Inicio / Seguridad / En Oruro venden anfo sin ningún control

En Oruro venden anfo sin ningún control

La Ley 400 señala que el químico sólo puede emplearse para actividades mineras, petroleras o de construcción y no así para uso civil. Policía halló el detonante en los sitios de las dos explosiones fatales.


En Oruro venden anfo sin ningún control Las pericias en el lugar del primer hecho continúan. Alexis Demarco / Página Siete
Leny Chuquimia / La Paz

En Oruro, a tres cuadras de la calle Bacovik (sitio de la primera explosión) tiendas de herramientas y accesorios para el trabajo en la mina venden, sin control, anfo que -se presume- se habría usado en las fatales detonaciones. Por norma, la venta de ese químico para uso civil está prohibida.

La Ley 400 clasifica al anfo (potenciador hecho de combustible y nitrato de amonio) y la dinamita como explosivos de uso industrial, exclusivos para actividades mineras, petroleras o del rubro de la construcción y no para uso civil.

Página Siete hizo un recorrido por tiendas ubicadas en inmediaciones de la calle Bacovik para saber cuáles eran los requisitos para comprar anfo o dinamita.

“No va a encontrar. Después de la explosión la Policía ha prohibido a las tiendas que vendan explosivos -señala el dueño de un negocio de la calle Ejército- “Pero pregunte en la otra cuadra ahí hay unas tres tiendas”.

A unos pasos, desde una ferretería dicen que se les ha acabado el anfo pero si lo necesitamos urgente lo pueden conseguir de otras tiendas. “Dependiendo de la cantidad que esté buscando”, dice una empleada.

En un tercer establecimiento de insumos mineros nos explican que venden anfo por kilo y por saco. “No tenemos límites de venta. ¿Más o menos para qué está buscando?”, dice el encargado.

En todas las tiendas el precio del químico es de 16 bolivianos por kilo y de 370 por costal. Las dinamitas están entre 5 y 7 bolivianos por unidad. “Pero el precio final se puede charlar”.

Cuatro personas fallecieron en la explosión del martes de ch’alla.
Alexis Demarco / Página Siete
En ningún negocio se pide al comprador el carnet o algún documento que certifique el uso que dará a este material. Solo un cartucho de dinamita preparado con anfo puede desbaratar una habitación. Ningún vendedor explica cómo se debe transportar el químico ni pregunta dónde será llevado. Tampoco les extraña la búsqueda de los explosivos.

Después de un examen de laboratorio la Policía encontró rastros de químicos explosivos que estaban cerca de la garrafa que explotó el sábado en la ciudad de Oruro, dejando ocho muertos y más de 30 heridos. Con ese dato se apunta a que esa detonación, al igual que la del martes, fue provocada y no un accidente.

Las pericias en el lugar del primer hecho continúan.
Alexis Demarco / Página Siete
Fuente: Pagina Siete.

Vea También

En Día de Difuntos se recordará a más de 5.000 almas que partieron durante la pandemia del Covid-19.

Para prevenir contagios de coronavirus, este año la gente podrá visitar los cementerios durante tres …