Inicio / Seguridad / ¿Cómo descubrieron a policías que asesinaron a Rigoberta?

¿Cómo descubrieron a policías que asesinaron a Rigoberta?

El autor del crimen tenía un celular para dos chips. De una línea envió mensajes a la víctima. Fue identificado por el código IMEI de su móvil.


El patio donde enterraron a Rigoberta en Santa Cruz. Foto:El Deber

Luis Escobar  / La Paz

¿Cómo descubrieron a los  asesinos de Rigoberta Barrios? La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc)  de Santa Cruz identificó al autor del crimen, el  policía Rubén Márquez Bautista -que pertenecía al Batallón de Seguridad Privada- gracias al código  IMEI de su celular. El equipo móvil  ayudó a dar con su camarada cómplice  que   reveló  dónde enterraron a la víctima de 38 años. 

  La mujer salió de su  casa  el 18 de mayo a las 6:00    a su trabajo  y desapareció. Efectivos de la Felcc  rastrearon el equipo móvil de Rigoberta y encontraron varios mensajes y  amenazas de muerte  enviados desde un supuesto número de  su expareja. 

Con los reportes de las compañías de telefonía se comprobó que los mensajes  no fueron  enviados desde el  equipo de esta persona ni de los sitios donde  se encontraba. “Comenzamos a sospechar que suplantaron la identidad para habilitar esta línea de celular”, contó el director de la Felcc,  Jhonny Aguilera. 

Rubén Márquez Bautista tenía un celular para dos chips. El primero era de uso personal, mientras que  el segundo era usado para suplantar  la identidad de la expareja de Rigoberta y enviar  las amenazas de muerte a la víctima.  Este hecho fue identificado por la Felcc gracias a un rastreo del código IMEI del aparato móvil.

Aguilera contó que en una primera instancia se aprehendió a Márquez y él negó todo. “Le preguntamos cuál fue su actividad de ese día, la comparamos con la información de la ubicación del teléfono y no había coincidencia de los sitios donde él se encontraba. Nos daba otras indicaciones y nos dimos cuenta  que nos mintió”, aseguró el jefe policial. 

Inmediatamente después se verificaron las frecuencias de las llamadas que Márquez realizó y se identificó que tenía una frecuente comunicación con  su camarada Rubén Aravito Chiri. “Una vez que su compañero  se vio descubierto, ayudó en la investigación para conseguir un mejor trato. Pero, en este tipo de delito, en un asesinato,  no hay ninguna reducción de condena”, afirmó.

De esta forma, Aravito confesó el  crimen  y  reveló que prestó su casa -donde  vivía con su madre- para meter el cuerpo de la víctima a un turril y enterrarlo en el lugar. “Dijo que recibió 14.000 bolivianos para que guarde  silencio. Este extremo no fue confirmado (por la otra parte),  es difícil de corroborar este dato”, afirmó el uniformado.

  Aguilera  informó que Márquez tuvo una hija de  11 meses  con Rigoberta.   “La víctima   dijo al policía que  si no pagaba las pensiones, presentaría una denuncia. Este fue  el motivo del feminicidio del 18 de mayo”, concluyó.

Piden apoyo de las compañías telefónicas

El director de la Felcc de Santa Cruz,  Jhonny Aguilera,  dijo que el caso se  podría resolver en menos tiempo, si  la Policía  tuviera acceso de forma más rápida  a la información de los equipos celulares.

  “Podríamos resolver muchos más casos si no tuviéramos que recurrir a la pesada burocracia a la que nos someten las compañías telefónicas”, dijo Aguilera. 

Explicó que a partir de la información que reciben de las compañías,  hacen el cruce de llamadas. “En todos los países, la Policía tiene acceso directo a la información de las compañías telefónicas para recibir en línea la información del celular, el tráfico de llamadas”.

El problema -explicó  el jefe policial-   surge cuando investigan casos de trata y tráfico de personas.

Fuente: Pagina Siete.

Vea También

China y Bolsonaro convierten la carne en un producto casi de lujo en Brasil

El precio del bovino sube en un 11% en un mes en el segundo mayor …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *