Negociaciones serán difíciles para nuevo contrato Venta de gas a Brasil impacta en PIB de Bolivia

Las distribuidoras de gas en el mercado de Brasil esperan propuestas para adquirir 10 millones de metros cúbicos, en el presente mes
Los medios de comunicación de Brasil afirman que buena parte del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia obedece a la venta de gas que se realiza al vecino país, y como dato señalan que en 2017 esta operación en porcentaje significó 3,2 por ciento del PIB de ese año, según el Valor Económico de la nación carioca.

A pesar de que el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, informó que el contrato con el Brasil todavía estará vigente hasta el 2024, no recibirá recursos, ya que enviará el gas cancelado, por lo tanto no tendrá mucho impacto en el PIB.

Sin embargo, la autoridad informó de la suscripción de tres contratos la pasada gestión, y ahora va por más, debido a que en las próximas semanas también suscribirá acuerdos con empresas de Brasil.

Mientras, los periodistas André Ramalho y Marsílea Gombata, en su artículo titulado Morales corteja Bolsonaro de olho em renovação do contrato de gás (Morales corteja Bolsonaro de ojo en renovación del contrato de gas) en el diario brasileño Valor Económico, señalan que debido a la proximidad del término de contrato entre Petrobras e YPFB, las distribuidoras Sulgas (RS), SCGas (SC), Compagas (PR), MSGas (MS) y Gas Brasiliano (SP) se unieron en torno a un llamado público conjunto para contratar 10 MMmcd, y esperan recibir durante este mes las propuestas de las proveedoras.

“Vivimos una inflexión en los precios internacionales del petróleo. Eventualmente podrán haber ofertas buenas en la competencia”, señala Cosme Polese, presidente de SCGás, según el diario chileno financiero.

Los periodistas señalan que Brasil ingresa a un escenario favorable, debido al aumento de la producción, y por lo tanto a negociar el gas a precios más flexibles, similar al que entró Argentina.

Brasil y Argentina son los principales compradores de gas, y ambos mercados serán difíciles de reemplazar, y en los nuevos contratos de gas se fijarán nuevas reglas, tanto en precio como en volumen.

REPERCUSIONES

La visita esporádica realizada por el presidente Evo Morales a Brasil, para la posesión del nuevo mandatario, Jair Bolsonaro, provocó repercusiones, al ser calificada como “cortejo” para la renovación de contrato de gas.

Ambos periodistas señalan que el contrato actual expirará este año y se espera que Brasil exija menos gas y busque un precio más bajo en la renegociación.

Además sostienen que el inusitado intento del presidente boliviano, Evo Morales, de acercarse al gobierno de Jair Bolsonaro se da en un momento clave para la definición del futuro de la relación comercial entre los dos países.

PIB

El año pasado, la venta de gas a Brasil generó unos ingresos de 1.500 millones de dólares a Bolivia, y representó el 94% de todo lo que Brasil importó de Bolivia, según datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios (MDIC), que fue integrado por el nuevo Ministerio de Economía. En 2017, los ingresos por la venta de gas a Brasil representaron el 3,2 % del PIB de Bolivia. En ese año el PIB bordeaba los 37 mil millones de dólares.

Bolivia todavía tiene una alta dependencia de la venta de materias primas, el boom de los altos precios, generó significativos recursos para el país, pero la caída del valor provocó déficit fiscal y comercial.

FAVORABLE

Mientras tanto, YPFB pretende presentar este mes una propuesta de contrato a un grupo de distribuidoras de gas Brasil. El escenario del mercado es tan favorable como hace 20 años. El contrato original entre los dos países fue firmado en el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso. Las Importaciones comenzaron en 1999 en un contexto en el que el sector de gas natural daba sus primeros pasos en Brasil.

Ahora, con el aumento de la producción nacional, la expectativa es que la demanda por el gas boliviano baje en los próximos años. Lo mismo debe pasar en Argentina, el segundo mayor comprador de gas de Bolivia, que está iniciando las exploración de gas de esquisto en el campo Vaca Muerta, señala el diario.

Según las proyecciones de la Empresa de Investigación Energética (EPE), las importaciones brasileñas de gas natural deben caer a niveles cercanos a 20 millones de metros cúbicos diarios a partir de 2022. El contrato actual prevé la importación de cerca de 30 millones de MMmcd, de los cuales una primera cuota, 1,8 millones metros cúbicos, vence este año, apunta el medio del vecino país.
Fuente: El Diario.