Inicio / Mascotas / Los animales y su gran ayuda con el estrés pandémico

Los animales y su gran ayuda con el estrés pandémico

Los animales han demostrado ser excelentes compañeros de fatiga durante la pandemia, alegrando y desestresando a las personas con las que convivían

Para muchas personas la pandemia ha sido una verdadera prueba de fuego 

La compañía de un perro o un gato puede mejorar nuestra salud física y mental: con solo pasar 10 minutos al día acariciándolos, nuestros niveles de ansiedad descenderán significativamente

La pandemia nos está poniendo impacientes en todo sentido y más cuando los fallecimientos suman a diario. Más aún, como seres humanos podemos escoger entre varios pasatiempos aunque sea por cortos periodos de tiempo, empero nada se compara con compartir la vida con una mascota y dedicarle unos cuantos mimos diarios, esto sin duda puede ayudar a disminuir nuestros niveles de estrés. 

Así lo ha comprobado un estudio estadounidense realizado entre un grupo de estudiantes que sufría este trastorno de manera recurrente. La investigación, la primera llevada a cabo en un entorno de la vida real en lugar de en un laboratorio, demostró en los alumnos importantes reducciones en los niveles de cortisol, la llamada “hormona del estrés”. A continuación, de la mano de la revista de salud Consumer Eroski ahondamos en este trabajo científico y en otros que van en la misma línea.

La explicación plantea lo siguiente: Interactuar con animales también nos hace más felices. Los vínculos emocionales establecidos con las mascotas consiguen que produzcamos importantes cantidades de oxitocina, la denominada “hormona de la felicidad”. Investigadores japoneses han comprobado cómo el contacto visual prolongado entre perros y humanos aumenta la concentración de esta hormona en el cerebro. Todos estos beneficios hacen de los animales unos perfectos compañeros de vida. Pero no hay que olvidar que son seres vivos: debemos tratarlos con respeto, cuidarlos y protegerlos.

Mascotas contra la depresión y la ansiedad

Para muchas personas la pandemia ha sido una verdadera prueba de fuego para medir hasta dónde eran capaces de llegar en situaciones límite y de aislamiento social. Según un estudio realizado por la Universidad de Otawa (Canadá) publicado en la revista científica Psychiatry Research, la situación sanitaria vivida durante el pasado año incrementó un 24 % el insomnio, un 22 % el estrés postraumático, un 16 % la depresión y un 15 % la ansiedad.

Compartir la vida con un compañero de cuatro patas ha sido una tabla de salvación para muchas personas al sobrellevar mejor esta atípica y difícil situación sanitaria. El cariño y el cuidado que los animales demandan (y profieren) es de gran ayuda para controlar las emociones más nocivas y potenciar las positivas.

Un trabajo de la Universidad de Washington (WSU) asegura que con solo pasar 10 minutos al día acariciando a un perro o un gato nuestros niveles de estrés se reducen significativamente. Mirar a los ojos a un can también nos hace más felices, según confirma una investigación de la Universidad Azabu, en Japón. La Real Sociedad Canina de España (RSCE) asegura que las mascotas generan grandes beneficios, sobre todo a aquellas personas que viven solas o que han visto reducida su movilidad por la crisis sanitaria. Pero, eso sí, desde la institución recuerdan que son seres vivos que hay que respetar y cuidar.

Compañía y caricias para el estrés

El estudio llevado a cabo por la Universidad de Washington tenía como objetivo comprobar de qué manera interactuar con animales servía para reducir los niveles de estrés entre personas que padecían esta reacción fisiológica. La investigación involucró a 249 estudiantes universitarios divididos en cuatro grupos. El primero se relacionó inmediatamente y a su libre albedrío con perros y gatos durante 10 minutos. El segundo tuvo que aguardar su turno, contemplando durante el tiempo de espera imágenes de personas acariciando a animales. El tercero miró fotos de las mascotas que iba a tocar cuando sea su turno. El cuarto grupo permaneció en silencio, sin posibilidad de utilizar ningún elemento externo de distracción —como un libro o un teléfono móvil—, pero se les dijo que pronto se relacionarían con los animales.

Durante tres meses los estudiantes tuvieron que someterse a la obtención de varias muestras de cortisol salival. Tras analizar los datos, los investigadores comprobaron una disminución muy significativa de esta hormona en aquellas personas que entraron en contacto directamente con las mascotas. Este hallazgo confirmó que sentir emociones positivas podía tener relevantes beneficios para la salud física y mental.

Según Patricia Pendry, profesora asociada al Departamento de Desarrollo Humano del WSU, el fin de este trabajo era “aprender si esta exposición podía ayudar a los estudiantes a reducir su nivel de estrés de una manera menos subjetiva. Y lo hizo, lo cual es emocionante porque la reducción de las hormonas del estrés puede, con el tiempo, tener beneficios significativos para la salud física y mental. Solo 10 minutos al día pueden tener un impacto significativo”.

Más felicidad con solo una mirada

¿Es posible enamorar a alguien con solo mirarle a los ojos? La Universidad de Azabu asegura que sí y que los perros son grandes expertos en esta materia. En su experimento, publicado en la revista Science, los científicos comprobaron que el contacto visual entre humanos y canes aumentaba los niveles de oxitocina en sangre. “Los resultados sugieren que los humanos muestran un afecto similar por sus compañeros al que sienten por su familia”, afirman los investigadores.

Treinta perros de diferentes razas y sus respectivos dueños participaron en el ensayo. Los investigadores midieron los niveles de oxitocina (mediante un análisis de sangre) en las personas antes y después de interactuar con el animal. En todos los casos verificaron que éstos eran mayores tras relacionarse con los canes: observaron unas concentraciones más altas en aquellos que habían entrado en contacto visual durante más tiempo.

Los animales han demostrado ser excelentes compañeros de fatiga durante la pandemia, alegrando y desestresando a las personas con las que convivían. Julián Hernández, presidente de la RSCE, confirma que “la ciencia ha demostrado los efectos beneficiosos que tienen los animales, en concreto los perros, para las personas, sobre todo en los momentos más duros como son estos”.

Fuente: El País.

Vea También

El feminicida de Abigail, Tadeo Terceros. Archivo

El feminicida de Abigail se entrega a la Policía

Tadeo se entregó la madrugada de este viernes, quien fue conducido a las celdas de …