Inicio / Slider / Perdió 40 millones de árboles. 1.200 especies amenazadas por incendio en Chiquitania

Perdió 40 millones de árboles. 1.200 especies amenazadas por incendio en Chiquitania

El fuego ha consumido miles de hectáreas de bosques y pastizales en Santa Cruz, dejando además a la fauna a merced de los cazadores > Bosque chiquitano es hogar de 50 tipos de anfibios, 78 distintos reptiles, 700 aves, 124 mamíferos y 300 clases de peces, además de varias especies endémicas del país


Diversas instituciones iniciaron campañas de recolección de alimentos y medicamentos para los animales afectados por los incendios en la región chiquitana.

Unas 1.200 especies de animales que habitan en el bosque seco chiquitano de Bolivia se han visto amenazadas por los incendios en esa zona en el este del país, donde el fuego ha consumido miles de hectáreas de bosques y pastizales, dejando además a la fauna a merced de los cazadores.

En una entrevista con Efe, el director técnico de la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano, Julio César Salinas, explicó la importancia de esta zona de transición entre el Chaco y la Amazonía que alberga distintos ecosistemas y una vasta biodiversidad.

Según datos de esa fundación boliviana, existen más de 1.200 especies que conviven en ese bosque, situado en la oriental Santa Cruz, que se cree que ya ha perdido 40 millones de árboles a causa del incendio.

Se estima que el bosque chiquitano es el hogar de 50 tipos de anfibios, 78 distintos reptiles, 700 aves, 124 mamíferos y 300 clases de peces, además de varias especies endémicas del país, de acuerdo a los datos de esa fundación, que lleva trabajando más de 20 años en la conservación de ese lugar.

Entre las especies que alberga este bosque está el emblemático jaguar, el felino más grande de América que, además de ser amenazado por el fuego, también está en constante peligro por los cazadores furtivos que desean su piel y colmillos para venderlos en mercados ilegales, contó Salinas.

También hay poblaciones de Aguará Guazu o lobos de crin y osos hormigueros que son especies vulnerables, además de una diversidad de parabas, tapires, pumas, venados, roedores grandes como las capibaras y otros más pequeños como el jochi, entre otros, destacó.

El bosque chiquitano, que era considerado como el mejor conservado de su tipo en Suramérica, cuenta con varios tipos de árboles como el tajibo, el cedro, el roble, el curupau, entre otros, y se tarda por lo menos 30 años en recuperar un solo ejemplar.

A juicio del experto, cada árbol “es un universo entero” que se vuelve el hogar de muchas aves que anidan en sus frondosas copas, roedores que hacen pequeñas madrigueras e incluso alberga microorganismos, y todo esto es afectado por el fuego.

Esta semana se difundieron en las redes sociales videos de animales escapando del incendio o de varias bandadas que se guarecían en árboles de las comunidades aledañas.

“Entre el fuego y el miedo que le pueden tener a los humanos, muchos animales prefieren ese miedo porque por lo menos tienen más posibilidades de vivir”, remarcó Salinas.

Otros animales huyen “monte adentro” y muchas veces se encuentran con otros incendios y mueren, añadió el experto boliviano.

Una amenaza latente para todos estos animales “aturdidos” y asustados son los cazadores que aprovechan estas tragedias para matarlos, alertó Salinas.

“Hay animales que se quedan visibles en las áreas quemadas y los cazadores se aprovechan de eso”, recalcó.

Salinas sostuvo que estas pérdidas podrían generar “alteraciones severas” de algunos ciclos de reproducción de distintas especies e incluso muchos cambios de impacto mundial. (EFE)

Fuente: El Diario.

Vea También

La Paz enviará plasma hiperinmune a Beni y Santa Cruz para tratamiento de pacientes con Covid-19

Piden a pacientes recuperados acceder a la donación voluntaria. | GAMLP La Alcaldía de La …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *