Inicio / Sociedad / Informe del Cedla 14 casos de cáncer por día en Bolivia

Informe del Cedla 14 casos de cáncer por día en Bolivia

Hasta la fecha al menos 22 enfermos murieron este año por falta de atención oportuna

Los enfermos se ven obligados a afrontar su situación sin apoyo o buscando en fundaciones.
Según el informe del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), sobre la situación de las personas con cáncer con datos del Ministerio de Salud, entre 2011 y 2016 se registraron alrededor de 93 mil casos de la enfermedad, un promedio de 18.600 casos por año, es decir que 14 personas por día entre hombres y mujeres.

El investigador del Cedla, Bruno Rojas, explicó que 7 de cada 10 personas que llegan hasta el Hospital de Clínicas en busca de atención son mujeres.

“Esto refleja en términos generales que el 65% de la población afectada con cáncer son mujeres. Esa situación lleva a que las féminas padecen más cáncer cervicouterino y de mama que son las principales causas de muerte”, afirmó.

Rojas remarca que el problema del cáncer en el territorio nacional y el drama que viven miles de bolivianos afectados por esta “enfermedad del siglo XXI” tiene que ver con la profunda crisis del sistema de salud, particularmente en salud pública, y a causa de la ausencia de una política nacional de salud integral que debería ser asumida como principal estrategia de Estado.

Para seguir un tratamiento, los pacientes con cáncer necesitan entre 45.000 y 65.000 bolivianos para costear sus sesiones de quimioterapia, radioterapia o braquiterapia, según informe del Cedla que también entrevistó a diferentes enfermos del Hospital de Clínicas de la urbe paceña.

Algunas veces, las personas deben deshacerse de todos sus bienes para pagar el tratamiento con la esperanza de curarse y calmar sus dolores, pero en el proceso muchas veces son abandonados o aisladas por su familia, como es el caso de Juan (59), paciente del nosocomio miraflorino y oriundo del municipio de Sorata. Hace cinco años fue diagnosticado con cáncer en el ojo y en su afán de curarse tuvo que vender sus propiedades, terrenos y herramientas de trabajo. Ahora vive junto a su esposa en la casa de un familiar.

Esa situación lo deprime porque tuvo que abandonar a dos de sus tres hijas en Sorata con otro pariente.

El hombre acaba de enterarse hace unas semanas que su esposa y compañera de vida también tiene cáncer de cuello uterino. Esa noticia le causa frustración, porque dice que ya no tienen dinero para dar batalla.

El investigador lamenta que si bien el Plan Nacional de Prevención y Control del Cáncer fue anunciado por el Gobierno a principios de 2017, hasta ahora no se ha concretado ni trabajado en su implementación y por esa situación, los enfermos se ven obligados a afrontar su situación sin apoyo o buscando en fundaciones.

La situación es más dramática para los pacientes de escasos recursos y del área rural.

La representante de los enfermos con cáncer, Rosario Calle, cuenta que hay varios enfermos que vienen del área rural que venden sus ganados para costear su tratamiento, pero cuando no lo logran deciden abandonar sus curaciones y se resignan a “esperar la muerte”.

Desde el año pasado, los pacientes no solo tuvieron que afrontar sus dolores y falta de dinero para costear su tratamiento, sino que por falta de especialistas y fallas en los equipos, la Unidad de Radioterapia del Hospital de Clínicas dejó de atender a los enfermos.

Esa situación se prolongó por más de ocho meses, tiempo en que los pacientes no recibieron tratamientos. Las autoridades se comprometieron a firmar un acuerdo con otra clínica privada de El Alto, pero no fue suficiente para todos los enfermos, algunos no podían conseguir el dinero o simplemente ya era tarde para otros porque ya había avanzado el cáncer durante el tiempo que no recibieron las sesiones.(ANF)
Fuente: El Diario.

Vea También

Con el feminicidio de Rosmery, los crímenes de género aumentan a 44

La víctima fue golpeada y asfixiada. El crimen fue cometido el viernes 22 en Oruro. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *