Inicio / Seguridad / Sicariato: 15 personas fueron acribilladas en Bolivia en 7 meses

Sicariato: 15 personas fueron acribilladas en Bolivia en 7 meses

En los primeros siete meses del año se han registrado 11 casos de sicariato en Cochabamba, La Paz, Santa Cruz, Beni y Pando. Según el reporte policial, producto de estos hechos se tienen 15 víctimas: 14 murieron y una sobrevivió. 

Esta situación es motivo de alarma, según especialistas en el área de seguridad, porque representa un incremento de la  violencia ligada al ajuste de cuentas por narcotráfico en Bolivia.  

El abogado y especialista en seguridad Jorge Santistevan aseguró que la cifra “es alarmante de aquellos hechos  criminales en cuanto al ajusticiamiento de personas acribilladas por sicarios, lo que da lugar a que estos hechos ratifiquen aquellas hipótesis que demostraban la aparición y presencia de organizaciones criminales conformadas, principalmente, con personal extranjero”.

Cada hechos es más grave que el otro y se presentan con más frecuencia, aspecto que, lamentablemente, encamina a una banalización de la violencia sin que se dé con los autores en la mayoría de los casos y se determine a ciencia cierta la causa del crimen.

El abogado y exfiscal Joadel Bravo Bezerra afirmó que estas acciones delincuenciales, por los métodos utilizados, dan cuenta de que se han originado por actividades del narcotráfico o por personas con perfiles ligados a dicho ilícito.  “Nótese que el ensañamiento con que se han perpetrado los asesinatos sólo pueden ser por motivos pasionales o de narcotráfico, el primero, totalmente descartado y, más bien, la segunda motivación es la que ha surgido con mayor probabilidad”.

De acuerdo con Santisteban, los constantes casos se deben a la inacción por parte de las instituciones de seguridad del Estado para poner fin a estas organizaciones criminales. 

“Esa ausencia y capacidad de poder de decisión ha provocado el aumento de las organizaciones criminales, no estamos hablando solo de una, estamos hablando de organizaciones criminales de Brasil, de Colombia, de México. Las (organizaciones) nacionales están ligadas a esas organizaciones y claro ellos ocupan territorio y espacios y cuando intervienen entre ellos, pues hay diferentes formas de solucionar el conflicto, como lo estamos viendo, es decir, el sicariato y se pone en riesgo la seguridad y estabilidad del Estado”.

Los casos 

En Porongo (Santa Cruz) y en Ivirgarzama (Cochabamba) se reportaron dos casos de triple asesinato que conmocionaron al país.  El primero fue el 21 de junio cuando dos policías y un voluntario del Gacip fueron ejecutados, presuntamente por guardaespaldas extranjeros de Misael Nallar, quien se encuentra en la cárcel investigado por las muertes, pero también por vínculos con el narcotráfico.   

Diez días después, el 2 de julio, tres jóvenes cruceños también fueron asesinados en Ivirgarzama , dos con impactos de bala y otro con un corte en la yugular. Los cadáveres aparecieron dentro de un vehículo en la comunidad Villa Victoria. La Fiscalía informó que este hecho también está relacionado con el narcotráfico. 

A principios de año, en tres días, dos ciudadanos de origen brasileño relacionados con el narcotráfico fueron acribillados en Santa Cruz. El primero, Everton Cándido Gomes da Silva (34), el 19 de enero en San Matías y el segundo, Marciel Ribeiro de Oliveira (35), el 22 de enero en plena capital cruceña. 

El 22 de marzo, en el municipio de Minero, Santa Cruz, Wilson Ledezma Rea (38) fue asesinado a tiros por dos personas que estaban en una motocicleta. 

El 26 de abril en la localidad de Ivirgarzama del municipio de Shinahota, Cochabamba, dos sujetos dispararon a quemarropa a una mujer (39) que se encontraba en el interior de su vehículo, que estaba estacionado en el patio de su vivienda del barrio Villa Barrientos.

El 27 de abril, Guillermo Chinchón (46), ciudadano chileno, recibió varios disparos cuando subía a su vehículo en la zona norte de Cochabamba. La Policía informó que fue atacado por un sicario que estaba acompañado por otro, ambos extranjeros. 

El hombre tiene amplios antecedentes policial en Chile, que están relacionados con drogas y robos.

El 3 de junio, en Villa Tunari se registró el asesinato de una persona de 46 años a causa de disparos por arma de fuego.   

El 20 de julio, en Cobija, Pando, Pedro Gómez, que iba como pasajero de un vehículo con placa brasileña, fue acribillado cerca de las puertas de la Región Militar, en la plaza del barrio Conavi, en pleno centro de la ciudad pandina.

La Policía indicó que, como la víctima de la balacera iba como pasajero, indagan quién era el chofer que conducía el motorizado, ya que este fue abandonado.

Por esta razón, la Policía activó el ‘Plan Z’ para controlar todas las entradas a Pando y así capturar a los autores del asesinato.

Fuente: Los Tiempos

Vea También

Un cambio abrupto vive el país con el ingreso de lluvias y nevadas.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología informó que los siguientes días se registrarán lluvias …