Inicio / Mascotas / El coronavirus felino existe y puede afectar a tu mascota

El coronavirus felino existe y puede afectar a tu mascota

El coronavirus felino (FCoV) es una infección viral común en los gatos. Generalmente causa infección asintomática, pero puede producir diarrea leve.

Existen dos tipos de virus: el feline enteric coronavirus (FECV), que invade el tracto digestivo; y el feline infectious peritonitis coronavirus (FIPV), que es el responsable de la infección -crónica en la mayoría de casos- de las células.

Síntomas del coronavirus felino

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Letargo
  • Fiebre

Entre lo que se conoce es que este virus puede dar lugar a mutaciones que conducen al desarrollo de peritonitis infecciosa felina (PIF).

La PIF se desarrolla principalmente en gatos cuya inmunidad es débil (gatos cachorros, gatos ancianos, gatos infectados con el virus de la inmunodeficiencia felina o con el virus de la leucemia felina). Puede manifestarse de dos formas: seca y húmeda.

Síntomas PIF seca

  • Pérdida de peso
  • Anemia
  • Inapetencia
  • Letargia
  • Fiebre
  • Depresión
  • Acumulación de líquido
  • Uveítis
  • Edema corneal

Síntomas PIF húmeda

  • Abdomen inflamado
  • Diarrea
  • Fiebre
  • Letargia
  • Inapetencia
  • Constipación
  • Nódulos linfáticos inflamados
  • Riñones inflamados

La mayoría de los gatos infectados con un FCoV eliminan el virus después de la infección, pero algunos pueden desarrollar una infección persistente. Estos gatos generalmente son asintomáticos, pueden eliminar grandes cantidades de virus en las heces y sirven como una fuente continua de infección para otros felinos.

La circulación continua de FCoV dentro de una población de gatos puede aumentar la posibilidad de que surja una cepa virulenta de PIF.

Se estima que entre el 25 % y el 40 % de los gatos domésticos caseros están infectados con FCoV. El porcentaje sube hasta el 80 %-100 % de los gatos que viven en grupos numerosos en casas, albergues o criaderos.

El coronavirus felino -que no puede transmitirse a los seres humanos- no tiene una cura específica, los síntomas se tratan de forma paliativa hasta que la enfermedad remita por sí sola. Se puede prevenir con la vacunación.

Se recomienda que si se tiene más de un gato en casa, estos tengan areneros separados, para reducir el riesgo de propagación del FCoV. (I)

Fuentes: Cornell University Vets and Clinics/ Wakyma

Fuente: El Universo.

Vea También

Murillo: Quienes agredan a policías y militares serán encarcelados

los permisos de circulación vehicular tienen validez hasta mañana y que quienes los requieran deben …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *