Los otros ‘ángeles’ de Victoria’s Secret

La modelo Robyn Lawley protagoniza una campaña en boicot al desfile de la marca de lencería por su falta de inclusión de modelos de talla grande

Imagen de la camapaña de ‘SimplyBe’ imitando a los ángeles de Victoria’s Secret. INSTAGRAM


Al famoso desfile de Victoria’s Secret le han salido unas competidoras que están dispuestas a plantarle cara a la exclusiva firma de lencería. La modelo australiana Robyn Lawley, de 29 años, ha protagonizado una campaña en boicot a la marca por su falta de inclusión de modelos de talla grande. Vestidas en ropa interior, subidas a unos tacones y sin olvidar las famosas alas –objeto principal de los ángeles de Victoria’s Secret–, Lawley y otras 10 modelos han posado para una sesión de fotos en Londres.

Se trata de la exhibición navideña Todos somos ángeles, organizada por Simbly Be, que cuenta con todo tipo de modelos y tallas y que lucha por la diversidad sobre las pasarelas. Junto a Lawley estaba también la actriz Hayley Hasselhoff, famosa por su papel de Amber en la serie Huge, de ABC, donde siete jóvenes cambian de vida tras un campamento para perder peso. Además, también han acudido a la sesión de fotos las modelos Joann Van Den Herik, Nahuane, Danielle, Felicity Hayward, Ayesha, Kelly Knox, Anais y Ashley James.

Este no es el primer acto de boicot que la modelo realiza abiertamente contra Victoria’s Secret. En octubre, Lawley publicó un post en su Instagram con una petición para que la marca de lencería presente una mayor diversidad entre sus supermodelos y, además, instaba a sus casi 200.000 seguidores a que no vieran el famoso desfile hasta que se cumplan dichos compromisos. “Estoy cansada y harta de ver el mismo tipo de cuerpo”, dijo la modelo en una entrevista en The Morning Show de Australia el mes pasado.

La australiana tampoco es la primera que alza su voz contra la que es una de las firmas más exclusivas de lencería. La también famosa modelo de tallas grandes, Ashley Graham, lleva varios años enviando mensajes directos a Victoria’s Secret sobre la diversidad sobre la pasarela. En 2016, se ofreció para ser una de las modelos que desfilara en el esperado show que la firma realiza cada año y, debido al caso omiso que hizo la marca, Graham no dudó en continuar su broma en 2017 a través de Instagram, donde publicó un montaje de su propia imagen con las famosas alas andando sobre la pasarela de Shanghái, donde tuvo lugar el desfile el año pasado.

Lawley, que empezó en 2006 siendo portada de la revista australiana Dolly, no fue hasta 2011 cuando se dio a conocer internacionalmente, gracias a una portada de Vogue Italia consagrada a la “belleza real”, donde compartía plano con Tara Lynn y Candice Huffine. Fue la primera talla grande en protagonizar una portada de Sport Illustrated, en 2015, y además, ha posado para cabeceras como Elle, Marie Claire Francia y Cosmopolitan Australia.

Y es que el que es considerado el desfile “más sexy del mundo” cada vez tiene menos de moda y más de espectáculo global. Sus modelos se convierten en las más deseadas del mercado y la expectación por verlas desfilar es máxima. Este año regresa a Nueva York, será el próximo jueves 8 de noviembre pero no será hasta el 2 de diciembre cuando se retransmita por televisión. Pese a la fama que conlleva, también son muchas las polémicas que arrastra. Desde la apuesta por una belleza más real y una mayor diversidad sobre la pasarela, Victoria’s Secret también ha sido acusada de racismo o apropiación cultural, como cuando en 2012 Karlie Kloss tuvo que pedir perdón en Twitter por haber desfilado con un penacho de plumas, símbolo de respeto y valentía para muchas tribus.
Fuente: El Pais.