Inicio / Seguridad / Jhasmany “preparó todo” para dejar al mecánico sin abogado

Jhasmany “preparó todo” para dejar al mecánico sin abogado

El único jurista que había aceptado defender a la víctima fue aprehendido por gente que trabajaba con el abogado. Fabiola H.S. dijo que tuvo en su casa uno de los discos externos.

DARYNKA SÁNCHEZ A


LA AUDIENCIA CAUTELAR DE JHASMANY T.L. POR EL CASO DEL MECÁNICO, EL 15 DE NOVIEMBRE DE 2018.

Cuando el mecánico Juan Antonio Cuéllar intentaba denunciar ante las autoridades que fue secuestrado, torturado y extorsionado por varios integrantes del bufete Leclere y Asociados, ningún abogado quería prestarle sus servicios al enterarse de que el principal acusado era Jhasmany T.L. Varios juristas se negaron a representarlo alegando que su colega era “peligroso”.

Entonces, el mecánico recurrió a un profesional familiar suyo, el abogado Federico Villarroel, y le rogó que no lo abandonara porque él no solo necesitaba recuperar los 20.000 dólares que le debían del anticrético de un inmueble, sino que lo habían amenazado con violar a sus hijas y él no podía ponerlas en riesgo. El jurista aceptó atender el caso y estaba avanzando bien, hasta que el 5 de septiembre de 2018 fue aprehendido por un policía y una abogada que trabajaba con Jhasmany. 

Una mujer acusó a Villarroel de cobrarle y no defenderla en un caso, en Tupiza. La orden de aprehensión en su contra fue emitida para que prestara declaraciones en ese municipio. Desde el primer momento, Villarroel dijo que se trataba de un acto de amedrentamiento planificado por Jhasmany, para obligarlo a dejar al mecánico en indefensión. 

Sin embargo, el ministro de Justicia Héctor Arce, ya se había enterado del caso por una nota de OPINIÓN, y esa instancia le proveyó juristas del Servicio Plurinacional de Ayuda a la Víctima (Sepdavi), al evidenciarse que se había quedado sin defensor.

El 2 de enero de 2019, la declaración de una abogada que trabajó unos meses en el bufete Leclere y Asociados confirmó los temores del profesional pariente del mecánico. La abogada Fabiola H.S. dijo que trabajó en la oficina de Jhasmany desde el 17 de julio de 2018 hasta el día en que el jurista fue aprehendido.

Cuando se le consultó si había participado de la aprehensión del abogado Federico Villarroel, ella declaró: “El doctor Jhasmany T.L. fue quien nos pidió a mí y a Gabriela que ejecutemos una orden de aprehensión para una de sus clientes. Él nos presentó a la señora Margarita en la oficina de la Kapac Yupanqui. De ahí salimos con el policía Brayan S., la señora Margarita, César M. y yo, en una vagoneta negra. Fuimos al Ministerio de Justicia porque llamamos al abogado Federico Villarroel fingiendo que queríamos consultar sobre un caso y nos dijo que ya iba a salir del Ministerio de Justicia de la avenida Salamanca y Lanza. El policía Brayan S. pidió refuerzos y le enviaron dos policías en moto. Cuando el abogado Villarroel salió, el policía ejecutó la orden de aprehensión y lo llevamos hasta la UTOP”.

El agente les dijo que no podía viajar a Tupiza porque tenía un proceso disciplinario, pero les aseguró que en Quillacollo les iban a apoyar con otro efectivo. “No podíamos viajar en el carro de César porque estaba mal. Entonces Jhasmany nos mandó la camioneta negra y a Christian Alejandro, de chofer. A la UTOP también llegaron Lilian, Eliana y nos dio alcance Gabriela, pero a la camioneta nos subimos la señora Margarita, el policía Brayan, Gabriela, Alejandro y yo”.

En el camino hacia Quillacollo, el abogado Federico Villarroel llamó a la fiscal Faridy Arnez advirtiéndole de que la gente de Jhasmany lo había aprehendido y temía por su vida. “Cuando llegamos a la Policía de Quillacollo, esperaba la esposa del abogado. Hablamos con el Comandante y él nos dijo que Federico Villarroel no quería que lo llevemos a Tupiza en la camioneta que sabía que era de Jhasmany. Por eso, la señora Margarita contrató un surubí para viajar y nos asignaron otro policía que viajó con nosotros”. 

El relato de la abogada continuó: “Llegamos a Tupiza, fuimos a la Fiscalía, y el fiscal le tomó a Villarroel su declaración junto al abogado que Margarita tenía allí. El fiscal nos sacó a nosotros y nos dijo que solo tomaría declaraciones, pues no había pruebas contra Villarroel y no lo imputó. Margarita nos dio 1.000 bolivianos de viáticos y 1.000 para el retorno del policía. La señora Margarita no volvió a la oficina más, ni a pagar honorarios. No sé qué tratos tendrían”.

Según la abogada Fabiola H.S., el día de la aprehensión ella no sabía que Villarroel era el abogado del mecánico que denunció a Jhasmany, pues el director de Leclere y Asociados organizaba las actuaciones que había que cumplir, sin que ella y Gabriela conocieran los casos en detalle.

La abogada guardó disco duro externo

de Jhasmany

El 14 de noviembre de 2018, un día antes de que Jhasmany T.L. fuese detenido preventivamente en El Abra, el abogado le entregó a Fabiola H.S. un disco duro externo o tera, para que lo guardara. El director de Leclere y Asociados le dio la otra memoria a la abogada Gabriela P.

Según la declaración de Fabiola H.S., ella no sabía qué eran ni qué contenían “esos aparatitos” y sostuvo que la esposa de Jhasmany, Jimena L., la llamó al día siguiente o poco después a su celular para pedirle la memoria externa que se llevó a su casa. Se encontraron cerca del Juzgado de Colcapirhua y se la devolvió. Jimena L. también recogió la otra memoria de casa de Gabriela. 

Ambos discos duros fueron secuestrados por la Fiscalía, pero cuatro policías los hurtaron de la cadena de custodia y se los devolvieron a Jhasmany el 12 de noviembre.

En requisa de carro hallan DVR de casa de Jhasmany

El mismo día que la abogada Fabiola H.S. prestó sus declaraciones ante la Fiscalía, los investigadores requisaron su vehículo y debajo de uno de los asientos hallaron un DVR con imágenes de la cámara de vigilancia de la casa de Jhasmany de Colcapirhua.

La jurista explicó que el día en que se allanó ese inmueble, la esposa de Jhasmany puso el DVR en su cartera y le pidió que se lo guarde pues quería evitar que la fiscal se lo llevara. “Yo no sabía qué era, pensé que se trataba de un videojuego tipo Play de su hijito y lo puse debajo del asiento de mi carro, y me olvidé de él”, declaró. Un mes antes, en diciembre de 2018, César M. la llamó y le preguntó por el Play de Jhasmany. “Yo estaba en Tarata o Punata y le dije que no podía llevar en ese momento y no me volvió a pedir”. Se desconoce si la Fiscalía ya abrió el contenido del DVR.

Fuente: Opinion.

Vea También

Caso PAT: exgerente involucra a Iturri, este dice que nunca extorsionó a nadie

Sergio Weisse apunta a Jaime Iturri y Marcelo Hurtado por la “entrega” del canal. Indicó …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *