Inicio / Slider / Sobreproducción, coca de contrabando y clandestina bajó precio de la hoja en 63%
Los productores ofrecen su coca en uno de los galpones de Adepcoca. Archivo / Página Siete

Sobreproducción, coca de contrabando y clandestina bajó precio de la hoja en 63%

Sectores piden el control de la coca ilegal y parar los excesos con el productor y comerciante legal. El 17 de junio el presidente Luis Arce se reunirá con cocaleros del Chapare; La Paz busca un acercamiento.

La sobreproducción de la hoja de coca, la venta clandestina y el contrabando del producto causaron una baja de hasta 63% en el precio de la hoja durante los anteriores seis meses, identificaron los productores y dirigentes cocaleros. Desde los sectores afines al MAS también se apunta a los controles excesivos, a los productores legales, lo que —en su opinión— no se aplica a los ilegales.

“Estamos tratando de reunirnos con las autoridades de Gobierno para hacer notar esta situación, porque el Estado es el que regula los mercados. Junto con todos los sectores implicados es necesario poner un alto a la situación y, entre todos, controlar desde la producción en áreas legales, hasta la comercialización en las zonas de consumo”, señaló el dirigente de Adepcoca Freddy Machicado.

Desde el Chapare se espera la reunión con el presidente Luis Arce, el 17 de junio, para poner en la mesa este tema. Para los productores de esa región, el problema está en el control excesivo a su sector y una falta de capacidad para frenar a los ilegales y contrabandistas.

El dirigente de la Adepcoca afín al MAS Arnold Alanes indicó que se empezaron las gestiones con las autoridades competentes y ya se ve una muy leve mejoría, pero que no es suficiente. Añadió que si bien no se tomó contacto con los cocaleros del Chapare, valdría la pena pensar en un trabajo conjunto.

“Podríamos hacer una fuerza entre el sector, a nivel nacional, pero siempre en el marco de Ley de la Coca. Así podríamos buscar un mecanismo favorable para toda la familia cocalera y subir el precio de nuestro producto para mejorar la economía”, señaló.

De 4.000 bolivianos a 1.500

“El mejor momento de la coca estuvo en 2019, desde agosto hasta que empezaron los conflictos. De ahí se vino al piso”, afirmó Alanes a Página Siete.

En aquel entonces un taque (50 libras) de coca hojeada o seleccionada (la de mayor calidad) llegó a costar 4.000 bolivianos. Es decir, a 80 bolivianos la libra. Sin embargo, durante los primeros meses de 2022 el precio del taque de esta coca apenas llegó a 1.500 bolivianos y a 30 bolivianos la libra.

Se advierte una disminución del 62,5% en ese periodo.

“No es la peor crisis”, sostuvo Alanes desde Urujara. “Desde los años 80 el peor bajón estuvo en 2020 durante la gestión de Jeanine Añez y la pandemia”.

En noviembre de 2021, el primer mandatario afirmó que el precio de la coca en el mercado interno “se fue al piso”. Aseveró que fue un efecto de las políticas del gobierno de transición.

Datos de la Dirección General de la Hoja de Coca e Industrialización (Digcoin) muestran que el volumen comercializado en los dos mercados autorizados en 2020 alcanzó a 19.274 toneladas métricas, un 19% menos que en 2019. El 40% de la hoja tenía como destino Santa Cruz; el 14%, Tarija; el 12%, Cochabamba; el 11%, Potosí, y el 10%, Oruro. El restante se dividió entre Pando, Chuquisaca y La Paz.

Ese año, debido a la cuarentena rígida, los mercados autorizados fueron cerrados, lo que influyó en la normal comercialización de la hoja de coca. Hubo una acumulación y una mayor producción que afectó al precio.

El informe “Monitoreo de Cultivos de Coca 2020, Bolivia” de la Unodc, señala que “para 2020 el valor del precio real de la coca disminuyo en un 23%, hasta costar 9,3 dólares el kilo”, lo que equivale a 33 bolivianos la libra.

Este precio es un promedio y puede variar mucho si se toma en cuenta la calidad, entonces la disminución pudo ser mucho mayor a la registrada.

“Lo fue. En ese momento llegó hasta cinco bolivianos la libra”, manifestó Alanes.

“¿1.500 bolivianos este año? Es mucho. El precio es cambiante, se mueve al día. Este año hubo un momento que llegó a costar 800 bolivianos el taque de la coca hojeada aquí (Villa Fátima) o en el mercado de Urujara. Ahora parece que va a mejorar, ya está a 2.000 y 2.300 (al 9 de junio)”, manifestó una detallista mientras cargaba un bulto enorme en un taxi a las afueras del mercado de Adepcoca de Villa Fátima.

“Hay una pequeña mejora pero algo más está faltando. Estamos buscando darle alguna alternativa al socio”, indicó Machicado.

La sobreproducción

“Hay muchísimos factores que ya hemos identificado, uno de ellos es la sobreproducción. Tenemos zonas identificadas en el norte de La Paz y debemos ser claros, en el Chapare”, apuntó Machicado, quien es dirigente de la Adepcoca orgánica.

El informe de la Unodc advirtió, en agosto de 2021, que el monitoreo del país identificó un 15% de incremento en la superficie con cultivos de coca con respecto a 2019. Esto equivale a 29.400 hectáreas adicionales de cultivos de hoja de coca.

El 62% de la superficie cultivada se cuantificó en la región de los Yungas de La Paz, el 36% en el trópico de Cochabamba y el 2% en el norte de La Paz. En comparación con 2019, las tres regiones mostraron un incremento de 12%, 21% y 9%, respectivamente. De lejos el mayor incremento corresponde al trópico, pero cabe aclarar que su superficie cultivada es menor.

“En su momento tenían sólo 2.400 hectáreas y ahora tiene más de 7.000, es un monto considerable. Ya hemos notado que están mezclando la coca del trópico con la nuestra y eso incide en el bajón”, dijo Machicado.

Pero también apuntó hacia el norte paceño, donde identificaron cultivos en las provincias de Caranavi y Larecaja.

“Prácticamente en todo el norte paceño. Esos cultivos son una sobreproducción que se va internando a los mercados de forma clandestina, pagando o mezclando con nuestra coca”.

Alanes tiene la misma percepción. Empero, entre ambos dirigentes contrarios se acusan de permitir la ilegalidad en los mercados que cada uno administra: en Villa Fátima y en Urujara.

“Lamentablemente, la Adepcoca de Villa Fátima ha carnetizado a productores de zonas no autorizadas, como en el sector de Apolo, una provincia que no está dentro del estatuto. Ahí esta la sobreproducción. Además por Apolo entra la coca de Perú y acaba circulando en el mercado”, declaró Alanes.

Para Machicado el problema está en el “mercado ilegal de Urujara”, donde se recibe esta coca excedentaria. “Mediante el Viceministerio de Coca se autorizó otros centros de venta. Ahí es donde se pierde el control de que coca se comercializa. En Urujara se carnetiza a estos productores. Son medidas que hoy están pasando la factura a los socios por medio del bajón”.

¿Contrabando?

Zulema es productora y vendedora de coca del Chapare. No se siente convencida con una sobreproducción, pero sí denunció que hay contrabando. Para ella el contrabando que llega al mercado cochabambino no viene de Perú, sino de La Paz.

“Sale del mismo mercado. Por la noche pagan unos pesos a los porteros y sacan fácilmente. Eso traen acá para mezclar nuestra coca. Con esos se satura el mercado y el precio se cae. Ahora estamos viendo que quiere mejorar, pero es poco”, manifestó.

Agregó que para los legales, los controles se hicieron excesivos pero que no ven la misma voluntad para controlar a estos contrabandistas y vendedores ilegales.

“A nosotros nos exigen que tengamos depósitos en el punto de venta, muchos que son legales no tienen este espacio en su puesto. Guardan la coca en su domicilio, pero eso ya es tomado como un desvío, pese a que tenemos la licencia. Nos quitan directo nuestra coca, pero los contrabandistas siguen vendiendo”, denunció.

Afirmó que este es uno de los puntos que serán tratados con prioridad en la reunión que acordaron con el Presidente.

Los comerciantes grupales

¿En qué regiones está la sobreproducción de la hoja de coca?

La superficie de imágenes satelitales tomadas para el monitoreo 2020 mostró 22.088 kilómetros cuadrados, un 40% más que lo abarcado en 2019.

Es decir que se revisó 6.322 kilómetros cuadrados adicionales, lo que permitió explorar nuevas zonas y verificar la presencia y expansión de los cultivos de la hoja de coca.

En las nuevas áreas se identificaron unas 606 hectáreas cultivadas, lo que confirmó que la mayor parte de la producción de 2020 estaba en superficies vigiladas regularmente.

Las provincias que presentaron un mayor incremento fueron: Murillo, Inquisivi y Sud Yungas en la región de los Yungas de La Paz; Franz Tamayo y Bautista Saavedra, en el norte de La Paz; y Tiraque (Cochabamba), Ichilo (Santa Cruz) y Moxos (Beni) en la región del trópico. Los incrementos en áreas protegidas se registraron en los parques nacionales Amboró y Carrasco.

De acuerdo con el informe la producción potencial de hoja de coca secada al sol en Bolivia, se estimó en un rango de 43.000 toneladas métricas para el límite inferior, y 53.800 para el límite superior, lo que representa un incremento del 17% para ambos rangos respecto a la gestión 2019.

Los datos reportados por el Estado boliviano en 2020, la racionalización en zonas de producción autorizadas y la erradicación en las no autorizadas (de acuerdo con la Ley General de la Coca, Ley 906), fue de 2.177 hectáreas, con una disminución del 76% respecto a 2019 cuando se racionalizó y erradicó 9.205 hectáreas.

De las 2.177 reportadas, 131 fueron validadas por el acompañamiento de la Unodc. Las tareas fueron interrumpidas entre abril a julio de 2020 debido a la cuarentena por la pandemia de Covid-19. La reducción significativa de las tareas de racionalización y erradicación coincide con el incremento de cultivos de coca en 2020.

El monitoreo de 2021 se concluyó en diciembre pasado, pero los datos serán presentados en los próximos meses. Al igual que en el informe 2020, para el nuevo informe se uso imágenes satelitales que están siendo analizadas, consolidadas y comparadas.

Pero de acuerdo con las estimaciones hechas, se espera tener un excedente cercano a las 30.000 hectáreas.

La coca peruana, el narcotráfico y el precio

El pasado 2 de junio, un laboratorio de cristalización de droga, hecha con coca peruana, fue descubierto en el parque nacional Isiboro Sécure, departamento de Beni. En el lugar había una pista clandestina.

“Una patrulla infiltrada en el área de operaciones logró encontrar, en la maleza del monte, un laboratorio con características propias para la refinación de cocaína. Cerca del lugar había una pista clandestina donde llegaba la pasta base desde el Perú. Luego era refinada en este laboratorio”, explicó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.

Este no es el primer operativo en el que se encuentra pasta base hecha con hoja de coca peruana. Ya en abril la autoridad advirtió sobre el tema.

En abril, durante un informe oral ante la Comisión de Gobierno, Defensa y Fuerzas Armadas de la Cámara de Diputados, detalló sobre cinco operativos de destrucción de laboratorios de droga al interior de parques nacionales. Advirtió que la pasta base era internada desde Perú y que no se trataría de coca boliviana.

Argumentó que en Bolivia no era rentable producir pasta base, porque el precio de la coca local era mucho mayor a la de la hoja peruana o colombiana. Sostuvo que debido a eso hay laboratorios que cristalizan hoja internada de contrabando.

“El precio de la hoja de coca boliviana triplica el de Perú y es 10 veces más caro que la hoja de coca de Colombia. Por tanto, si uno lo ve desde un aspecto económico, no es rentable hacer pasta base dentro del territorio nacional. La pasta base ingresa desde Perú a Cochabamba, Beni y Santa Cruz”, afirmó.

Advirtió que por este mismo motivo la baja en el precio de la coca local debe causar preocupación. “Hay que trabajar para subir el precio”.

Ya en julio de 2021 la Felcn advirtió que había un ingreso importante de coca contrabandeada desde Perú. Se advirtió que esta llegaba al país por pasos ilegales en el norte de La Paz y que el destino era el trópico de Cochabamba.

De acuerdo con el reciente informe sobre cultivos en la región, en su zona andina, Perú tiene 9.000 hectáreas de coca para el consumo ancestral, pero tiene 54.700 hectáreas de cultivos, que representa un 23% del cultivo mundial.

Fuente: Página Siete

Vea También

Comisión Mixta de Constitución. Senado

Designación de vocales del TSE enciende las alarmas

La resolución de la Comisión mixta de Constitución que aprueba que dos vocales suplentes del …