Inicio / Farándula / Por qué Disney+, Netflix, Apple TV+ o Amazon no son rivales entre sí

Por qué Disney+, Netflix, Apple TV+ o Amazon no son rivales entre sí

Todas las plataformas de contenidos por ‘streaming’ aspiran a tener el mayor número de suscriptores posibles, pero sus objetivos y métodos son muy diferentes

Páginas principales de varias plataformas de ‘streaming’.

ÁLVARO P. RUIZ DE ELVIRA

Todas quieren tener el mayor número posible de suscriptores, pero con diferentes objetivos y modelos para lograrlo en cada una. La proliferación de plataformas digitales de contenidos audiovisuales parece no acabar, lo que crea en los espectadores una sensación de que resulta inabarcable estar al tanto de toda la oferta. Disney y Apple, dos gigantes de la industria del entretenimiento y la tecnología, pondrán en marcha en noviembre sus servicios de contenidos en streaming. Y en 2020 la compañía de telecomunicaciones AT&T sacará HBO Max como parte de su oferta de telefonía (como hace en España Movistar+) y la cadena en abierto NBC imitará a CBS con su propio espacio con contenidos originales. Cuando se anunciaron las ofertas de las dos primeras, decenas de titulares informativos anticiparon el final del liderazgo de Netflix. La cuestión es si todos estos servicios compiten en la misma liga.

“Pese a ser diferentes, y en algunos casos incluso complementarios, y entrar en el mercado por motivos distintos y con ambiciones distintas, lo cierto es que al final van a competir por captar y retener suscriptores”, comenta Judith Clares, directora del grado de Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya, quien recuerda que, aun así, entre las plataformas hay diferencias de negocio, público objetivo, territorio y origen.

“El punto de partida es que, de todas las plataformas que existen, no hay ninguna como Netflix, una empresa cuyo único objeto de negocio es el streaming de contenidos”, incide Elena Neira, autora de La otra pantalla. Redes sociales, móviles y la nueva televisión. “Netflix hace dinero con una tarifa plana que provee un streaming de contenidos bajo demanda. El resto son empresas en las que el streaminges una línea de negocio adicional a unas actividades que forman parte de un gran conglomerado empresarial. Esto explica esa inversión obscena en contenidos de Netflix”, agrega.

Disney + se pondrá en marcha en EE UU en noviembre con un catálogo de sus mejores productos y la promesa de numerosas series y películas originales basadas en sus personajes y en el arcón sin fondo de Marvel y Star Wars. A España llegará en 2020. El consejero delegado de Disney, Robert Iger, dijo en agosto en una entrevista con la NBC que su objetivo es “hacerse un hueco” en un mercado en el “que hay suficiente espacio para ambos”, en referencia a Netflix.

Iger detalló tras la compra de Fox por su compañía que centrarían los contenidos de su plataforma en el público familiar y mantendrían Hulu para producciones pensadas en el público adulto. “Para Disney, el objetivo son las familias, no solo los niños”, dice Neira. “Hablamos de una propiedad intelectual que tiene una capacidad enorme de viajar generacionalmente. Es una empresa que conoce bien la explotación total de su propiedad, porque es capaz de captar a los niños desde que son pequeños con los dibujos animados e introducirlos progresivamente en contenidos más para adultos”, abunda.

“Salvando las distancias, Disney+ va a salir en una situación similar en la que estaba Netflix en torno a 2013, cuando empezó a producir contenido original. Es imposible llegar a la rotación de contenidos de Netflix, pero no tienen ninguna necesidad de hacerlo, porque el streaming no es su actividad principal”, defiende esta especialista. “Para Disney, su portal es una línea de negocio más ya que está presente en cine, televisión, música, juegos, finanzas y parques temáticos”, coincide Clares. Esa presencia puede dar el aspecto más destacado de la supuesta rivalidad con otros servicios:  “Lo más interesante que va a pasar es el ventaneo, ahí sí que Disney puede cambiar profundamente las reglas del juego. ¿Qué va a pasar cuando Disney estrene una nueva película de Los vengadores? ¿Va a esperar el periodo tradicional para explotar en servicios de suscripción? ¿Va a respetar las ventanas de la venta digital? ¿Va a seguir explotando las ventas en las televisiones de pago? ¿O va a aprovechar para estrenarla lo antes posible en su plataforma? El público objetivo ya lo tiene”. “Disney es una opción donde buscas algo muy concreto, Netflix es una opción por defecto a donde tú vas cuando enciendes la televisión”, apostilla Neira.

El caso de Apple resulta también diferente. Tras varios proyectos fallidos de música y vídeo, la creadora del iPhone lanzará su plataforma en noviembre a nivel mundial con la intención de que sus productos se vean en sus dispositivos (aunque también se podrán disfrutar en ordenadores de sobremesa). “Sus contenidos son una gota en un océano de actividad económica. Salen con siete ficciones originales que van a serializar, tres episodios de partida y luego uno a la semana. No están buscando una intensidad de consumo bestial como sí persigue Netflix, a la que le interesa que el usuario esté conectado el mayor número de horas posible”, explica Neira. “A precio de derribo [5 euros] y regalando la suscripción si te compras un dispositivo suyo, esa estrategia lo que les va a hacer es crecer muy rápido, tener una masa de suscriptores de partida importante y afianzar el poder y la resonancia de la marca”, dice la especialista en comunicación.

Para Amazon, el streaming de contenidos es una actividad adicional a su negocio real: el comercio online. “Hacen dinero como tienda hasta el punto de que están regalando Amazon Prime Video [viene por defecto al contratar la opción Prime con envíos gratuitos y mucha gente desconoce que lo tiene]. Los herederos de J.R.R. Tolkien eligieron Amazon Prime Video para hacer series inspiradas en El señor de los anillos por, entre otras cosas, la posibilidad de vender millones de libros, juguetes y películas de la saga.

Cualquiera de las plataformas podría dejar el negocio del streaming si no da con la tecla y seguir airosa con sus verdaderos objetivos empresariales. Excepto Netflix.

Fuente: El Pais.

Vea También

Rafa Nadal recupera el número uno

La derrota de Djokovic en los cuartos de Shanghái concederá el trono al español de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *