Inicio / Uncategorized / Más de 600 héroes dieron su vida en la lucha contra el virus desde la primera línea.

Más de 600 héroes dieron su vida en la lucha contra el virus desde la primera línea.

Este 2020, la Covid-19 deja más de 9.000 decesos en el país y se ensañó con médicos, enfermeras y policías que cumplieron su deber aún a costa de sus vidas.

Más de 600   médicos, enfermeras, bioquímicos, policías y militares han fallecido este año en la lucha  por salvar vidas. Este 2020, la Covid-19 sembró luto,  dejó más de 9.000 decesos en el país  y se ensañó con los trabajadores de la primera línea de combate.

El 8 de abril, el coronavirus cobró su primera víctima mortal en el sector salud. La enfermera Fanny Durán murió en Montero,   tenía 26 semanas de gestación de su tercera hija. Una semana después, su colega Disneyda Varea  falleció en Roboré a causa de Covid-19  y dejó a tres niñas en la orfandad. 


En el sector salud  al menos 400   enfermeras, bioquímicos,  técnicos y sanitarios han perdido la vida a causa del coronavirus. De ellos, 175 eran médicos.

   El 23 de abril  se registró la primera víctima en las filas policiales: el sargento Filomeno Choquehuanca Vargas. Según el último informe de la institución, 178  efectivos han fallecido después de contagiarse en tareas de lucha contra la pandemia. 

Las FFAA han informado del fallecimiento de 25 efectivos. Y al menos una decena de periodistas perdieron  la vida a causa del virus. Pero en todos los sectores los registros son difusos y los reportes incompletos,  se presume que son más. 

Mandiles blancos de luto

Dolió cada muerte. Cada uno de  los 400 profesionales de salud que fallecieron a causa de coronavirus significó una pérdida irreparable que evidenció un sistema débil y olvidado.

“Los médicos, enfermeras y todos los profesionales han mostrado su entrega y compromiso. Aún los vemos en los pasillos de los hospitales, son verdaderos ángeles”, dijo Aníbal Cruz,  exministro de Salud.

En septiembre, el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cleto Cáceres, informó que 140 galenos  habían perdido la vida. A diciembre la cifra ascendió a al menos 175.  Así, el país se posesiona en el segundo  lugar de América Latina  con más  médicos fallecidos a causa del  coronavirus.

 En la batalla desigual murieron personalidades como el doctor Óscar Urenda, secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, que había declarado la guerra al virus. Fue despedido con pena profunda en todos los bolivianos.

En Beni, la enfermedad  se llevó la vida del  doctor César Lijerón, exdirector del Hospital Germán Busch de Trinidad. De niño había sobrevivido a la Fiebre Hemorrágica Boliviana,  en su natal San Joaquín. El médico de 60 años era muy querido,  por lo que su muerte causó luto.

El 15 de junio, el doctor Juan Carlos Vichini falleció en Cochabamba a causa del virus  que contrajo en  Beni donde había viajado para brindar  su ayuda voluntaria. Especialista en medicina familiar y comunitaria, tenía 44 años y dejó dos niños de cinco y seis años en la orfandad.

El  31 de julio, Bolivia perdió a un gran maestro de la neurocirugía a causa del virus: el doctor Ramiro Alvarado Reyes. Fue uno de los más destacados especialistas  y fue el pionero de la ozonoterapia en el país. Apasionado por su trabajo, se puso en primera línea y no dejó de atender a sus pacientes.

El 2 de septiembre, la Covid se llevó la vida del doctor José Urizacari, el “superneumólogo” del Hospital del Tórax de La Paz. A lo largo de 30 años trabajó en el sistema público y la seguridad social, desde donde enfrentó la pandemia sin pausa pese a todas las adversidades.

 La valentía fue una de las características  del doctor Einar Marcelo Flores quien,  al saber que nadie quería hacerse cargo del Centro de Aislamiento Municipal de Potosí, decidió dirigir este establecimiento. Durante su trabajo, el galeno se contagió  y batalló contra la enfermedad, pero perdió la guerra. Como  homenaje póstumo, el centro lleva su nombre.  

 El 24 de junio, los médicos Edwin Amaru Mamani y Viviana Aspiazu, además de la auxiliar de enfermería Cintia Ticona, fallecieron    en un accidente  en el camino  Patacamaya–Tambo Quemado, donde iban a realizar rastrillajes de Covid. 

Ellos son sólo algunos de los profesionales de salud que entregaron su vida y dejan un vacío irreparable.  

Uniformados caídos

Este año, 178 policías fallecieron combatiendo al virus en primera línea,  confirmó hace una semana el director nacional de Salud de la institución verde olivo, David de la Torre. 

 “Siempre nos mantuvimos de pie en los peores momentos que nos tocó vivir. Pido a las familias mucha fortaleza en esta situación tan difícil”, dijo el comandante  de la Policía de Cochabamba, Javier Mendoza, en un emotivo acto de homenaje a sus camaradas caídos en toda Bolivia. Y recordó los versos del himno a la Policía: “Guardia fiel, qué te importa la vida, si alumbrando te mata el deber”.

Periodistas en primera línea 

El primer trabajador de prensa fallecido a causa del virus fue Jacinto Quispe, en junio. Su muerte tiñó de luto el mundo de la comunicación, que  ha sufrido la irreparable pérdida de al menos 10 profesionales en sus filas.  Entre ellos, se cuentan el cruceño Rubén Darío Méndez Chávez, el potosino Luis Quezada Solares o el paceño Jesús Rodríguez. 

Todos y cada uno de los héroes que dieron su vida en la batalla contra el virus  merecen  agradecimiento y homenaje. 

Fuente: Página siete

Vea También

La audiencia de Julio César Herbas, en Santa Cruz, ayer. | EL DEBER

“Reclutador” de ítems fantasma va a Palmasola y se alistan más citaciones

El juez tercero anticorrupción de Santa Cruz, Roberto Parada, decidió ayer enviar con detención preventiva …