Inicio / Política / Violencia política, psicológica y moral se hacen evidentes en la detención de Añez
Demacrada y extremadamente delgada, así se encuentra Jeanine Anez. Foto: Defensa de la expresidenta..
Demacrada y extremadamente delgada, así se encuentra Jeanine Anez. Foto: Defensa de la expresidenta..

Violencia política, psicológica y moral se hacen evidentes en la detención de Añez

Videos muestran que cuando la hija de la exmandataria intentó acercarse a Áñez, fueron mujeres policías las que impidieron que se tomen las manos o abracen.

A más de cinco meses de la detención preventiva de Áñez en la cárcel de Miraflores por el denominado caso “golpe de Estado”, la violencia estatal en contra de la exmandataria se ha hecho más evidente. Violencia política, psicológica y moral en razón de género ha salido a la luz, no solo a través de declaraciones públicas de personeros del Estado, sino también, mediante las impactantes imágenes televisivas que muestran un evidente deterioro en la salud de la ex mandataria, así como un estado anímico afectado.

En reiteradas ocasiones el presidente, Luis Arce, llamó públicamente a la expresidenta “usurpadora” y “golpista”, postura secundada por varios ministros, viceministros y hasta la Dirección de Régimen Penitenciario que acuñó la palabra “rea” para referirse a Áñez, a pesar que no cuenta con una sentencia ejecutoriada en su contra. Además, a la fecha el Gobierno del MAS no logra demostrar y sostener su versión de “golpe de Estado”.

En menos de dos semanas, Jeanine Áñez fue trasladada de manera sorpresiva al Hospital del Tórax y también al Hospital del Norte de la ciudad de El Alto, a pesar que sufre hipertensión, y que su seguridad podría verse comprometida. Según Régimen Penitenciario, estas revisiones al exterior del penal se realizaron por recomendación del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), pero la familia de la ex mandataria denunció que no fue avisada.

Videos muestran que cuando la hija de la exmandataria intentó acercarse a Áñez, fueron mujeres policías las que impidieron que se tomen las manos o abracen. Desde Régimen Penitenciario fue reincidente el rechazo al ingreso de la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), Amparo Carvajal, a las instalaciones penitenciarias.

Recientemente, el diputado Rolando Cuellar del partido oficialista (MAS) consultado sobre la situación de la expresidenta respondió a los medios de comunicación: “¿Cómo quieren que tratemos a una asesina?  (…). Ella no es una santa, ella ha cometido asesinatos, ella ha cometido magnicidio, genocidio”.

Estas declaraciones se dieron después de que el GIEI (Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes) aclarara que en sus investigaciones sobre los hechos acontecidos en la crisis política y social de 2019, no hallaron delitos de lesa humanidad, pero sí graves violaciones a los derechos humanos, en referencia a Senkata, Sacaba, Vila Villa, Montero, entre otros. 

Al respecto, el abogado Marco Zavala señaló que de acuerdo al artículo 116 de la Constitución Política del Estado concordante con el artículo seis del Código Penal, todo imputado será considerado inocente y tratado como tal, en todo momento mientras no se declare su culpabilidad.

Feministas alzan su voz

Las instituciones feministas no fueron quienes ganaron mayor protagonismo en la defensa de los derechos humanos de Jeanine Áñez, sin embargo de manera individual algunas de ellas alzaron su voz e interpelaron al Estado y a la propia sociedad. 

La feminista María Machicao expresó su apoyo a Jeanine Áñez a través de sus redes: “presos políticos, entre ellos, Jeanine Áñez, secuestrada y encarcelada, sin haber comprobado hasta el momento ninguno de los delitos que se la acusa, porque fue fraude y fuga, y no golpe de Estado”.

Julieta Montaño también se expresó en defensa de la expresidenta: “a las organizaciones de mujeres de Bolivia y en particular de La Paz, por favor hagan algo para que cese la tortura a Jeanine Áñez. La están matando lentamente. Es un ser humano que merece el mismo respeto que exigimos para nosotras. El silencio e inacción nos hace cómplices de violación a los DDHH y nos quita la autoridad moral para reclamar por todas las víctimas”.

Por su parte, Sonia Montaño del Centro de la Mujer y Desarrollo de la Mujer escribió por sus cuentas de redes: “la expresidenta se merece un tratamiento respetuoso de sus derechos. Y la Fiscalía no lo garantiza. (Juan) Lanchipa debe ser el primero en irse”.

Desde el otro lado de la vereda, Mujeres Creando tituló a una entrevista realizada a la directora ejecutiva del Instituto de Terapia e Investigación sobre Secuelas de la Tortura y la Violencia desde el Estado, que “Jeanine Áñez goza de privilegios en la cárcel de Mujeres y no sufrió ningún tipo de tortura”.

En ese contexto polarizado, la exmandataria guarda reclusión. Lo último que intentó según su abogado, fue quitarse la vida la madrugada de este sábado. El propio Ministro de Gobierno confirmó que se “autolesionó” pero minimizó las heridas como “pequeños rasguños”. En tanto tres expresidentes, Jorge Tuto Quiroga, Jaime Paz Zamora y Carlos Mesa llamaron al Gobierno a respetar los derechos de la exmandataria y permitirle su defensa en libertad.

Fuente: Página Siete.

Vea También

El feminicida de Abigail, Tadeo Terceros. Archivo

El feminicida de Abigail se entrega a la Policía

Tadeo se entregó la madrugada de este viernes, quien fue conducido a las celdas de …