Inicio / Seguridad / Paciente con cáncer destapa corrupción en Hospital General

Paciente con cáncer destapa corrupción en Hospital General

El SEDES de La Paz realizó la investigación durante cinco meses y concluyó que hay presuntas acciones por cobros irregulares y que estarían involucrados un galeno y otros cuatro funcionarios.

Pacientes con cáncer bloquean las calles en una protesta anterior. Foto: Alexis Demarco / Página Siete
Verónica Zapana S. / La Paz

Angustiada y cansada de suplicar, María (nombre ficticio para evitar posibles represalias) llora por no contar con los resultados del tratamiento que recibió hace seis meses en la unidad de Radioterapia del Hospital de Clínicas de La Paz. Asegura que pagó por ese tratamiento, pero lamentablemente no le dieron recibos.

La víctima presentó el 8 de noviembre del año pasado su queja a través de una carta al jefe de la Unidad de Radioterapia del nosocomio público. Doce días después, María remitió la denuncia con pruebas a la dirección del Servicio Departamental de Salud (SEDES) La Paz. El caso fue enviado a la Unidad de Transparencia de esa entidad, que luego de una investigación halló indicios de responsabilidad en cuatro funcionarios.

Según fuentes que trabajaron en el nosocomio y pacientes, que por temor piden guardar su nombre en reserva, la historia de María destapa una presunta red de corrupción que involucra a funcionarios que trabajaban en la Unidad de Radioterapia del Hospital de Clínicas.

“Fue en agosto (de 2017) que me diagnosticaron cáncer en la vesícula. Yo fui al médico porque me dolía mucho mi estómago y luego de varios exámenes me dijeron que se trataba de cáncer”, cuenta a Página Siete María, de 52 años.

La mujer oriunda de Chulumani buscó un especialista en La Paz. “(Fui) al consultorio privado del doctor A.Q. Ahí el doctor me dijo que debía hacer un tratamiento de radioterapia, por lo que me pidió que vaya al Hospital de Clínicas -donde él también trabajaba- para iniciar el tratamiento”, relata.

Recuerda que ese día otros “dos pacientes” que estaban en su misma situación también fueron al nosocomio público para recibir tratamiento. “Cuando llegamos, el personal nos llevó a otra sala para que esperemos . Nosotras no estábamos junto al resto de los pacientes, supongo que no querían que nos enteremos sobre costos y esas cosas”, dice.

La mujer asegura que recibió 15 sesiones y que pagó la suma de 8.000 bolivianos poco a poco. “Hacía los pagos en la misma unidad y no me daban factura, ni recibos, ni nada, pero eso no me importó en ese momento, porque uno hace lo imposible por curarse”, afirma.

Cuenta que después de algunas sesiones el especialista le dijo que el costo total iba a ser de 12.000 bolivianos. “Le rogué al doctor que me ayude y que me rebaje porque yo no tenía tanto dinero. Para mí es casi imposible tener esa plata, porque vivo en el campo, mi familia no tiene muchos recursos”, relata.

Recuerda que ante tantas súplicas el doctor supuestamente le dijo: “Ya, ¿cuánto puedes conseguir?”. “8.000”, fue su respuesta. El médico aceptó y en gratitud la mujer le llevó “ plátanos postres y hasta gallinas” para él y otros trabajadores del nosocomio.

Relata que cuando concluyó las 15 sesiones, el doctor le exigió que termine de pagar los 4.000 bolivianos restantes, de lo contrario no le entregaría los resultados de su tratamiento. “Eso me cayó como agua fría porque no cuento con ese dinero”, dice María. Por eso, dejó de insistir, pero la incertidumbre de saber cómo está su salud fue tan grande que volvió donde el médico para “rogarle” la entrega de los resultados, pero, el galeno se negó: “Tienes que pagarme lo que falta, me ha dicho”, cuenta.

La mujer pide que le entreguen sus resultados, que tendrían que estar en el nosocomio, pero de ellos no hay rastros. Ante esa situación, presentó una denuncia a la dirección del Hospital de Clínicas. “Quiero saber cómo estoy, si me curé o no. Esta preocupación me mata”, indica.

Según el director del nosocomio público, Gonzalo Sillerico, cuando la denuncia llegó a su despacho, debido a lo delicado del caso, fue derivada al SEDES La Paz, donde desde diciembre de 2017 se investiga. “Debido a esta denuncia el doctor (implicado) ya no trabaja en el hospital”, respondió de forma escueta.

El director del SEDES La Paz, Freddy Valle, informa que la queja llegó a su despacho en diciembre y que fue derivada a la Unidad de Transparencia de esa institución. “Hubo una denuncia de parte de una ciudadana contra un profesional que ejercía sus actividades en el hospital, es por cobros indebidos”, dice, aunque remarca que el galeno denunciado no era de planta y sólo trabajó en el hospital por cuatro meses y a contrato.

Transparencia inició la investigación. “Estas averiguaciones no son nada fáciles, debido a que se tocaron temas delicados que involucran aspectos económicos y de salud”, explica Valle. Luego de hacer las pesquisas en el hospital, en el servicio e interrogar a algunos profesionales, se determinó que “existen presuntas acciones irregulares realizadas por un profesional y parte del equipo de la unidad de oncología, y que requiere profundización de este caso, pero ya a nivel jurídico legal”. Lo que significa que ahora debe intervenir la autoridad sumariante y la Unidad de Jurídica para iniciar un proceso contra el doctor.

Valle explica que hay otros cuatro funcionarios que están implicados en el caso. Por ese motivo, se elevó la investigación a la Autoridad Sumariante, instancia independiente del SEDES, que hará las funciones de juez en esa institución. “Ellos profundizarán la investigación para dar un fallo”, dice Valle y remarca que es la única denuncia de este tipo que llegó a su despacho.

Pero un profesional que trabajó en el Hospital de Clínicas, que prefirió guardar su nombre por miedo a amenazas, asegura que en la Unidad de Radioterapia opera “un feudo o una red que es manejada por varios funcionarios”.

Según el profesional, el caso de María no es único. “El servicio de Radioterapia incumplió un montón de reglamentos estrictamente médicos porque se ha conformado un grupo que involucra a algunos técnicos y también algunos médicos. Ellos han convertido la unidad en un feudo y la manejan de forma muy discrecional perjudicando a los pacientes”, cuenta.

“Recientemente, un médico muy bueno se fue porque fue presionado por este grupo que no permite una auditoría y maneja Radioterapia como si fuera de su propiedad”, añade.

La presidenta de la Asociación de Familiares y Pacientes con Cáncer del Hospital de Clínicas, Rosario Calle, dice que la denuncia de María es la primera que se conoce sobre cobros irregulares en Radioterapia. Pero resalta que quizá hay mucha gente afectada y que teme hacer su queja.

Calle asegura que en el nosocomio un tratamiento de radioterapia cuesta 5.000 bolivianos y uno de quimioterapia, 3.000. “Todo es facturado en el mismo hospital”, explica.

María sólo busca obtener los resultados de su tratamiento e insiste en conocer la conclusión de la investigación de la Unidad de Transparencia. “Hoy (el viernes) me han dicho que vuelva el lunes. No puedo retornar cada vez, tengo a mi esposo enfermo que lo deje en el pueblo”, lamenta. Advierte que si no obtiene una respuesta, acudirá a los ministerios de Salud y de Justicia. Y es que del resultado de este caso depende su vida.
Pagina Siete.

Vea También

Aprehenden al denunciado de abusos sexuales en un “confesionario” en redes sociales en La Paz.

La Fiscalía informó que este jueves se ha logrado la aprehensión de un hombre, mayor …