Inicio / Farándula / Willy Claure, consagrado a la cueca boliviana

Willy Claure, consagrado a la cueca boliviana


Notó el poder integrador del tema Viva mi patria Bolivia y logró que la cueca boliviana sea reconocida por el Estado como Patrimonio cultural inmaterial.
Gonzalo Díaz / La Paz
El músico cochabambino Willy Claure logró que la cueca boliviana sea reconocida oficialmente por el Estado como Patrimonio cultural inmaterial. Y lo hizo luego de percibir el poder integrador de la canción Viva mi patria Bolivia, compuesta por Apolinar Camacho (1917-2002).

“Cuando la selección gana o, a veces, hasta pierde cantamos Viva mi patria Bolivia. Es un elemento integrador, es un elemento que puede integrar a los bolivianos”, explicó vía Skype desde Suiza. “A partir de ese momento empecé a pensar en hacer que la cueca pueda integrarnos culturalmente y musicalmente, no solamente en un partido de fútbol, sino en toda la vida. Fue así que se le ocurrió hacer que la cueca sea declarada danza nacional boliviana”, añadió.

Su tercer disco marcó un hito en su carrera.
Claure está consagrado a la cueca boliviana desde que comenzó su carrera como solista y lanzó su primer disco en 1989. “Grabé una cinta donde estaban todas mis composiciones. Casualmente eran, la mayoría de ellas, cuecas”, recordó. “Desde que comencé a componer, de alguna manera natural, estaba inconscientemente ligado a la cueca. Empecé a componer cuecas sin nada premeditado, sin nada calculado ni nada”.

Sus dos primeros trabajos se llamaron Cuecas y Más cuecas. Y a partir de su tercera producción titulada Alternativa empezó a dar una nueva forma a la cueca boliviana. Ya tenía experiencia, pues había creado sus primeras canciones cuando fue parte del grupo Khanata, entre sus 16 y 18 años.

Su formación fue totalmente autodidacta. No tuvo maestros ni asistió a ninguna academia, aunque sí observó a determinados músicos. La primera persona a la que tomó como referencia para interpretar la guitarra fue su hermano Jaime. “Él tenía una guitarra, entonces, cuando él no estaba en casa yo agarraba la guitarra y me ponía a tocar un poco con un método que había en casa”, recordó. Luego empezó a cantar junto a su hermano Pedro.

Entre sus primeras influencias estaban músicos y grupos bolivianos, como Wara, Aymara, William Centellas y Ernesto Cavour, entre otros. Posteriormente conoció al músico argentino Enrique Kike Coria, a quien veía en la peña La huella de Cochabamba. “Me impresionaba mucho ver la forma cómo tocaba la guitarra y ahí lo tomé como referencia. Pensaba ‘yo quiero tocar como este hombre’”.
Primera gira internacional

Claure salió de Bolivia por primera vez en 1983. Se había casado en La Paz con una mujer de nacionalidad suiza y viajaron a conocer su país, donde permanecieron tres meses. Por una casualidad, en ese periodo el cochabambino conoció al penúltimo quenista de Los Jairas, Yves Cerf; y al cantante Yayo Joffré.

Un año después de su primer viaje, Claure retornó a Suiza. El grupo Los Jairas estaba a punto de iniciar una gira por Inglaterra y Alemania, y como les faltaba un guitarrista convocaron a Claure.

Además de Los Jairas, el cochambabino también tocó con Ema Junaro, William Centellas y Savia Nueva.

Claure reside en Suiza hace 20 años. En ese país tuvo la idea de hacer que la cueca boliviana sea reconocida oficialmente. No tenía muy claro el procedimiento a seguir y le recomendaron que inicialmente debía declararse como Patrimonio Nacional. Entonces Claure escribió una carta pública al presidente Evo Morales para solicitar un impulso a la iniciativa.
Le respondieron de los ministerios de Culturas y de Educación. “Tenía que hacer un Anteproyecto de ley y luego un Proyecto de ley”, recordó. “Finalmente llegó a la Cámara de Diputados y a la Cámara de Senadores y se promulgó no como danza nacional boliviana, pero sí como patrimonio y se designó el día para celebrarla”.
La Ley Nacional 764 fue promulgada el 30 de noviembre de 2015 por el presidente en ejercicio Álvaro García Linera. Desde entonces, cada primer domingo de octubre se celebra el Día nacional de la cueca boliviana.

Forma oficial

Meses antes de la primera celebración en 2016, la Fundación Cultural Cueca Boliviana – Willy Claure (FCCB) y el Ministerio de Culturas organizaron el Simposio Nacional de la Cueca Boliviana, en el que se definió la forma oficial técnicamente. “Hemos logrado poner una cantidad de compases y una forma poética. Se le ha dado un tiempo de duración. Ahora tiene una forma definida”, explicó el músico. En este proceso se tomó como modelo la cueca Viva mi Patria Bolivia, considerada como segundo himno del país.

Lo que no se pudo definir fueron la forma de baile así como la indumentaria. Ambas varían de acuerdo a los seis departamentos donde se baila cueca, como se aprecia en la página web de la FCCB.

Ante esta diversidad, se piensa definir las distintas formas dentro del país. Por ejemplo, ahora en Tarija se impulsa la promulgación de una ley que declare las cuecas chapaca y chaqueña como patrimonio de ese departamento. Una declaratoria similar y sus reglamentos ya se lograron en Cochabamba, explicó Claure.

También se organizaron actividades de apoyo a la difusión. El año pasado, por ejemplo, se convocó a un concurso nacional de pintura y para este año se proyecta uno de composición.
Reglamentos

También están pendientes los reglamentos para la Ley 764. “Los reglamentos van a decir, por ejemplo, quien se ocupa de hacer la celebración del Día nacional de la cueca boliviana”, explicó el compositor. También se solicitó que la enseñanza de la cueca -en sus tres componentes: parte poética, coreográfica y musical-, sea incluida en la currícula escolar.

El músico llegará a Bolivia en abril, pero para impulsar otro proyecto, que consiste en nombrar las calles del barrio Guadalupe de Sacaba con ritmos bolivianos. “Son como 35 calles y todas tienen nombres de ritmos bolivianos”, explicó y contó que su casa estará en la calle Cueca.

Aún quedan cosas por hacer, pero Claure está satisfecho y evalúa todo el proceso como algo positivo.

“La gente toma consciencia y siente la cueca boliviana como suya. Hay un compromiso de la ciudadanía, de todas las personas y también de las autoridades”, afirmó al aclarar que no se trata de asunto político sino puramente cultural. “Yo voy a seguir hasta que se consiga que la cueca nos integre a todos los bolivianos y sea una danza nacional”, concluyó.
Fuente: Pagina Siete.

Vea También

Netflix hace que el mundo se antoje del relleno de papa boliviano

Hoy, 21 de julio, la plataforma de streaming estrenó la ‘docuserie’ Street food: Latinoamérica y …