“Los ginécologos deben informar sobre la reserva ovárica a las mujeres lo antes posible”

Su papel es clave para el buen funcionamiento de la salud reproductiva femenina. El 70% de las españolas no sabe qué existe un indicador para averiguar el número de óvulos útiles

CAROLINA GARCÍA


Un hecho constatado es que cada vez las mujeres demoran más la maternidad. Es más, la edad media a la que se tiene el primer hijo en España son los 31 años, según los últimos datos ofrecidos por la Encuesta de Fecundidad 2018 del INE. En 1975, la media de edad era de 25,2. Entre los motivos fundamentales que han llevado a este retraso están, principalmente, no haber encontrado la pareja adecuada, la falta de facilidades para la conciliación, o motivos económicos. Por todo esto, cuando las mujeres intentan quedarse embarazadas su cuerpo no está tan preparado como cuando estaban en la veintena.

Según una encuesta realizada por WOOM entre más de 1.300 mujeres, el 42% de ellas con edades comprendidas entre los 35 y los 40 años, asegura llevar más de 12 meses intentando concebir. A este respecto, varios factores afectan, pero uno de los fundamentales se refiere a nuestra reserva ovárica, que se define tanto por la calidad como por la cantidad de óvulos y que disminuye con los años. Según los expertos, conocer qué es la reserva ovárica es algo clave para entender el funcionamiento de la salud reproductiva de la mujer, sin embargo, el 63% de las usuarias encuestadas no sabe qué es ni para qué sirve.

¿Cómo puedo saber cuántos óvulos me quedan? Pues en esto tiene un papel fundamental la hormona Antimülleriana, también conocida como hormona inhibidora mülleriana, que es una sustancia que segregan los folículos ováricos. Y sirve para conocer la reserva ovárica de manera fiable, porque indica la cantidad de óvulos que tiene una mujer, un marcador tanto de la fertilidad de esta como del tiempo restante hasta el establecimiento de la menopausia.

Las mujeres nacen con una dotación ovárica finita de alrededor de un millón de ovocitos, de los cuales solo 400 aproximadamente llegarán a ser ovulados. Que la mujer sea consciente de los óvulos que le quedan puede ayudarle a saber hasta qué edad puede concebir de forma natural, planificar los próximos pasos ante una futura maternidad o incluso la probabilidad de éxito que puede tener al someterse a un tratamiento de fertilidad. Según datos de la misma encuesta, el 64% de las españolas cree que los beneficios de conocer su reserva ovárica son múltiples, como saber si son aptas para un tratamiento de reproducción, conocer la cantidad de sus óvulos o incluso tomar decisiones sobre su fertilidad.

“Efectivamente, el conocimiento de la reserva ovárica es algo que debería estar el currículum ginecológico de una mujer, a partir de los 30 años, ya que te da una información muy valiosa en relación con conocer mejor tu salud reproductiva y en qué momento de ella te encuentras”, explica por correo electrónico Clelia Morales, COO y cofundadora de WOOM. O lo que es lo mismo, “los ginecólogos deberían informar sobre la reserva ovárica a las mujeres lo antes posible”. “Hoy en día está recomendada sobre todo cuando se quiere retrasar la maternidad”, añade Onica Armijo, ginecóloga y asesora médico de WOOM.

También se aconseja cuando se lleva más de un año buscando una gestación, o seis meses con más de 35 años, y no se ha logrado; o en pacientes con antecedentes de cirugía ovárica, quimioterapia/radioterapia, endometriosis o cuando la madre ha tenido fallo ovárico precoz”. Para la experta, otra de las razones, por la que es recomendable, es cuando la paciente es fumadora, ya que este hábito envejece en casi dos años la reserva ovárica: “Incluso, en pacientes que han superado la edad reproductiva puede ser un buen indicador para predecir la llegada de la menopausia y prepararse para ello”.

¿Cómo averiguo cuántos óvulos me quedan?
Existen varias técnicas o indicadores que permiten conocer el estado de la reserva ovárica de la mujer, como puede ser a través de una ecografía para conocer la cantidad de folículos antrales o mediante la medición de la hormona Antimülleriana (AMH). Cuando los niveles de la hormona Antimülleriana son normales, la probabilidad de embarazo es mayor. “Conocer los niveles de esta hormona determina con gran precisión cuántos folículos ováricos están saliendo en desarrollo en cada ciclo menstrual y qué probabilidad hay de que entre ellos se desarrolle un folículo maduro susceptible de ser fecundado”, explica Isidoro Bruna, director médico de HM Fertility Centers.

Mediante un análisis de sangre podemos conocer los niveles de AMH sin importar el momento del ciclo en el que se encuentre la mujer. Es importante saber que, si los niveles de hormona no son normales, siempre se debe acudir al ginecólogo para obtener más información. “Este análisis de sangre se puede hacer en cualquier momento del ciclo y tiene un coste de aproximadamente de 30 euros, dependiendo de cada laboratorio”, sostiene Morales.

“Es cierto que la cantidad de óvulos es la que es; pero la calidad viene dada únicamente por nuestra edad. Actualmente no hay nada demostrado que avale la mejora de la reserva ovárica; si bien es cierto que hay propiedades antioxidantes en ciertos alimentos que pudiera ralentizarla, como la granada, la astaxantina del marisco u otros; sin embargo, no se ha demostrado científicamente”, continúa Armijo. “Por lo tanto, sí podría decirse que la edad es el factor más limitante para la calidad ovocitaria”, sostiene este experta.

“El hecho de que aún a los 40 años tengamos una buena reserva funcional ovárica, no significa que necesariamente podemos quedarnos embarazadas. De ahí, que si se desea postergar la maternidad, lo mejor es conocer el estado de nuestra reserva y planificarnos, ya sea acelerando la concepción o vitrificando nuestros ovocitos antes de los 35 años”, concluye Bruna. Esta última técnica de reproducción asistida ofrece la posibilidad de congelar tanto los óvulos como los espermatozoides, manteniendo su capacidad reproductiva hasta el momento que se desee tener un hijo. Aunque es una buena técnica, tampoco asegura la maternidad en el futuro.
Fuente: El Pais.