Inicio / Política / Las 2 plantas para industrializar la coca fracasaron desde el inicio

Las 2 plantas para industrializar la coca fracasaron desde el inicio

Bimate, en Villa El Carmen de La Paz, es el nuevo mercado ilegal de los productores afines al MAS; nunca funcionó. La que está en el trópico está paralizada.


Un plástico tapa las máquinas de la planta de bimate, ahora un mercado. Foto:Página Siete

Pamela Pomacahua / La Paz

La planta industrializadora de bimate en La Paz que fue tomada por cocaleros afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) para instalar un mercado ilegal reveló el fracaso del proyecto que impulsó el Gobierno hace seis años. Junto a esa, la planta de la Empresa Boliviana Comunitaria de la Coca (Ebococa), ubicada en el trópico de Cochabamba, también está paralizada hace nueve años.

En la planta, que está en la zona paceña de Villa El Carmen, dos maquinarias fueron instaladas en 2013.  La primera estaba destinada a elaborar el bimate basado en estevia y coca, y  la segunda debía procesar medicamentos tradicionales. El Gobierno quería  incursionar en la industrialización de  la hoja con ambas máquinas, pero nunca sucedió.  

 “En los 13 años de  gobierno de Evo Morales no se industrializó ni una sola hoja de coca, todo quedó en palabras y proyectos”, aseguró a Página Siete el dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Gerardo Ríos.

La planta de bimate fue inaugurada por el presidente Evo Morales en julio de 2013 y tuvo una inversión de 3,4 millones de bolivianos. Este medio fue al lugar y verificó que una de las máquinas está en el primer ambiente, cubierta con varios metros de plástico verde, pues los productores que se desmarcaron de Adepcoca  convirtieron esas instalaciones en un mercado de coca desde el pasado 31 de julio.

La segunda máquina está en otro ambiente y también fue cubierta.  Los cocaleros afines al MAS decidieron utilizar toda la planta para vender coca. Si bien en un principio se podía entrar libremente al lugar, después, la dirigente de ese sector, Elena Flores, prohibió el ingreso y la toma de  fotografías.

Ambas maquinarias nunca lograron operar. Según Adepcoca,  después de la inauguración de la planta, en 2013, la primera máquina fue entregada por la Gobernación con una inversión de 1,1 millones de bolivianos, pero tuvo fallas técnicas debido a que fue ensamblada en 1975. 

Mientras que el segundo aparato era responsabilidad de Adepcoca, la dirigencia invirtió dos millones de bolivianos en materia prima y el Fondo Nacional de Desarrollo Alternativo (Fonadal) desembolsó 363.011 bolivianos. Sin embargo, la maquinaria tampoco funcionó.

Leonardo Casillo, productor de coca, relató que esta inversión era sólo para que la planta arrancara porque el Gobierno debía realizar otra inversión de medio millón de bolivianos adicionales. Hasta el momento esa promesa se quedó en palabras. “El Gobierno no cumplió con el desembolso, es por eso que la planta de bimate está ahora como mercado”, denunció.

Página Siete reveló en junio que los cocaleros masistas se habían instalado en la sede de la zona de Chuquiaguillo y la convirtieron  en mercado ilegal de coca con el consentimiento del Gobierno. Después de pasar por oficinas de una operadora de transporte, por el hospital de Adepcoca, finalmente tomaron la planta de bimate el 31 de julio.

En sus primeros meses de operación, en 2011, Ebococa dio panetones.
Foto: Los Tiempos

   ¿Qué sucede en el trópico?

 En 2008, el presidente Morales dispuso la instalación  de la primera planta industrializadora Ebococa en la zona de Paractito, en el municipio cochabambino de Villa Tunari. Dos años después fue inaugurada con una inversión de 11,2 millones de bolivianos.

 La planta debía producir más de 10 productos, desde cremas, pasando por alimentos, hasta energizantes. 

Según publicaciones de ese tiempo, la planta sólo produjo panetones y “chizitos”; sin embargo, hasta 2014 aún no había ingresado en funcionamiento al 100%. El máximo dirigente de las seis federaciones del trópico, Andrónico Rodríguez, informó a este medio que la planta funcionó en  20%.

“Algunas máquinas no rindieron, lamentablemente se ha tenido que hacer algunos cambios. Ahora estamos acordando con algunas empresas de manera muy responsable, dar a préstamo a otra empresa para que se haga cargo y pueda arrancar”, indicó. Rodríguez anunció que para el próximo año se realizará un nuevo lanzamiento.

En 2016, el Gobierno, junto con los cocaleros del Chapare, pretendió  relanzar la planta al 100%, debido a que la empresa Ecovida, la cual se hizo cargo desde un principio, no pudo lograr la industrialización. 

El exdirigente del MAS y del trópico cochabambino Román Loayza señaló que la propuesta de industrialización del Presidente fracasó en el trópico y en los Yungas. “La coca del Chapare no sirve para la industrialización; sin embargo, la de los Yungas es para la industrialización. En el trópico esa industrialización es un elefante blanco”. Lo cierto es que ninguna de las dos funciona y se generan pérdidas económicas.

Punto de vista
martin jelsma Experto en drogas y democracia

“No se produce coca orgánica”

Es una gran lástima porque creo que con más investigación y más inversión podían promover la producción orgánica de coca, también invertir en explorar una cantidad de diferentes productos, se podía haber llegado más lejos de donde está Bolivia ahora;  es una gran lástima.

Si había iniciativas e inversiones, de pronto se podía pensar en industrialización, pero creo que no fue sustentado suficientemente con investigación y con la producción orgánica. 

Ahora bien, se podía pensar también en más colaboración con colombianos y peruanos, porque en esos países están ahora más avanzados en la industrialización con una variedad de productos. Se puede aprender de las experiencias de otros dos países productores.

Insisto en que si hay suficiente inversión en el desarrollo de productos para industrialización, y, si se trabaja en la diplomacia, se puede  superar estos obstáculos políticos; luego esas plantas  pueden florecer.

En este último tiempo las empresas privadas están intentando con producción orgánica, pero ya son iniciativas propias y bien difíciles porque se necesita asistencia técnica y de investigación. Ambos factores generan más riesgo en las iniciativas pequeñas.

Fuente: Pagina Siete.


Vea También

Representantes de Conade en Cochabamba. | Los Tiempos

Conade hace 11 observaciones a la ley 1386 y exige su abrogación

El Comité de Defensa de la Democracia (Conade) denunció este jueves que la ley 1386 …