Inicio / Sociedad / Nicaragua: Bolivia rechaza el informe de los 212 muertos

Nicaragua: Bolivia rechaza el informe de los 212 muertos

La CIDE alertó de un “recrudecimiento de la violencia estatal” y de un “patrón” de uso excesivo de la fuerza letal de la Policía y paramilitares.

Una de las manifestaciones contra Ortega en Nicaragua. Foto:EFE
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió un informe en el que señala al Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, como responsable de graves violaciones de los derechos humanos en su país y elevó a 212 la cifra de personas muertas en las protestas desde hace dos meses. Este informe fue respaldado por 10 países: Chile, México, EEUU, Argentina, Perú, Colombia, Brasil, Canadá, Costa Rica y Paraguay. En cambio Bolivia y Venezuela lo rechazaron.

En su informe sobre Nicaragua, la CIDH alertó de un “recrudecimiento de la violencia estatal” en las últimas semanas y avisó de un “patrón” de “uso excesivo y arbitrario de la fuerza letal de forma deliberada” por la Policía Nacional, en colaboración con grupos paramilitares.

“La Comisión concluye que Nicaragua violó los derechos a la vida, integridad personal, salud, libertad, reunión, libertad de expresión y acceso a la justicia”, indica el informe, que fue presentado ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Entre las conclusiones se destaca el apoyo de la Policía a paramilitares, las detenciones arbitrarias y la falta de diligencia en las investigaciones, así como la censura a medios de comunicación y la existencia de obstáculos para la atención médica.

“La Comisión observa con preocupación que un gran número de las muertes habrían sido perpetradas por agentes del Estado directamente, o por medio de grupos de terceros que actúan con su aquiescencia”, dice el informe, que avisa de que algunos fallecimientos tienen “características propias” de ejecuciones extrajudiciales.

Al respeto, la CIDH confirma la presencia de francotiradores con posibles vínculos con el Gobierno y recoge el caso de 35 hombres que del 19 al 22 de abril sufrieron impactos de bala en cabeza, cuello y tórax, lo que evidencia un intento deliberado de acabar con su vida.

Durante el Consejo Permanente de la OEA, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, rechazó el “parcial” y “subjetivo” informe de la CIDH, ya que cree que se engloba en los intentos por derrocar a Ortega, que gobernó el país entre 1979 y 1990 y fue reelegido en 2006 (lleva 11 años en el poder).

Venezuela y Bolivia respaldaron a Nicaragua, mientras que EEUU exigió a Ortega que convoque a elecciones anticipadas al considerar que esa es la única vía posible para salir de la situación actual, que comenzó con protestas el 18 de abril y ha desembocado en la crisis más sangrienta desde los años 80.

La Secretaría General de la OEA, dirigida por Luis Almagro, y el Gobierno nicaragüense están trabajando en una serie de reformas electorales, que prevén terminar en enero de 2019. Almagro explicó que la OEA ha propuesto al Ejecutivo nicaragüense la celebración de comicios presidenciales y parlamentarios en un plazo mínimo de nueve meses y un máximo de 14.

“En la política no tiene sentido prevalecer sobre la voluntad popular, es la voluntad popular la que debe prevalecer. Hay que hacerlo con elecciones, contando los votos. La respuesta debe ser pronto. El tiempo va en contra de Nicaragua, el paso del tiempo significa más represión, más violencia, más muerte”, dijo Almagro.

Las próximas elecciones presidenciales en Nicaragua están fijadas para 2021, pero diferentes sectores de la sociedad civil han pedido un adelanto electoral y una reforma constitucional.

Esas peticiones llevaron a la ruptura del diálogo entre el Ejecutivo y la sociedad civil para encontrar una salida pacífica a la crisis política, pero la Iglesia ha adelantado que llamará a reanudar ese proceso, en el que actúa como mediadora, después del informe de la CIDH.

El documento recoge las conclusiones de la visita que realizó la Comisión a Nicaragua entre el 17 y el 21 de mayo. El último día de su viaje, la CIDH publicó un informe preliminar en el que documentaba 76 muertos, 868 heridos y 438 detenidos, una cifra que el organismo elevó hoy a 212 fallecidos hasta el 19 de junio, así como 1.337 heridos y 507 arrestados de forma arbitraria a fecha del 6 de junio.

La explicación de Bolivia y Venezuela

Los embajadores de Bolivia y Venezuela fueron los únicos que rechazaron el informe de la CIDH y ambos diplomáticos expusieron sus argumentos.

“Nos preocupa la objetividad del informe de la CIDH, ya que a priori se sacan conclusiones y se hacen acusaciones sin que aún se hayan realizado todas las investigaciones con la más alta experticia que corresponde”, dijo el embajador boliviano Diego Pary.

Consideró importante que el Grupo de Expertos Internacionales inicie su trabajo a la brevedad con la mayor rigurosidad técnica y en apego al derecho internacional. Y pidió diálogo entre Ortega y la oposición.

La embajadora venezolana fue más radical. Acusó al Consejo Permanente de la OEA de convertirse en una plataforma para “atacar la democracia” en Nicaragua… “Denunciamos en su totalidad el informe por su falta de profesionalismo, imparcialidad y porque es protección a los grupos desestibilizadores en contra del Gobierno”, dijo.
Fuente: Pagina Siete.

Vea También

Cocaleros fueron gasificados por la Policía frente a la Defensoría del Pueblo.

Afiliados a la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca), del dirigente …