Inicio / Tecnología / Instagram: ¿Qué tan complejo es tener una cuenta verificada?

Instagram: ¿Qué tan complejo es tener una cuenta verificada?

Las cuentas de famosos son las que suelen tener el preciado ícono azul con un check que las certifica como “verificadas”

(Foto: Pixabay.com/CC0)
Las cuentas verificadas de Instagram por lo general se asocian a personas y marcas famosas, que en buena parte de los casos tienen el común denominador de contar con una gran cantidad de seguidores.
En un artículo para Forbes, Tom Ward narró sus intentos por conseguir que la red social marcara su cuenta con el check azul que los influencers lucen en sus perfiles, una tarea que parece ser más complicada de lo que algunos podrían pensar.
Selena Gomez es la persona con más seguidores en Instagram y, obviamente, tiene una cuenta verificada. (Foto: Instagram Selena Gomez)
El primer hallazgo de Ward fue que cuentas con millones de seguidores como Comedy Slam no tenían seguidores, mientras que perfiles pequeños, de “solo” 5.000 ‘followers’ tenían la condición de verificados. Según Instagram, el marcador azul está disponible solo para algunas figuras públicas o las marcas y no es posible comprar esta distinción.

El articulista explica que la mayor parte de las personas “verificadas” por Instagram que conocía habían trabajado con agencias digitales o publicistas para conseguir la insignia azul. Esta clase de asesores participan de un programa que Instagram llama “Apoyo a Socios de Medios”, que les permite enviar solicitudes de verificación en nombre de figuras públicas y obtener una respuesta en dos días.

La ‘youtuber’ Rachel Levin señaló que no fue hasta que trabajó con un publicista que aprobaron la verificación de su cuenta de Instagram. Otra ‘youtuber’, Marissa Rachel, señaló que tuvo que enviar una gran cantidad de solicitudes antes de que le dieran el marcador azul.

No cualquier usuario de Instagram puede acceder a la insignia azul. Aparentemente, importa mucho tener muchos seguidores, aunque ello no parece determinante. (Foto: Pixabay.com/CC0)
Tom Ward decidió hacer lo mismo y encontró una agencia dispuesta a representarlo, la cual le solicitó una copia de su licencia de conducir y el acceso a sus cuentas de Instagram y Facebook. Al final no hubo una respuesta.

Si para alguien con miles o incluso millones de seguidores no era tan sencillo tener una cuenta verificada en Instagram, esto sería aún más complicado para un usuario común. Esto llevó a Ward a considerar que la única forma de obtener el check era pagando a alguien que trabajara en la red social.

Tras consultar en Twitter, Ward recibió la respuesta de un músico llamado ChapoBanz, quien le dijo que conocía a alguien dentro de la empresa y cobraba 500 dólares por colocar la insignia de verificación”.

El informante señaló que, pese a que Instagram había despedido a trabajadores que cobraban por dicho servicio ilícito, su contacto hacía unos cuantos de estos pedidos al mes. El cobro se hacía en dos partes, la primera como adelanto y la restante cuando la cuenta deseada ya había sido verificada.

De hecho, la cuenta de ChapoBanz en Twitter era verificada, aunque es imposible determinar si eso tenía algo que ver con su contacto, pues las dos redes sociales pertenecen a compañías distintas.

A fin de cuentas, se podría decir que el proceso de conseguir una insignia azul es complicado y aparentemente arbitrario por parte de Instagram. El camino de un influencer no parece tan sencillo, al menos de forma legítima.
Fuente: El Comercio.

Vea También

Alan Dyer / VW PICS / Gettyimages.ru

Júpiter y Saturno se unirán en el cielo nocturno por primera vez desde el siglo XVII: ¿cuándo y cómo se puede observar el fenómeno?.

El próximo 21 de diciembre, los planetas más grandes de nuestro sistema solar se acercarán …