Médicos de 4 centros: Fármacos esenciales están por agotarse

Alertaron que los medicamentos se terminarán en los próximos días. El Gobierno emitirá hoy un decreto supremo que permitirá la compra directa de estos productos.


Instalaciones del centro de salud Obispo Indaburo, uno de los establecimientos de primer nivel. Fotos: Página Siete

Verónica Zapana S.  / La Paz

Preocupada, la directora del centro de primer nivel Apumalla, Elizabeth Cairo,  dijo   que “ya se están terminando los  medicamentos esenciales”  y aseguró  que  hasta la fecha no recibió información sobre  cuándo  se entregará recursos para nuevos  fármacos.

 “Ahora estamos todavía con los últimos medicamentos. Creemos que ya nos van a desembolsar para comprar los fármacos”, apuntó Cairo. Aseguró  que en su centro de salud faltan medicamentos como antibióticos y vitaminas. “Nuestra reserva sólo abastecerá hasta fines de este mes”, añadió. 

Al igual que este  establecimiento otros tres centros de primer nivel del municipio de La Paz corren la misma suerte. 

Página Siete visitó los  nosocomios de primer nivel, donde los médicos informaron  que   están con un estock limitado de medicamentos. Sus autoridades aseguraron,  además, que  los fármacos  que se terminarán en los próximos días serán los  antibióticos, el ibuprofeno, las cremas para las escaldaduras de los niños,  las pastillas para la diabetes y para el corazón.

La Alcaldía de La Paz dijo  que el desabastecimiento se debe a la deuda que tiene el Gobierno por las atenciones que brindan a los beneficiarios del  PSSI.

 Informó  que una vez que  el Ejecutivo cancele  los recursos pendientes,  se podrá abastecer a los establecimientos. 

El Gobierno  promulgará hoy   un decreto supremo con el que se autorizará a los municipios la compra de medicamentos de  forma directa  para agilizar el abastecimiento de los centros de salud y así atender a los beneficiarios del Sistema Único de Salud (SUS).

La directora del centro de salud de Munaypata, María del Carmen Medrano,  dijo  que en este establecimiento  están “súper desabastecidos en la farmacia”. “Hay medicamentos, pero (ya quedan)  muy pocos. Ya se están agotando casi todos”, añadió.

 Hace dos semanas, cuando Página Siete visitó el centro de salud, la profesional explicó que debido a la falta de  fármacos,  los médicos deben recetar sólo la mitad de los fármacos  que requieren para tener un stock en farmacia. “En julio de 2018 fue la última compra de medicamentos que hicimos y ahora ya estamos en marzo. Ahora no tenemos nada. Así no podemos trabajar”, apuntó la profesional.

 La responsable de farmacia del centro de salud Obispo Indaburo, Katherine Quisberth, dijo  que en la farmacia que regenta aún hay  medicamentos, pero que existen algunos –los más esenciales– que están terminándose. “No tenemos ibuprofeno, que se da a todos los pacientes tanto a niños como a adultos. Tampoco tenemos el  atenolol, medicamento que se receta a pacientes hipertensos.  Incluso para los   adultos ya no hay  el Carmelo”, puntualizó.

La profesional aseguró que tienen aún un  30% de medicamentos. Indicó que no  sabe hasta cuándo durará el stock.

La directora del centro de salud de Chamoco Chico, Eliana Abad, indicó que en su centro aún no se terminaron los medicamentos. “Nosotros tenemos los fármacos para los beneficiarios del Sistema Integral de Salud (SIS),  es decir, a niños menores de cinco años, mujeres embarazadas y adultos mayores”. Añadió que   para el resto de los pacientes “no hay”. 

Abad puntualizó que “hay muchos fármacos que se están terminando”. “Farmacia acaba de  enviarme la lista de medicamentos que se están agotando. Entre esos ítems está la metformina, que se entrega a los adultos mayores para la diabetes, el óxido de zinc para las escaldaduras de los niños y la atorvastatina para las dislipidemias”, destacó.

El secretario ejecutivo del Sindicato de Médicos y Ramas Afines del Sistema Público (Fesirmes), Fernando Romero,  dijo  que esa es la realidad de los  centros de salud sin dar inicio al SUS. “Qué será cuando se implemente. Tendremos  carencia de todo, hasta de insumos básicos para los exámenes de laboratorio”, lamentó.

La falta de  medicamentos es una de las debilidades que encontró el Ministerio de Salud desde el momento de la implementación del SUS, seguro que  beneficia a toda la población.

 Identificó a los municipios de La Paz, Santa Cruz y Pando, donde se halló más carencia de fármacos.

La secretaría de Salud del municipio de La Paz, Verónica Hurtado, dijo   que la falta de medicamentos se debe a que el Gobierno Central adeuda 69 millones de bolivianos por las prestaciones  a los beneficiarios del SIS.

Aseguró que esa deuda afecta   principalmente a los 66 centros de salud que funcionan en el municipio paceño, a los cuales  se pagó hasta mayo de 2018. Con esto  se cubrirá insumos y medicamentos para los pacientes en los próximos meses.

Remarcó que en las reuniones técnicas que se realizan con el Gobierno Central se dialoga para que el pago de esa deuda sea por partes. “Harán pagos anticipados y por partes”, dijo.  Esto  permitirá que la comuna destine esos recursos a los  centros de salud. “Pedimos que nos paguen para ver contrataciones y reforzar a los centros de salud”, dijo.

Ayer, el alcalde Luis Revilla admitió que hay muchos problemas con los centros de salud por los medicamentos. Indicó  que sería  una buena alternativa el proyecto de decreto supremo  de compra de directa de medicamentos porque “podría  agilizar (el procedimiento), ya que hay muchas dificultades con los centros de salud y los trámites burocráticos”,  que se hacen y derivan en reportes y conciliaciones de cuentas.

El  sábado,  el presidente Evo Morales anunció  que hoy el gabinete de ministros aprobará un decreto para posibilitar la compra directa de medicamentos de calidad para el SUS a pedido de los alcaldes. 

La Ministra de Salud, Gabriela Montaño, dijo el lunes que el decreto permitirá que los  gobiernos municipales hagan compra de medicamentos con sus propios recursos que destinan a Salud.  “Con ese 15,5%”, añadió.  

 Esa norma agilizará el proceso de compra, pero “de ninguna manera rompe con los principios de transparencia en la adquisición de medicamentos”. Explicó que como esos recursos son públicos “serán sometidos a cualquier control posterior o auditoría que se requiera”, concluyó.

Fuente: Pagina Siete.