Inicio / Seguridad / Ocho de los fallecidos por proyectil no murieron por arma militar ni policial

Ocho de los fallecidos por proyectil no murieron por arma militar ni policial

Minero herido en emboscada cerca de Challapata. | Los Tiempos

Carmen Challapa Cabezas

Después del estudio realizado por peritos del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) a los proyectiles de arma de fuego colectados en ocho de los fallecidos de Challapata, Yapacaní, La Paz y Sacaba (sin contar los nueve últimos), se determinó que ninguno de los impactos fue provocados por armamento reglamentario de las Fuerzas Armadas (FFAA) ni de la Policía.

El director nacional del IDIF, Andrés Flores, informó que el reporte presentado por el laboratorio de criminalística, división balística forense establece que los proyectiles colectados de los mineros heridos en Challapata y de personas aprehendidas encontradas con municiones corresponden a un calibre 7,65 de un arma tipo máuser.

Un total de 19 municiones fueron analizadas por los peritos especializados. Dos de los proyectiles fueron extraídos de dos mineros cooperativistas de Potosí que en una caravana de cerca de 2.500 mineros fueron emboscados cerca de Challapata el domingo 10 de noviembre.

“También se secuestró 17 municiones no disparadas ni percutidas de cuatro aprehendidos. Éstas también corresponde a un fusil máuser calibre 7.65”, explicó.

En cuanto a las dos personas fallecidas en Montero (Mario Terrazas de 41 años y Mario Salvatierra de 60 años) el 30 de octubre, el resultado pericial establece que el arma con la que segaron sus vidas corresponde a un calibre 22 largo; “no corresponde a un armamento militar ni policial”, dijo.

La muerte de Percy Romel Conde (32), fallecido el 11 de noviembre a consecuencia de un traumatismo torácico abdominal penetrante por proyectil de arma de fuego —según el informe pericial— fue provocada por perdigones metálicos no reglamentarios. Miguel Ledezma Gonzales (24) también falleció a causa de perdigones metálicos no reglamentarios.

El director nacional del IDIF confirmó también que la muerte de Roberth Ariel Calizaya Soto (20) fue a causa de un proyectil de arma de fuego calibre 22 de uso no militar ni policial. Esta persona falleció el 13 de noviembre a causa de un trauma en la región del tórax derecho que pasó por el corazón.

Fuente: Los Tiempos.

Vea También

Quince obras maestras de la cultura que fueron masacradas en su momento

Discos, pinturas, películas o libros que hoy son piezas fundamentales fueron en origen maltratadas por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *