Inicio / Economía / Mercado mundial en crecimiento. Fabricación de baterías de litio enfrenta retos

Mercado mundial en crecimiento. Fabricación de baterías de litio enfrenta retos

El triángulo del litio, Bolivia, Chile y Argentina, con las mayores reservas, avanzan a ritmos diferentes en llegar al objetivo, a través de inversiones privadas y públicas, así como participación estatal o solo compañías multinacionales

La especialización, la geografía, los incentivos, así como la provisión de materiales complementarios y la experiencia son retos que deben enfrentar los países de la región para avanzar en la fabricación de baterías de litio, ya que tiene que ser competitivo en precio y calidad.

En una entrevista anterior, el exministro de Minería, Dionisio Garzón, opinó que Chile y Argentina tienen parte de componentes que requieren baterías, así como experiencia en el ensamblado de vehículos, lo que es una ventaja para ambos frente a Bolivia, que no tiene toda la cadena completa para emprender la planta.

En esa ocasión, el experto dijo que hace falta la infraestructura industrial, y esto se refiere a la producción de otros componentes, que son más de 20 metales y otros. “Cuánto se produce y cuántos hay”, se pregunta garzón al indicar que entre los componentes están cobalto, grafito, badanio, entre otros, y no solo es cátodos de ión litio.

Recordó que la palca produce baterías, pero eso solo funciona con materiales importados, y así no se avanza en el complejo proceso de llegar a esta etapa final.

Por ejemplo, dijo que Chile es el mayor productor de cobre, y este mineral se lo utiliza mucho en la industria automotriz, y dice que es más clave que el litio; entretanto, Argentina tiene experiencia en el ensamblado de movilidades, y tiene materiales.

Bolivia no tiene esas ventajas que tiene esos dos países y sugiere que primero el país debe ver cuál es nuestro negocio: vender carbonato de litio, hacer baterías, componentes, asociarnos con algún país, asociarnos con Chile.

FACTORES

Entretanto, un reportaje de Cecilia Barría de BBC News Mundo señala tres factores que deben encarar los países del triángulo del Litio, Bolivia, Chile y Argentina, una es la alta especialización, el factor geográfico y los incentivos.

La fabricación de baterías requiere de un alto nivel de especialización tecnológica, que no se puede crear de la noche a la mañana, y una muestra de ello es Bolivia, a pesar de la inversión y los años que trabaja en el tema todavía no llegó al objetivo.

“No basta con tener litio. Eso no es garantía de nada”, le dice a BBC Mundo Jose Lazuen, analista de vehículos eléctricos y baterías de Roskill, consultora especializada en el sector de los metales, minerales, industrias químicas y los mercados asociados a esos productos.

“Hay una cadena de producción muy larga, donde el litio es apenas una parte”, advierte.

Si el punto de partida es la extracción del metal, el paso siguiente es su procesamiento para obtener químicos como carbonato o hidróxido de litio.

De ahí en adelante la cadena de producción se pone cuesta arriba. La siguiente meta es producir cátodos, luego celdas y al final del camino, baterías, señala la nota.

Es por eso, explica Lazuen, los países que fabrican baterías han impulsado una industria química y de ensamblaje que requiere un avanzado desarrollo tecnológico.

Entretanto en el tema geográfico, Sam Jaffe, director general de Cairn Energy Research Advisors, le dijo a BBc Mundo que el viento en contra sopla más fuerte que el viento en la espalda, para los países de la región.

El director de Cairn Energy Research Advisors, consultora estadounidense especializada en almacenamiento energético, dijo que la BBC Mundo, que la idea de que los países sudamericanos serán exportadores de baterías para autos eléctricos, no tiene mucho sentido.

Como están lejos de los grandes centros de fabricación de autos, el costo del transporte de baterías es muy alto. Por eso, “que tengan litio no les da una ventaja logística”, explica. “Probablemente su mejor opción sería exportar la materia prima”, apuntó.

INCENTIVOS Y ESCENARIO DE PAÍSES

En el tema de incentivos, Adams sostiene que si estos son los correctos, seguramente las fábricas se instalarán donde sea económica y geopolíticamente viable.

En ese contexto, Chile llegó a un acuerdo con las dos principales mineras de litio que operan en su, Albemarle y SQM, para que una parte de su producción sea vendida a un precio preferente a las empresas que instalen en el país fábricas de partes de baterías eléctricas.

Con ese incentivo, el conglomerado Samsung SDI y Posco, además de Sichuan Fulin y Molymet están en la última etapa de negociación para acordar las condiciones que le permitirían comenzar a construir las plantas en los próximos meses.

Entretanto, Argentina desarrolla su industria para hacer más eficiente la producción de los químicos del litio.

“En el mediano plazo tenemos que ser un proveedor estratégico de los químicos del litio”, dice Mariano Lamothe subsecretario de Desarrollo Minero de la Nación, en diálogo con BBC Mundo.

Es por ello que Argentina tiene dos plantas en funcionamiento (con capital australiano y estadounidense) y dos plantas en proceso de construcción: Sal de Vida y Hombre Muerto.

Y en la provincia de Jujuy, acaba de comenzar la construcción de una planta para fabricar baterías con una inversión de 60 millones de dólares.

Mientras Bolivia llegó a un acuerdo con la empresa alemana ACI Systems para la fabricación de baterías de litio.

“Vamos a enviar la primera batería eléctrica para autos a Alemania a fines del 2023 o al inicio de 2024”, le asegura a BBC Mundo Luis Alberto Echazú, viceministro de Altas Tecnologías Energéticas.

A nivel industrial, el país tiene una planta de potasio de litio y está construyendo una planta para producir carbonato.

El otro proyecto es una “intención preliminar” de acuerdo suscrita en febrero con el consorcio chino Xinjiang TBEA Group-Baocheng para industrializar reservas de litio en los salares de Coipasa y Pastos Grandes.

Pero como los proyectos de los otros dos países del triángulo del litio, en el corto plazo no se vislumbran resultados inmediatos.

Mientras tanto Chile tiene una licitación abierta por 200 millones de dólares para crear un instituto de tecnologías limpias que permita generar tecnología, innovación y emprendimientos.

Fuente: El Diario.

Vea También

Celdas de castigo en San Pedro, un lugar para tratar de “basura” a los internos

Una sección de la cárcel de San Pedro. Foto: Visor La cárcel de San Pedro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *