Inicio / Slider / Peluqueros alistan overoles y guantes para atender previa cita

Peluqueros alistan overoles y guantes para atender previa cita

Los salones de belleza y peluquerías cerraron sus puertas durante la cuarentena sanitaria. Sin ingresos y con obligaciones por pagar, ansían volver a trabajar.

En peluquerías, el tradicional modo de trabajo cambiará con medidas de seguridad. Foto: Archivo / Página Siete

Luis Escóbar / La Paz

La cuarentena que se extiende por más de un mes y medio deja a las peluquerías y salones de belleza sin recibir ningún ingreso. A pocos días de que se concrete la posibilidad de que puedan reabrir sus locales, los profesionales del rubro aseguran que extremarán  las medidas de seguridad y trabajarán previa cita para evitar el riesgo de contagio del coronavirus.

“Nos adaptaremos a las medidas de seguridad que dispongan las autoridades para que los clientes y nosotros mismos no corramos riesgo alguno. Eso amerita, en nuestro caso, que en cada sucursal tengamos pisos desinfectantes para los calzados y  un cronograma de atención pidiendo a nuestros clientes que reserven su atención con dos horas de anticipación”, declaró el estilista con 20 años de experiencia, Milton Félix.

El profesional cuenta con salones en La Paz y en Santa Cruz y en cada uno de ellos, dijo, los clientes estarán separados por al menos  dos metros  y evitarán concentración de personas. “Nuestros trabajadores (que suman 47 en ambas ciudades) también tendrán todas las medidas de seguridad. Hemos previsto dotarles de barbijos, lentes de seguridad, botas, overoles y guantes que serán desechados después de atender a cada cliente”, afirmó el estilista.

Milton Félix consideró que estas nuevas medidas podrían incidir en el costo final; pero aseguró: “las peluquerías de primer nivel vamos a adaptarnos a dar servicios de primer nivel”. 

Carmen A. tiene un salón de belleza  pequeño en la avenida Buenos Aires. “La cuarentena me obligó a cerrar el salón y me dejó sin ingresos las primeras dos semanas. Pero después mis clientes comenzaron a llamarme y programé citas a puertas cerradas”, comentó la peluquera.

Contó que los requerimientos de sus clientes eran varios, desde tintes para las damas, cortes de cabello para los varones que ya lo tenían largo y hasta “arreglos” de aquellos desperfectos que muchos se hicieron por cortarse a si mismos o a sus parejas. 

“Obviamente me ponía un mandil plástico, barbijo y guantes para atender a los clientes. Luego, al medio día, (cuando comenzaba la restricción total de circulación) debía lavar la ropa para el día siguiente; tenía mucho cuidado”, aseguró.

Otro peluquero, de Villa Copacabana, optó por atender a domicilio. “No podía quedarme sin ingresos así que salía a la casa de mis clientes para hacer los cortes”, relató. Cuando se le consultó cómo pasaba por los puntos de control sencillamente respondió que evitaba los centros de abasto.

 “Los policías y militares se concentran en lugares próximos a los mercados. Ahí es donde les piden el carnet de identidad; así que yo los evitaba. De todas formas, sólo me dirigía a un domicilio y trabajaba con extremo cuidado”, explicó.

Contó que se compró un overol, barbijos y guantes para la atención; se los ponía antes de trabajar y se los quitaba después de realizar el servicio. “Era la única forma de tener ingresos, mi peluquería está cerrada por un mes y el dueño me pidió el pago del alquiler; aunque sea de la mitad”, afirmó.

Sin embargo, peluquerías como la de Milton Félix no tenían esa opción y cerraron sus puertas por más de un mes. “En este tiempo de cuarentena los ahorros ya se fueron agotando, la gente que gana a destajo y con un porcentaje al día se quedó sin dinero. Por esta razón fui adelantando sus pagos para sobrellevar esta situación ”, informó el estilista 

Agregó que los alquileres que debe cancelar son altos. “Pagamos impuestos, alquiler; por ejemplo, el arrendamiento de un salón para peluquería en un centro comercial  está por encima de los mil dólares al mes. En esta crisis y unca nos tomaron en cuenta las autoridades, solo para cobrar impuestos”, lamentó. 
 

Hay 140 mil peluqueros en  emergencia en todo el país

En el departamento de La Paz hay  alrededor de 40.000 peluqueros que se ven afectados hace más de 40 días  por el cierre de sus centros de estilismo  y salones de belleza debido a la cuarentena sanitaria por el Covid-19. El sector  se encuentra en emergencia por las pérdidas y obligaciones que tienen 

Representantes de la Asociación de Peluqueros, Peinadoras y Estilistas informaron que sólo en el departamento de La Paz sus afiliados llegan a  40.000 y a nivel nacional bordean los 140.000. 

A través de una nota de su entidad oficializaron que se encuentran en estado de emergencia y que es insuficiente el pago de 500 bolivianos que recibirán por el Bono Universal. 

Advierten que la gran mayoría debe pagar los alquileres de sus negocios pese a que no los abrieron por un mes, cubrir con los gastos de la casa y pagar a sus trabajadores.  Debido a las restricciones por la cuarentena nacional, este sector no pudo trabajar porque sus servicios no son considerados de primera necesidad.

Por esta razón, solicitan al Gobierno el pago de un bono adicional ya que suspendieron sus actividades por completo. Éste no es el único sector que paró sus actividades, también se hallan afectados los payasos, abogados, trabajadores gastronómicos, microempresarios y otros.

La Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa de Bolivia (Conamype) pidió, además, que se les otorguen créditos con tasas de interés del 4% al 6% que les permitan la compra de materia prima y el pago a sus trabajadores. Sin embargo, reclaman que los créditos que les ofrecen son del 11,5%, casi el doble de lo que ellos demandan.

Fuente: Pagina Siete.

Vea También

Reyes Villa busca apoyo de JICA para salud, educación y saneamiento.

El alcalde electo de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, se reunió con la Agencia de Cooperación …