Inicio / Seguridad / DGAC: Informe revela red que clonó matrículas de avionetas

DGAC: Informe revela red que clonó matrículas de avionetas

El Ministro de Obras Públicas aún no se pronunció sobre el tema, en tanto los funcionarios implicados continúan en los mismos puestos.

Avioneta accidentada cuya matrícula fue asignada a otra aeronave. Foto: Página Siete

Carlos Quisbert / La Paz

Un informe interno de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) revela que existe una red de funcionarios ligados a ocho casos de clonación de matrículas de avionetas en Beni. El reporte también involucra  a centros autorizados de reparación de las aeronaves.

“Debe realizarse un operativo exclusivo de identificación de aeronaves clonadas, que están volando sin certificados de aeronavegabilidad y con matrícula revocada, para que se las precinten en  coordinación con la Fiscalía, investigadores, personal de la DRAN (Dirección del Registro Aeronáutico Nacional),  Dirección Jurídica, inspectores de la unidad de Aeronavegabilidad y Transparencia”, recomienda parte del informe al que accedió  Página Siete.

 Este medio consultó al Ministerio de Obras Públicas por la versión del ministro Iván Arias pero no recibió respuesta.  El informe señala que  Celier Arispe,  exdirecor de la DGAC   -expiloto de Evo Morales-,  conocía de los hechos y no inició procesos contra los funcionarios involucrados,  que continúan cumpliendo funciones en Beni y en las oficinas centrales de la institución.

Se menciona que para habilitar las avionetas se manipuló el sistema Centair, que es la base de datos utilizada por los inspectores para  emitir los  certificados de aeronavegabilidad. También  se involucra  a diferentes talleres denominados  Organismos de Mantenimiento Aprobado (OMA).

En varios casos se señala  a  técnicos, directores y asesores jurídicos por incumplimiento de deberes. Una de las denuncias señala que se cobraron    25.000 dólares y en otra se reportó el robo de motores de los almacenes de la DGAC. Dos de las avionetas figuran como derribadas en Perú, pero en Bolivia siguen realizando vuelos.

Matrículas halladas en caso de   narcotráfico

El 6  de febrero, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico  (Felcn) reportó el hallazgo de un laboratorio de  cristalización de clorhidrato de cocaína que tenía la capacidad de producir media tonelada de droga por semana. En  el operativo,  realizado en el  municipio de Roboré,  Santa Cruz, también se halló una pista clandestina y adhesivos de tres matrículas para avionetas bolivianas y una de Brasil.

Las imágenes señalan que las matrículas de registro boliviano encontradas en el campamento de producción de droga eran la CP-2160 y la CP -2750. En el caso de la serie brasileña era la PT-ONH. Según el reporte, cada siete días esa factoría generaba un producto que representaba  una ganancia estimada de 1,2 millones de dólares en el mercado ilegal de estas sustancias. Pese al significativo hallazgo no se reportaron  personas detenidas.  

 En el   campamento tipo albergue se encontró armamento y un equipo de comunicación . El  comunicado emitido esa fecha reveló que en el lugar  se halló una escopeta, un arma automática y municiones. Asimismo, se evidenció la existencia de motocicletas, turriles,  sellos de marca de la droga, gran cantidad de combustible para aeronaves “Avigas” y 30 bidones plásticos que contenían residuos de precursores químicos.

En junio de 2016, un reporte policial reveló que  el  60% de las avionetas que despegan del aeropuerto de Trinidad, Teniente Jorge Henrich, aterrizan en pistas clandestinas de Beni, allí cambian de pilotos y  acopian la droga para transportarla a Brasil y Paraguay.

CP-3013

Esta avioneta sufrió un  accidente el 30 de diciembre de 2018 en  Trinidad. En la revisión de sus documentos se verificó que no existe el reporte de la reparación en centro autorizado, como exige la norma  y  presumen que en 2019 otra  aeronave fue presentada en su lugar para renovar su certificado de aeronavegabilidad.

CP-1749

La aeronave sufrió un accidente en 2016, se desconoce el reporte de la reparación. Presumen que suplantaron la avioneta  para las inspecciones posteriores. El informe señala por incumplimiento de deberes a los técnicos y al jefe regional de la DGAC en Beni. Además solicita que se impidan nuevos viajes de la avioneta.

CP 2535

Un reporte señala que esta avioneta fue quemada en Perú en 2017,  además que figura como investigada en dos casos de narcotráfico iniciados después en Santa Cruz y Beni. La situación de esta aeronave fue informada a Celier Arispe, entonces director de la DGAC,  y presumen que se manipuló el sistema Centair.

CP 2160

La aeronave  también figura como derribada en  Perú en 2016, pero en el año 2018 se emitió el  certificado de aeronavegabilidad en la ciudad de Santa Ana a cambio de un presunto pago de 25.000 dólares. En este caso se hace más evidente la manipulación del Sistema Centair compremetiendo a más  funcionarios.

CP-2544

La avioneta sufrió un accidente en el que fallecieron el propietario y el piloto (Mirko Elorza) el  28 de mayo de 2014. Una denuncia cita nombres de funcionarios de la DGAC que comercializaron los  motores de la avioneta en 40.000 dólares, pese a que en los documentos se señala que   están en sus almacenes.

CP-1231

Una de las primeras irregularidades en relación con  esta avioneta modelo 1977 es la falta de documentos sobre su transferencia que involucran a tres supuestos propietarios, Además que en 2013 sufrió un accidente cuyas reparaciones no constan en su expediente  e involucra incluso a la unidad jurídica.

CP- 3027

El informe señala que el 4 de junio de 2019 la avioneta sufrió un accidente en San Ignacio de Moxos y se designó a un técnico para la verificación en el lugar del hecho, quien, según una denuncia y un testigo, recibió 5.000 dólares para no ir el mismo día. La aeronave continua en operaciones pero se presume que también fue suplantada.

CP-2520

Los documentos de transferencia entre los diferentes  propietarios de esta avioneta -modelo 1975-  tampoco están claros. Pero al igual que los otros casos se tiene el registro que se accidentó al caer en el techo de una vivienda en 2011 pero en 2016 se presentan sus documentos sin el reporte del tipo de reparación que le realizaron.

Fuente: Pagina Siete.

Vea También

Transporte pide llevar más pasajeros, pero relaja sus medidas

La distancia social es la medida de bioseguridad que más se incumple. | José Rocha …