Inicio / Tecnología / Ahora sí se podrá construir en la luna

Ahora sí se podrá construir en la luna

Pedro E. Mendoza
Los desarrollos en impresión 3D de la NASA buscan, entre otras cosas, posibilitar la fabricación de hábitats seguros fuera de la Tierra.

Nave espacial Crew Dragon de la Nasa.Bloomberg
La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos, NASA, por sus siglas en inglés, está utilizando la impresión 3D en la construcción de casas, pero para un hábitat muy especial: la Luna. “Si vamos al espacio y queremos quedarnos a vivir allá, vamos a tener que construir viviendas en un sitio que estemos seguros, protegidos”, le dijo a El Espectador Tony Kim, director adjunto del Programa Centennial Challenge de la NASA.

Kim está a cargo de un proyecto en el que varios países participantes están desarrollando tecnologías para la construcción en la luna. El fondo total para lo que se adelanta es de US$2 millones en premios para el ganador. Expertos de Estados Unidos, Corea del Sur, Singapur, India y Australia realizan las investigaciones, aliados con fundaciones sin ánimo de lucro y algunos patrocinadores. La intención de la NASA es imprimir un hábitat en la luna en un futuro cercano.

La construcción de este tipo consiste en usar una impresora que en vez de tinta emplea concreto. Según el funcionario de NASA, la impresión en 3D se utiliza en todo el mundo y hay buenas señales de lo que esta tecnología va a producir. “Queremos dirigir ese desarrollo para que se use en la exploración espacial y lo que hago yo es dirigir el concurso”.

Tony Kim es ingeniero aeroespacial. La NASA lo llamó hace 28 años a trabajar, se ha pasado el tiempo entre otras cosas: como controlador en tierra para misiones de laboratorio espacial, puso instrumentaciones en un dron para estudiar el fenómeno de los relámpagos, desarrolló una tecnología para aterrizar cohetes más grandes en la luna y elementos para la propulsión termonuclear. Nunca había estado en Colombia y dice que sus hijos y amigos lo buscan constantemente para que les hable del espacio.

Le puede interesar: Trump cancela la investigación de la NASA que verifica el estado de gases efecto invernadero

Como a muchos, le preocupa el presupuesto. Algunas cosas en la NASA han cambiado. Hace unos años para el programa Apollo el gobierno americano destinaba el 5% del presupuesto nacional. “Si hubiera más dinero podríamos ir a Marte, pero toca por etapas”, sostiene Tony Kim. Mira a su alrededor y no duda en afirmar que “en este momento Estados Unidos quiere volver a la Luna, la meta no es ir y volver, es quedarnos allá haciendo investigación y desarrollo”. La construcción aditiva es parte de esto.

La inteligencia artificial y los avances tecnológicos han servido en propósitos de calidad, manejo del tiempo y eficacia. En la pasada reunión del Concreto 2018, David Lange, presidente del American Concrete Institute (ACI), afirmó que se habla del futuro de la construcción con la impresión en 3D en concreto. “Es un método más rápido y más eficiente con el que se pueden edificar estructuras y, con la demanda creciente, es posible que sea accesible a bajo costo en un futuro cercano”. En Colombia ya se está usando esta tecnología, expertos como Federico Saldarriaga Ángel de Conconcreto y Carolina Cárdenas Ramírez de Corona afirman que esta impresión 3D disminuye la emisión de residuos de construcción, se convierte en una alternativa para viviendas de bajo costo, es versátil y permite fabricar elementos que no se pueden lograr mediante técnicas tradicionales.

Pero, ¿la mano de obra cómo queda en estas nuevas tecnologías? En una construcción que se desarrolla en Cartagena, un maestro de obra en promedio puede recibir $ 900.000 quincenales, un contramaestre $ 45.000 el día y el obrero el mínimo mensual. La puesta en marcha de la inteligencia artificial tendría unos nuevos retos.

Para el experto de la NASA, la obra de mano mecánica es algo que los robots pueden hacer muy bien, pueden alzar cosas mucho más pesadas que los hombres y hacer cosas repetitivamente. “Sí va a reemplazar el trabajo muy básico pero habrá mucho más trabajo para los humanos utilizando la creatividad.” En el caso de la construcción automatizada en la Luna, dice Kim, la comunicación tarda unos segundos; en el caso del planeta rojo, 21 minutos, “así que los robots tiene que pensar por su propia cuenta. Si construyen algo y se atraviesa una piedra ellos son los que deciden si se usa la piedra, si se quita, la inteligencia artificial es necesaria para este tipo de cosas”.

A este ingeniero de la NASA le encantaría tener su oficina en la Luna y esperar hasta 2028, cuando, según los cálculos, estarán los primeros hábitats en el espacio. Considera que pensar en el futuro es trabajar la mente para ser más productivos.
Fuente: El Espectador.

Vea También

La Covid-19 golpea a la Cámara de Diputados con 10 casos confirmados.

Los legisladores se preparan para iniciar sesiones virtuales. El presidente de la Cámara de Diputados, …