Inicio / Economía / BCB inyectó Bs 24.771 millones a la economía con ocho medidas.

BCB inyectó Bs 24.771 millones a la economía con ocho medidas.

Se compraron títulos de las AFP para garantizar liquidez en bancos, se dispuso de líneas de crédito con bajas tasas de interés que ayudaron al empleo, y otros.

Guillermo Aponte, expresidente del BCB, en una conferencia pasada. Foto:Archivo / Página Siete

Fuente: Página Siete / La Paz

Ocho medidas de política monetaria impulsadas por el Banco Central de Bolivia (BCB) permitieron inyectar a la economía 24.771  millones de bolivianos, equivalentes al 10% del PIB, mantener la liquidez del sistema financiero y canalizar créditos.  

 Guillermo Aponte, expresidente del BCB,  explicó en una entrevista con Página Siete que estas medidas   permitieron  fortalecer el sistema financiero, aumentar liquidez y que el dinero llegue a la gente en medio de la crisis derivada de la pandemia.

La primera medida del BCB fue comprar  títulos a las AFP de  los bonos del Tesoro que tenían en su poder  por 3.476 millones de bolivianos  y eso  permitió a las entidades contar con dinero. 

La condición era que las AFP  invirtieran esos recursos  en DPF de los bancos y que luego se  preste dinero a la gente.

Para eso se fijaron metas de crédito y si no cumplían los bancos,  debían pagar multas y efectuar  un encaje extraordinario. 

Según Aponte, cinco bancos cumplieron  las metas de crecimiento en cartera (créditos) en julio y agosto y otros cinco lo hicieron luego pero con  multas.

Gracias a esto la cartera de los bancos que recibieron esos recursos    creció en 851 millones de bolivianos  desde 64.010 millones  en marzo a 64.861 millones de bolivianos en  agosto.


La segunda medida implementada fue el Programa Especial de apoyo a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa con un fondo inicial de 1.500 millones de bolivianos para créditos . El BCB logró un financiamiento adicional  de 900 millones de bolivianos del BID, pero que no fue aprobado por la Asamblea.

Hasta la fecha se canalizaron a través del Banco de Desarrollo Productivo  (BDP) hacia las  entidades de microfinanzas e instituciones financieras de desarrollo (IFD) 140,5 millones de bolivianos destinados a crédito.

La tercera medida impulsada fue el Plan de Emergencia de Apoyo al Empleo y Estabilidad Laboral que permitía a las empresas acceder a créditos para pagar dos salarios mínimos por trabajador por dos meses. El Plan  benefició a 145.679 trabajadores y  preservó     sus empleos.

Las entidades financieras desembolsaron 1.122 millones de bolivianos en créditos a las empresas a una tasa de interés de 3,73% por año. Las compañías  de industria manufacturera,  ventas al por mayor y menor, construcción, servicios inmobiliarios  fueron los sectores que más se beneficiaron de los créditos.

 El cuarto eje fue el Programa Intensivo de Empleo a través del cual el BCB canalizó 100 millones de bolivianos para la ejecución de proyectos de infraestructura pública intensiva en mano de obra de corto plazo.

Hasta la fecha se ejecutaron  95,2 millones de bolivianos y se crearon  168.050 empleos.

El quinto programa fue la canalización de créditos para consumo de bienes y servicios nacionales y que fue acompañado por  el Decreto Supremo 4272, que  aprueba el Programa Nacional de Reactivación del Empleo.

El BCB colocó 4.000 millones de bolivianos de los cuales 3.179 millones de bolivianos se originaron en la liberación y disminución de la tasa  de encaje legal y 811 millones de bolivianos de liberación de fondos en custodia que tienen  los bancos en el BCB. 

Estos créditos de liquidez son solicitados por entidades financieras a 0% de tasa de interés, pero el requisito es que puedan dar créditos para la adquisición de productos y el pago de servicios de origen nacional con una tasa de interés de 3% y 11 meses de plazo.

Este programa fue complementado con el Fondo de Garantía Fogabysen que otorga cobertura de 50% para nuevos créditos destinados al consumo de productos nacionales y el pago de servicios de origen nacional. “Le dijimos a la banca que si yo les doy crédito a tasa 0%, tienen que prestar a una tasa de interés de 3% anual y un plazo de 11 meses mínimo”, apuntó. 

Hasta la fecha el BCB inyectó   932 millones de bolivianos y los bancos otorgaron préstamos por 136,4 millones de bolivianos.

La sexta medida aplicada desde el BCB fue otorgar préstamos temporales a los bancos con garantía del DPF y con una  disponibilidad de 20.000 millones de bolivianos. Las cooperativas e IFD  pueden acceder a estos fondos a través del BDP hasta dos años plazo e interés de 5,5% y 7%.

La séptima medida aprobada fue la ampliación del  Fondo para Créditos destinados al Sector Productivo y a Vivienda de Interés Social (Fondo Cpvis). Este Fondo fue creado con parte de los recursos del encaje legal para inyectar recursos en créditos productivos y de vivienda.

Según Aponte, debido a la salida de depósitos en octubre y noviembre de 2019, se amplió la vigencia de aportes voluntarios a este Fondo con recursos que tienen los bancos en el exterior.

Al 21 de septiembre  se otorgaron créditos por  15.008 millones de bolivianos. “Además, los bancos pueden prestar a las IFD  y cooperativas, y se les perdona la multa que tenían por no cumplir en plazo con los   créditos con recursos de las AFP”, puntualizó.

La octava medida fue la canalización de créditos de liquidez para la Micro, Pequeña y Medianas Empresa. Debido a la extensión del diferimiento de créditos hasta diciembre se habilitó una ventanilla de créditos de liquidez para las IFD y cooperativas por 1.000 millones de bolivianos. Los recursos los canaliza el BDP a una tasa de interés de 2% anual y plazo de hasta 270 días.

De acuerdo con Aponte, en total el BCB logró inyectar 24.711 millones de bolivianos a través de mecanismos de política monetaria. Todo esto coadyuvó a mejorar la liquidez de los bancos y que puedan dar crédito. “Cualquiera sea el Gobierno, está abierto el camino a  la reactivación. El BCB sembró el camino para que cualquiera sea el Gobierno que llegue traiga la plata y empiece a cosechar”, destacó.

Aumentó la liquidez, depósitos y créditos del sistema financiero
  
La liquidez del sistema financiero subió  de 3.787 millones de bolivianos en noviembre de 2019 hasta 11.693 millones de bolivianos en septiembre de este año, según Guillermo Aponte, expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB).

 Este nivel supera los niveles de liquidez  de 10.353 millones de bolivianos que se tenían en diciembre de 2018 y que habían comenzado a disminuir en los siguientes meses. “Esto es porque baja la confianza del público, ya no hace depósitos;   pero una vez que se recupera la confianza en el sistema,   vuelve a crecer”, precisó.

Añadió que los depósitos del sistema financiero que con la crisis de noviembre habían disminuido a 173.977 millones de bolivianos, se incrementaron y llegaron  en septiembre de este año a 191.800 millones de bolivianos con la recuperación de la confianza y eficacia de la política monetaria. 

Las medidas también tuvieron su impacto en un crecimiento de los créditos que pasaron este año de 64,5% del PIB a 70,8%, pese a la pandemia y la crisis económica.

 En 2019 se había cerrado con una cartera de 183.760 millones de bolivianos y a septiembre de este  año se alcanzó a  187.740 millones de bolivianos en préstamos a diferentes sectores económicos. 

La mora del sistema financiero a septiembre está en 3,1%, pero hay que ver que ocurre luego de diferimiento aprobado hasta diciembre.

Vea También

Vuelve el abuso de poder.

Entre gallos y medias noches, en las últimas sesiones de la saliente legislatura, el Movimiento …