Inicio / Seguridad / Guedes Bruno: Le servíamos al Gobierno, ahora le estorbamos

Guedes Bruno: Le servíamos al Gobierno, ahora le estorbamos

Desde el hospital pide detención domiciliaria por su delicado estado de salud “para no morirse en Palmasola”. “Soy autonomista, no terrorista”, asegura.

Carolina Méndez / Santa Cruz

Soy autonomista, no terrorista, dice Juan Carlos Guedes Bruno, acusado de ser el proveedor de armas en el caso Terrorismo. Este 26 de abril cumplirá nueve años de detención sin sentencia. Hoy está en una cama del hospital con niveles de glucosa que triplican los rangos normales. Desde allí pide detención domiciliaria para no morirse en Palmasola a consecuencia de un coma diabético, tal como le han advertido los médicos.

Guedes Bruno, de 57 años, hace una lectura del caso, habla de la lucha autonómica y de los otros acusados. Dice que no habrá sentencia: “No pueden declararnos culpables porque no hay pruebas, pero tampoco pueden declararnos inocentes porque hay tres muertos”, argumenta.

Ahora comparte la pieza número 11 del Hospital de la Caja Petrolera de Guaracachi en Santa Cruz, ingresó por su estado grave el 6 de marzo, cerca de las 10:00. Fue trasladado de emergencia desde el Palacio de Justicia, donde se encontraba en plena audiencia. Además de su problema de diabetes, presentaba un cuadro de hipertensión 145/100, lo que le provocó desvanecimiento.

Han pasado más de diez días desde aquella mañana y hoy un policía lo custodia día y noche. Pero al parecer ninguna seguridad es suficiente, el miércoles 13 lo enmanillaron a la cama. Esa medida duró sólo horas, antes de ser revocada por orden policial.

Cuando ingreso a la sala, Guedes se sienta en la cama y se apresta a responder. Es un hombre alto y fornido, de tez oscura y ojos pequeños. Aunque su figura provoca a primera impresión la sensación de alguien frío, cuando irrumpen en escena sus hijos esa imagen se diluye. Tienen más de 18 años pero se cuelgan al cuello de su padre, cariñosos. Por detrás ingresa Martha, su esposa, quien lo saluda con un beso. Pronto salen del cuarto y se quedan afuera, en vigilia.

Guedes explica que lo de fallecer en Palmasola tras un coma diabético no es una advertencia exagerada. Asegura que ha visto morir a mucha gente dentro del penal por no recibir atención médica inmediata. “No hay condiciones para un traslado rápido y, por otro lado, se necesita un permiso para salir. Hasta que esto pase y se llegue al hospital, uno se muere”, dice.

¿Por qué está pidiendo detención domiciliaria?

Estoy pidiendo por jurisprudencia el mismo trato que Zvonko (Matkovic) por mi enfermedad. Con el informe de médicos de la Caja se va a presentar la solicitud este lunes en Santa Cruz.

¿Cree que se lo van a conceder?

Por jurisprudencia tienen que darme. Si no sería un mal antecedente, yo recurriría a la misma jurisprudencia de Zvonko al tribunal de alzada. Creo que me darán.

Usted es el preso más antiguo del caso, ¿por qué cree que hasta ahora no hay sentencia ?

Porque no hay sustento, no hay pruebas. ¿Qué pruebas querés conseguir si yo te pago para que involucres gente?, ¿qué pruebas podés buscar si el director investigador está en el exilio? Nosotros le servimos políticamente al Gobierno. Por eso cada año sacaban separata sobre el supuesto caso Terrorismo y las regalaban, incluso en la feria del libro. Pero ahora esto es un boomerang, fue y volvió. Ya no le servimos al Gobierno, al contrario, le estorbamos. Pero claro, no pueden declararnos inocentes porque hay tres muertos. Muertos que ellos mismos asesinaron.

¿De qué se lo acusa?

Se me acusa de proveer armas. Pero en realidad yo estoy en el caso porque desde el Gobierno determinaron que yo era el asesor del ejército moral de los cruceños, fui escogido cuando armaron –y negociaron- el plan del supuesto Terrorismo.

¿A qué se dedicaba antes?

Trabajaba como asesor de la Unión Juvenil Cruceñista, es decir, en el comité. Y tenía una empresa agropecuaria, Santa Rosa Srl., y otra empresa pesquera, Piraíba. De eso ya no hay nada. El Gobierno me quitó las tierras. Todo eso que era para mi familia me lo quitaron, está en los periódicos.

¿Qué opina de aquellos acusados que fueron a un juicio abreviado declarándose culpables?

Son unos traidores. Han traicionado a la verdad y se han traicionado a sí mismos. Le han dado armas al Gobierno para que nos condene reconociendo como verdadero un caso falso. Si ninguno de ellos lo hubiera hecho, esto sería diferente. Todo es una mentira, los han acusado en el abreviado de “intento de alzamiento armado”, todo como parte de su negociación. ¿Dónde hay en el Código Penal el delito de “intento”? Es o no es.

¿No pensó en irse al abreviado?

No me voy a declarar culpable de algo que no hice. Es una cuestión de honor. Yo siempre me he apegado a la verdad y a la lealtad.

¿Lealtad ante quién?

Mira, yo sé muy bien a quiénes el Gobierno quería. Sabía que podía salvarme si daba nombres y lapidaba con mi declaración. Pero no lo hice. Mi declaración es de apenas una hoja.

¿No lo hizo por proteger o porque no sabía?

La lealtad no sólo es que quieras proteger a un conocido que sabe algo, sino también proteger a un inocente que no sabe nada pero lo quieren. Yo no acusé a nadie porque me apegué a la verdad. No me vendí ni fui un soplón. De que había en Santa Cruz un grupo de defensa había y aún hoy lo hay, pero es para defender la ciudad, no para hacer terrorismo.

¿Defender la ciudad de quién?

Para defender del cerco. Teníamos ya la mala experiencia de lo que sucedió en Terebinto cuando rodearon Santa Cruz y llegaron 10.000 ocureños que abusaron de nuestras mujeres y mataron a los primeros unionistas. Hicieron barbaridades y murió mucha gente. No queríamos que vuelva a pasar. Pero repito, era defensa, no terrorismo.

¿Qué piensa usted de la autonomía y de cómo se ha llevado el proceso de descentralización?

La autonomía es un sueño de descentralizar las cosas, de no mendigar por recursos como lo seguimos haciendo. Todo lo que se ha logrado hasta ahora es una autonomía a medias, no es la autonomía por la que luchamos en las calles. Por eso es la molestia política con Rubén Costas. Para mí él no es un autonomista y en eso coincido con Branko. Él sí es un autonomista de verdad, yo nunca he trabajado para él pero me doy cuenta de su coherencia.

¿Costas no es un autonomista?

No, los autonomistas plenos no se venden. ¿Cómo puede ser que con más de 35 procesos no caiga? Es demasiado evidente la protección de la que goza. Si él fuera autonomista de verdad las cosas serían distintas.

¿Cree que la justicia va a llegar?

Yo hice un mural grande en Palmasola que dice “En este lugar maldito donde reina la tristeza no se condena el delito, se condena la pobreza”, y es verdad. Pero en mi caso no. Yo estoy aquí porque esto es político. Y así tenía que haberse arreglado, políticamente. Pero nos dejaron solos, ya lo dijo el padre de Zvonko, nos metieron presos y nos abandonaron. Nos abandonó toda la institucionalidad cruceña.

Luego de esta conversación, ingresa una enfermera a la sala. Me despido y al salir encuentro a la esposa de Guedes aún en vigilia. Me confiesa que ruega por tener a su marido en casa “ahora más que nunca, ya que está tan enfermo” dice a punto de quebrarse.

HOJA DE VIDA

Cívico Juan Carlos Guedes Bruno, nacido en Santa Cruz en 1961, fue dirigente de la Unión Juvenil Cruceñista.
Acusado Fue detenido en 2009 tras el fatal asalto al hotel Las Américas, acusado de proveer armamento al grupo terrorista.
Libro En Palmasola escribió Desde Adentro, con su testimonio
Fuente: Pagina Siete.

Vea También

El Comando Departamental de la Policía de Santa Cruz presentó la tarde del miércoles a Hebert C. | APG

Aseguran que aprehendido por secuestro en Las Londras es dirigente de campesinos afines al MAS

Herbert S. C. S., aprehendido este miércoles y considerador uno de los cabecillas por el …