Según audios, niño Jhoel fue sacrificado en centro minero

Se escucha a uno de los habitantes del lugar relatar los últimos instantes del niño antes de ser abordado y secuestrado.

La Policía inspeccionó la mina y no halló rastros del menor.


Un audio en el que se escucha la voz de un comunario de Aucapata revela que Jhoel Condori, de ocho años de edad, fue sacrificado vivo en un centro minero.

En el material, al que tuvo acceso la red ATB, se escucha a uno de los habitantes del lugar relatar los últimos instantes del niño antes de ser abordado, presuntamente por mineros con engaños, y secuestrado. Según el testimonio de la persona que vio al menor, el infante fue llevado en un taxi blanco.

“El cuidador de la casa del señor Samuel S. sabe todo, él ha visto lo que ha pasado con el niño. Le ha dicho a su esposa que en la mañana le ha visto al niño y en unos segundos le han hecho desaparecer”, según el audio.

Una fotografía de este canal televisivo muestra el lugar donde fue visto el niño Jhoel por última vez la mañana del 14 de septiembre de este año, a un metro de su hogar y de la plaza de su comunidad ubicada en el municipio de Aucapata. “El señor Modesto dice que le han ofrecido dulces y pastillas, le han metido a sus bolsillos dinero y que le han tratado bien. Con eso le han atraído al niño y se lo han llevado en un taxi blanco. Mañana mismo anda a hablar con el portero del señor Samuel S. que él sabe todo y sería el primer sospechoso”, se escucha en otra parte del audio.

Pese a que la Policía descartó que el menor fuera sacrificado por los mineros de Santa Bárbara, los padres del niño se trasladan a Sorata para buscar a los yatiris que supuestamente realizaron el ritual. “Hay un número anónimo que le llama a mi mamá, no quieren que le avisen a nadie, por eso ahora el doctor (abogado) va a hacer su trabajo y ver cómo identificar a esa persona”, dijo Norberto Condori, el padre del menor.

Investigación

En tanto, la Policía admite que no tiene pistas para dar con el paradero de menor desaparecido. “Aún no, estamos todavía con el delito de trata, ya estos procesos y ampliaciones que tengamos, ya dirigirán el curso de la investigación”, informó Gaby Coca, jefa de la División de Trata y Tráfico de Personas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Agregó que el caso no fue cerrado, pese a haber descartado que el menor hubiese sido sacrificado en Cosmipata.

En ese marco, se comenzó a investigar el entorno de la población donde desapareció el niño. Paralelamente, se espera el informe de la Policía internacional, la cual lanzó la alerta de búsqueda de Jhoel.

“Evidentemente, se ha emitido en coordinación con las instancias pertinentes como es la dirección de la Interpol, se han emitido ya las respectivas notificaciones que ellos están apoyando dentro de este proceso. Es una formalidad dentro de los protocolos de desaparecidos. Sin embargo, los otros referidos a la trata de personas, por supuesto que se presume que ha existido un proceso de captación y traslado”, afirmó Coca.

Fuente: Pagina Siete