Inicio / Salud / Que La Píldora Sí, Que La Píldora No
Close-up of pink pill in woman's mouth

Que La Píldora Sí, Que La Píldora No

Poco tiempo después de salir de la secundaria, una de mis mejores amigas, la más brillante de la clasequedó embarazada. Cuando nos reunimos a hablar del tema, pregunté lo inevitable: Pero ¿cómo pasó? Ahí me confesó que no se cuidaba. “Tanto nos repitieron en la escuela que los métodos fallaban que, la neta, me pareció que daba igual usarlos o no”.

Claro. Cuando las clases de educación sexual tienen un enfoque exclusivamente abstencionista, te mencionan por encimita los métodos anticonceptivos, pero sobre todo te repiten hasta el cansancio que la única manera de evitar un embarazo es la abstinencia. Jamás te hablan de placer con responsabilidad… y ahí tenemos los resultados. Ni a mi amiga ni a ninguno de los del cuadro de honor nos sirvieron esos 10 en Ciencias Naturales y Biología, porque en la vida real no sabíamos qué estábamos haciendo. Y no era nuestra culpa.

A mí, por ejemplo, me hubiera encantado que me explicaran que no todos los métodos oralesson lo mismo. Cuando empecé a tomar pastillas, me automediqué con las más baratas disponibles. A los 3 meses estaba hinchada, llorando sin control y, paradójicamente, sin ganas de tener relaciones sexuales. Entonces pensaba “¿Para qué las tomo?” y lloraba todavía más.

Y estaba a punto de dejarlas para siempre y cancelarlas de mi vida cuando fui al ginecólogo —y ni siquiera por ese motivo, sino por una infección vaginal—, le conté mis síntomas y me dijo que estaba tomando una dosis de hormonas demasiado alta.Publicidad

Aunque hoy me suena obvio, en aquel entonces ni me pasaba por la cabeza que necesitaba de asesoría médica profesional y personalizada para elegir el método anticonceptivo perfecto para mí. Finalmente me recetó unas píldoras anticonceptivas hormonales en dosis bajas muy amigables que incluso generaron beneficios adicionales como no subir de peso, mejorar el aspecto de la piel y cabello, además de disminución del acné. ¡Gracias, doc!

Afortunadamente los tiempos han cambiado y existen farmacéuticas como Laboratorios Liomont, que, preocupados por la sexualidad de la mujer, trabajan para que las mexicanas disfrutemos de nuestra sexualidad y tengamos acceso a medicamentos de alta calidad, seguridad y eficacia a un precio justo.

Es importantísimo no sólo informarnos, sino compartir todo lo que aprendamos con nuestras amigas y familiares, además de visitar al ginecólogo.

Fuente: El Universal.

Vea También

Piden definir envío de gas con Argentina antes que con Brasil

La planta Juana Azurduy, en Tarija, de donde se envía el gas a Argentina. | …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *