosas muertes de los chilenos Sebastián Leiva, Cangri, de 26 años, y Michael Gonzáles, de 44. 

Cangri debía filmar un videoclip en el desierto de Atacama, pero desapareció misteriosamente. Un amigo suyo llegó a buscarlo y lo halló muerto, junto a un compatriota suyo, el 24 de febrero de 2019, en Uyuni, en la zona de la frontera entre Bolivia y Chile. La hipótesis principal era que los chilenos fueron asaltados y sus cuerpos tirados en el suelo para robarles el motorizado en el que viajaban. Se cree que fueron envenenados, pero los resultados de las pericias en jugos gástricos aún no han sido difundidos. Los cadáveres no tenían signos de violencia y estaban vestidos con short y poleras, lo que confirma que ellos no planeaban cruzar al altiplano boliviano y fueron obligados de algún modo.

Durante la pesquisa, investigadores de la Fiscalía y la Policía descubrieron que los cinco policías tenían conocimiento del paradero del vehículo en el que viajaba el cantante chileno y su compatriota, y no reportaron ese hecho. Al contrario, el teniente Imar Hernán Ch.V. pretendía comprar ese motorizado.

Delgado explicó que hasta ayer no se había podido recuperar el vehículo, pero tienen el dato de que está en manos de un poblador de Uyuni, al que esperan encontrar para que declare sobre el caso.

Los policías

sabían del paradero del vehículo del cantante y uno de ellos, incluso, pretendía comprarlo, pero no dieron parte ni informaron sobre el caso. 

Fuente: Opinion,