Inicio / Sociedad / El caso del niño que quedó sin riñones conmociona a Bolivia

El caso del niño que quedó sin riñones conmociona a Bolivia

Un médico extirpó el riñón sano y no el canceroso de un pequeño de tres años en el Oncológico de Santa Cruz. La población exige justicia para la víctima.

El padre de Sebastián (der.) junto a otros familiares de la víctima, ayer en el Instituto Oncológico de Santa Cruz. Foto:El Deber
Laura Maldonado / La Paz

El caso de Sebastián, el niño de tres años que se quedó sin riñones por un error en una cirugía en el Instituto Oncológico de Santa Cruz, conmocionó a los bolivianos. Ayer, el pequeño que sufre cáncer presentaba un cuadro crítico y recibió sesiones de hemodiálisis, según las autoridades departamentales de Salud.

El caso salió a la luz cuando el papá de Sebastián, Ever Justiniano, denunció en los medios de comunicación que un médico cirujano del hospital Oncológico cruceño extirpó por error el riñón sano de su hijo de tres años y, tras percatarse de su error, tuvo que retirar el segundo, afectado por un tumor canceroso.

“El niño está con un cuadro muy delicado, muy difícil por la extirpación del riñón que no debían hacerle y por último terminaron quitándole los dos riñones”, dijo a Página Siete el abogado de los padres de Sebastián, Felipe Hurtado. La víctima está internada en el hospital de Niños.

Desde las primeras horas, miles de personas lamentaron la tragedia del niño y criticaron el accionar de los médicos. “¿Cuál puede ser la explicación lógica que va a dar el equipo de médicos que intervino al niño? Más allá del show mediático, ¿qué acciones se asumen frente a este tipo de actos penales que no pueden ser minimizadas con la llamada negligencia?”, se preguntó el periodista Grover Yapura.

“Lamentablemente, como en toda profesión, hay buenos y malos médicos (mata sanos)”, afirmó a través de redes sociales Erland Landaeta.

El caso de Sebastián también movilizó a las principales autoridades del país. La Policía y la Fiscalía allanaron el Oncológico cruceño. Los ministros de Salud y Justicia anunciaron investigaciones sobre el hecho.

“Muy consternados por lo ocurrido con el pequeño Sebastián, que sufrió la extirpación de un riñón sano. Nuestro Estado protege la salud y derechos de nuestros niños y niñas. Convocamos a los profesionales del área a asumir su rol ético y preservar la vida”, escribió el presidente, Evo Morales, en su cuenta de Twitter. Señaló que es “urgente” realizar la Cumbre de Salud para debatir mecanismos de protección al paciente.

Anoche, el ministro de Justicia, Héctor Arce, visitó al niño de tres años y anunció que el Gobierno correrá con todos los gastos del tratamiento y trasplante. Indicó que se dará prioridad al pequeño en la lista de pacientes que esperan la donación de ese órgano vital.

Luego de la noticia, decenas de personas llamaron y se acercaron a los papás de Sebastián para ofrecerse como donantes de un riñón. “Doy las gracias a todo el que nos quiera ayudar”, dijo el papá de la víctima, Ever Justiniano. Incluso el presentador de noticias de la cadena PAT Jorge Robles se ofreció como donante de un riñón. “He venido para hablar con la familia, para decirles que quiero donar mi riñón para el pequeño”, dijo.

El pequeño que lucha por vivir

Desde su salida de San José de Chiquitos rumbo a Santa Cruz, hace casi dos meses, la familia del pequeño vivió un calvario. Primero, los médicos detectaron que el niño tenía un cáncer en el riñón izquierdo.

Fue internado en el Oncológico de Santa Cruz, donde recibió tratamientos de quimioterapia para enfrentar esa enfermedad, relató el abogado Hurtado.

Los médicos de ese nosocomio indicaron a los padres que el pequeño debía ser sometido a una intervención quirúrgica para eliminar el tumor junto con el riñón que había crecido considerablemente. Para esa operación, el niño tenía que continuar con las quimioterapias para bajar el volumen del tumor canceroso.

“El cáncer había crecido considerablemente, pero producto del tratamiento de unas seis quimioterapias que se le realizaron durante un mes, el tumor había bajado y así como también el riñón había descendido a un diámetro de cuatro centímetros, entonces ya era prudente para que lo extraigan”, indicó el jurista.

La cirugía fue programada para el miércoles pasado. Al concluir la operación, el padre del menor obtuvo el informe de la intervención quirúrgica, que indicaba la extirpación del riñón derecho. Muy sorprendido el progenitor, fue de inmediato a consultar a los profesionales sobre ese aparente error. Sin embargo, luego de una revisión de informes, el médico cirujano R. Moreno admitió su culpa y respondió que cometió “una torpeza y que iba a solucionarlo”.

“Es un hecho irrefutable la aseveración del médico que indica que se había equivocado en una situación que no tiene retroceso”, dijo Hurtado.

Pero, el médico junto a su familia y abogado se comunicaron con los padres del pequeño para “poder enmendar de cierta manera aquel daño causado”. Los papás del niño dejaron a la justicia que tome acciones sobre el caso.

El secretario de Salud de la Gobernación cruceña, Óscar Urenda, calificó ayer el hecho “de muy grave”. “El niño tenía una enfermedad de base muy peligrosa, de cáncer. Hay un riesgo serio y grave de que él pueda fallecer”, alertó la autoridad.

Urenda indicó que esa instancia departamental en salud inició ayer una auditoría en ese nosocomio cruceño, que durará 48 horas. “Es una mala praxis, muy lamentable para la familia, el médico cometió un error”, refirió.

Ayer al mediodía se desarrolló una junta médica de emergencia para tratar el caso, entre la Gobernación, el Oncológico cruceño, el Colegio Médico de Santa Cruz, el Hospital de Niños y otras autoridades de esa región. Todos se comprometieron a realizar “una atención médica especial al pequeño”.
Fuente: Pagina Siete.

Vea También

El Conade pide la renuncia de la dirigencia de la COB por la afinidad que tiene con el MAS

Juan Carlos Huarachi. | Foto archivo | APG ABI El Comité Nacional de Defensa de …