Inicio / Sociedad / Los micros más viejos de La Paz se “reutilizan” en El Alto

Los micros más viejos de La Paz se “reutilizan” en El Alto

Vecinos cuentan que en reiteradas veces los motorizados presentan desperfectos técnicos. En la urbe alteña, hay siete líneas de este tipo de motorizados.

Vista del interior de uno de los micros que trabajan en la ciudad de El Alto. Fotos: Sara Aliaga / Página Siete
Joshuar Gutiérrez / La Paz
“Puse un nuevo sistema de frenos (…) No sé cuántas veces se habría cambiado el motor del micro desde su primer dueño, pero desde que compré el vehículo yo ya hice instalar un nuevo motor una vez, uno 360”, cuenta Freddy Felipes, chofer y dueño de uno de los micros del sindicato Eduardo Avaroa de la ciudad de El Alto.

Al igual que Felipes, decenas de choferes compran micros usados y “jubilados” de la ciudad de La Paz para trabajar en las calles y avenidas de El Alto. Los dueños se encargan de cambiar desde el motor hasta el sistema de frenos de los vehículos que datan de los años 60, 70 y 80. Incluso algunos de los motorizados ya fueron sometidos a más de tres cambios.

En la ciudad de El Alto, según los choferes, siete líneas de micros ofrecen servicio público. Casi todas tienen en sus filas vehículos usados y antiguos.

Página Siete hizo un recorrido en la urbe alteña y se subió a tres micros. Dentro los motorizados, se observó que las ventadas tienen los vidrios rotos o rajados y están cubiertas con cintas adhesivas. Los forros de los asientos están rasgados y rayados. Los agarradores metálicos de los asientos y el techo están totalmente oxidados. Muchas áreas de las paredes de los motorizados están rotas y tienen bordes filosos que son peligrosos para los pasajeros.

Por fuera, los micros son de color azul, amarillo, rojo o verde, de acuerdo a la ruta que ofrecen a los usuarios. En la parte posterior, lucen imágenes coloridas de personas o animales.

Algunos transportistas intentan decorar sus vehículos para disimular “la precariedad de los micros”. Incluso aseguran que las condiciones mecánicas de los micros son óptimas. Comentan que pasan sin ningún problema la inspección técnica vehicular y que todo depende de cuánto cuidado tenga el propietario.
“Como El Alto es plano no hay mucho riesgo (…)”, asegura Felipes. “Uno siempre tiene que estar detrás del mecánico, porque en algunos talleres atienden jóvenes que recién están aprendiendo a reparar autos y a veces son descuidados (…) si no vigilas a los mecánicos hasta un repuesto viejo te pueden poner al auto”, añade.

Micros tienen los forros de los asientos en malas condiciones.
Según la Alcaldía de El Alto, no se cuenta con un registro de los micros que dan servicio público a los alteños. Los siete sindicatos que agrupan a estos motorizados son: Litoral, Simón Bolívar, Eduardo Avaroa, Villa Victoria, San Cristóbal, Pedro Domingo Murillo y Antonio José de Sucre.
Para Fernando Flores, secretario Municipal de Movilidad Urbana de El Alto, los micros no brindan seguridad a la ciudadanía. “De ninguna manera los consideramos seguros porque ya son vehículos antiguos. Por eso, hay que trabajar en una normativa”, propone.

Los choferes cuentan que su jornada laboral empieza a las 6:00 y culmina a las 22:00. Muchos de ellos trabajan los siete días de la semana. Cada día, aseguran los conductores, hacen limpieza al interior del micro y realizan un mantenimiento al sistema eléctrico y la parte mecánica cada quince días.

“En el sindicato hay un inspector que controla la limpieza, el uniforme del chofer y el estado del vehículo”, contó Juan Choque, conductor del sindicato Eduardo Avaroa.

¿Por qué no compran vehículos nuevos? Los choferes explican que para mejorar las condiciones del servicio público las autoridades deben garantizar un tipo especial de crédito.

“El fierro (la estructura del vehículo) está armado, pero hay problemas con los frenos y las llantas, hay un desgaste. Por eso necesitamos que nos den un crédito o algo así”, explicó Marino Rivas, transportista del sindicato Pedro Domingo Murillo.

El miércoles de la anterior semana, siete personas perdieron la vida atropelladas por un micro antiguo marca Chevrolet en el barrio de Villa Victoria. Esta tragedia ha puesto en debate si se debe permitir la circulación de motorizados que tienen hasta más de 50 años de funcionamiento.

Los vehículos en una de las paradas de la Ceja de El Alto.
En la urbe alteña, los vecinos denuncian que es normal que los micros se planten en plena calle. En algunos casos, los ciudadanos indican que fueron víctimas de sustos al ver que algunos micros botan demasiado humo.
“Lo malo de estos micros es que a veces se plantan. Unas tres veces ya me ha pasado que se han plantado justo cuando iba a mi trabajo”, comenta Justo Quispe, vecino de Villa Tunari.

Una vecina narra que en una ocasión los pasajeros tuvieron que bajar del micro porque vieron humo dentro del motorizado. “Todos nos hemos bajado rápido, hasta el chofer, estábamos asustados”, indicó Mariel Rojas, vecina de Villa Tunari.

Pese a la deficiencia de este servicio de transporte público, algunos vecinos prefieren transportarse en micros porque son más económicos y permiten llevar una mayor cantidad de bultos. El pasaje es un boliviano.

“Prefiero subirme al micro porque puedo llevar mis bultos y gasto menos en pasaje, en minibús te botan en la Ceja”, explica con un tono de resignación Sofía Huanca.
Fuente: Pagina Siete.

Vea También

Falleció el reconocido fotoperiodista Samy Schwartz

La muerte se debe a problemas cardíacos y ocurrió cerca de la medianoche, según reportes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *