Inicio / Slider / Pablo, el joven ingeniero civil al que los incendios conmovieron

Pablo, el joven ingeniero civil al que los incendios conmovieron

Pablo Miguel Suárez buscó a su amigo Cristian para ser parte de los bomberos voluntarios y luego de dos semanas de capacitación se fue a Concepción.

Pablo junto a otros voluntarios el día de la partida de La Paz.

Verónica Zapana S.  / La Paz

“¿Cómo puedo sumarme? Quiero ser uno de los voluntarios y ayudar  en la Chiquitania”, fueron  las palabras de  Pablo Miguel Suárez Núñez,  que nunca olvidará su amigo de la infancia, Cristian del Río,  otro de los    bomberos voluntarios Ajayu del  SAR- Bolivia. El joven de 34 años falleció el sábado  por la tarde debido a  un infarto de miocardio en el municipio  de Concepción.

Cristian contó que Pablo se sentía muy consternado con lo que pasaba con el incendio de la Chiquitania y por eso “quiso poner su granito de arena”.
  
    Sin dudarlo dos veces, éste  lo recomendó a sus superiores  y tanto Pablo como otros jóvenes recibieron  una ardua capacitación teórica y técnica durante dos semanas.

Cuando se sumó al voluntariado, informó de la  decisión a su familia.   “Nos dijo que  había que dejar de ser tibios con la situación  del incendio y por eso  tomó la postura de  la acción”, resaltó su hermano menor Alán.

Con mucha tristeza,  aseguró que “él sólo quería ayudar”,  ya que Pablo  “era una persona muy noble, entregado a todo y muy desprendido con el resto”.

Cuando tocó la hora de partir a Santa Cruz  su familia le insistió para que no vaya.  “Uno sabe que  siempre hay riesgos y  por eso no estábamos de  acuerdo, pero la decisión de Pablo ya estaba tomada, así que tuvieron que apoyarlo”, añadió Alán.

Cristian recuerda que el  jueves, la delegación  de 45 voluntarios del SAR-Bolivia  arribó  a Santa Cruz y horas después llegaron al  municipio de Concepción. “El viernes entramos a  Palestina a un lugar donde no entra ni la señal de teléfono”, indicó.

 Pablo junto a  sus colegas  trabajó dos días en el lugar. El sábado estaban tendiendo líneas de protección cerca a la comunidad de Palestina, para que no llegue el fuego. “Hacía  mucho calor, eso sumado al equipo que usamos sofocó a Pablo, por eso falleció  cuando estábamos retornando”, relató  Cristian a Página Siete.

 De acuerdo con el informe médico forense, Pablo falleció por infarto de miocardio.

El voluntario  tenía 34 años, era   un   ingeniero civil exitoso y el hermano del medio de tres varones. “Antes estaba trabajando en la Alcaldía de La Paz, pero se salió y era un profesional independiente”   , dijo Cristian a tiempo de aclarar que por eso, Pablo  “tenía un poco más de tiempo” para hacer lo que él quería.

  De acuerdo con Alán, fue su mamá la que comenzó a inquietarse porque no sabía nada de Pablo. “Preguntó si se había comunicado con nosotros. De pronto, en redes social se informó de la muerte de mi hermano. El mundo se nos vino abajo”, manifestó. Pese a la triste noticia, él se encargó de  informar a su hermano menor y a su mamá sobre lo sucedido.

 Tras rendirle honores en Santa Cruz, el cuerpo de Pablo llegó ayer por la noche a  La Paz. “Para nosotros él es un héroe  que quiso  salvar la Chiquitania”, destacó.

 “No había  ambulancias para auxiliar a mi amigo”

El jefe de  seguridad del grupo de  bomberos voluntarios de SAR-Bolivia, Cristian del Río, contó que cuando Pablo Suárez Nuñez  comenzó a presentar problemas en su salud, no había ambulancias para auxiliarlo.

“Estábamos retornando. Nosotros no nos dimos cuenta de lo que pasaba, pero a eso de las 16:30 nos dieron parte sobre lo que pasó. En ese momento llamamos por handy a nuestros superiores para pedir ambulancia, pero no había señal”, señaló.

Luego se buscó  un hospital o una ambulancia. “La única ambulancia que pasa por el lugar por la mañana es  de médicos cubanos, pero  no estaba en ese momento. No había una ambulancia para auxiliar a mi amigo”, acotó Cristian.

Remarcó que pese a eso, se movilizaron con sus superiores para conseguir la ayuda necesaria, pero “lastimosamente, él estaba boca abajo. Ya estaba muerto”, aseguró.

Según el informe de la autopsia realizada por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Pablo falleció por infarto agudo de miocardio provocado por varios factores: el sobrepeso, el esfuerzo físico que realizó y las altas temperaturas a las que estaba expuesto. “Una mala oxigenación en un medioambiente circundante con carencia de oxígeno derivaron en un sobreesfuerzo del corazón lo que provocó el infarto”, añade el informe. El reporte también detalla que el  rostro presentaba lesiones por la caída el momento del infarto. 

El secretario de Salud de la Gobernación cruceña, Óscar Urenda,  informó que el bombero voluntario   también  tenía diabetes y una cirugía en el cráneo.

Fuente: Pagina Siete.


Vea También

Ansu Fati ya es español

El Consejo de Ministros concede al atacante del Barça, nacido en Guinea-Bissau, la nacionalidad por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *