Inicio / Seguridad / Magnolia, golpeada de niña, repitió el círculo de violencia

Magnolia, golpeada de niña, repitió el círculo de violencia

Fue agredida de niña por su madrastra. Después fue víctima de violencia de parte del padre de su hijo. La tía del niño había pedido la custodia antes de que todo estalle.

Magnolia Melgar, madre de un niño de tres años, se encuentra con detención preventiva en la cárcel de Palmasola, acusada de violencia familiar y de abandono de menor después de que se grabó agrediendo violentamente a su hijo. Según las investigaciones, la joven de 21 años fue abandonada de niña y sufrió violencia de parte de su madrastra y después de su pareja.

Magnolia nació en Trinidad, capital del departamento de Beni hace 21 años. Su familia se desintegró tempranamente. Su madre dejó el hogar cuando ella era pequeña y al poco tiempo su padre tuvo una nueva pareja.

Magnolia se hizo viral tras la agresión a su pequeño. Su madrastra, en cambio, no tuvo la misma fatal fortuna. Nadie se enteró que agredía a Magnolia cuando esta era una niña. Según el informe de la Defensoría del municipio de La Guardia, Magnolia declaró haber “carecido de amor desde siempre”.

“Haciendo las averiguaciones descubrimos que la señora Magnolia proviene de un hogar fraccionado.

Su madre se fue de la casa cuando aún era pequeña. Su papá tuvo una nueva pareja. Esta persona era la madrastra que le agredía físicamente y le hacía trabajar”, informó la encargada de la Defensoría de la Niñez de La Guardia, Luz Maira Elio.

A los 17 años se fue de la casa de su padre, se enamoró de Miguel Zeballos Pesoa, quien por entonces rondaba los 30 años. Se fueron a vivir juntos, primero en Santa Cruz y posteriormente en La Guardia. Tuvieron un hijo y se instalaron en una casa en calidad de cuidadores. Magnolia empezó entonces a trabajar como mesera en un local nocturno.

El cónyuge de Magnolia, padre del niño, tampoco tuvo la fatal fortuna de viralizarse. Hoy nadie recuerda su nombre. Nadie se enteró que golpeaba a Magnolia y que se perdía de la casa durante varios días, según consta en el cuaderno de declaración del caso que se encuentra en la Fiscalía de La Guardia.

No hay denuncias contra Zeballos Pesoa. Nadie lo procesa por violencia familiar ni por abandono de menor. No obstante, el fiscal que lleva el caso, Osman Arias, asegura que la investigación está abierta.

“Tenían una relación dispersa y discontinua. Él la maltrataba psicológicamente e incluso llegaba al maltrato físico, no una vez sino varias veces. Al margen de eso él se salía de la casa, se perdía dos o tres días y hay evidencias de que él se vanagloriaba de andar con otras mujeres en el tiempo que se perdía. Pero la verdad es que se focalizó todo en ella. Sin embargo, no se descarta nada aún”, informó el fiscal.

Fueron dos videos virales los que condenaron a Magnolia al repudio social. En ambos audiovisuales, grabados por ella misma, se la oye y se la ve maltratando a su hijo de tres años quien llora desconsoladamente mientras la llama “mamá”.

Magnolia grabó estos videos a mediados de enero. El padre del niño se encontraba fuera de la casa.

Se había ido como lo hacía habitualmente. Magnolia quiso chantajearlo agrediendo al infante. Se grabó y envió los videos a su cónyuge.

El 1 de febrero los videos salieron a la luz y el ministro de Justicia, Héctor Arce, se pronunció al respecto a través de su cuenta de Twitter y anunció una denuncia penal contra la madre. Una comitiva del Ministerio se trasladó a la ciudad de Santa Cruz para atender el caso.

Llegaron hasta el municipio de La Guardia, donde Magnolia residía, mas no la encontraron. Se había fugado tras enterarse que la buscaban. El Ministerio aseguraba que el hecho violento contra el pequeño debía calificarse como intento de infanticidio.

No pasaron muchas horas. Magnolia no llegó muy lejos. En un intenso operativo policial de gran despliegue, consiguieron aprehenderla en la comunidad Las Brechas.

Según su declaración, ella pensaba huir del país. Aunque en verdad, no contaba con dinero para escapar. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, la presentó custodiada por dos policías ante los medios de prensa que alimentaban el pedido punitivo de las redes sociales.

La audiencia cautelar se realizó el mismo viernes en la tarde. Magnolia no tuvo familiares asistentes ni abogado particular. Declaró entre lágrimas haber cometido el hecho. Admitió que lo hizo para manipular al padre del niño, quien le enviaba videos haciendo gala de engañarla con otras mujeres.

Magnolia aún no tiene abogado porque no puede pagarlo. Está con detención preventiva y tiene que esperar los seis meses de investigación preliminar antes de someterse al juicio oral.

El menor agredido hoy está con su tía paterna, hermana de Miguel, quien ya había pedido la custodia a la Defensoría el 24 de enero. Marta, la tía, advirtió que el niño estaba desamparado, por lo que solicitó hacerse cargo de él. La directora de la Defensoría, Luz Maira Elio, realizó las inspecciones respectivas y atendió la solicitud.

“Accedimos a darle un acta de protección para el menor, para que se quede a cargo de la tía. Luego de verificar y hablar con el papá decidimos que era lo mejor para el niño, debido a la ausencia de la madre y a que el padre se iría al campo a trabajar”, explicó.

De esta manera, la Defensoría concedió un acta de protección que garantizaba la custodia hasta que se realice la documentación respectiva para tramitar el acogimiento circunstancial ante un juzgado.

Mientras esto pasaba, la titular de la institución, recibió una llamada que le informaba de un video viral de un niño agredido que supuestamente ya había pasado por la Defensoría sin haber sido rescatado.

Luz Maira recibió el video y con sorpresa reconoció al niño. Era el hijo de Magnolia y Miguel, que en ese momento, Marta, la tía, tenía en custodia. “En ningún momento antes de ver el video supimos que el niño era víctima de violencia. La tía vino buscando custodia, pero no reportó agresiones contra el menor”, explicó.

La Defensoría realizó la denuncia ante la FELCC por el hecho violento y por complicidad. Todos los detenidos fueron liberados tras dar declaración. Se determinó que no hubo complicidad. Se concluyó que la única autora intelectual y material era la madre, Magnolia.

Ha pasado una semana desde que Magnolia ingresó a Palmasola y no ha aparecido ningún familiar a preguntar por ella. Sólo le resta esperar el juicio o ir a un abreviado. Luego cumplir su condena, que será de tres a seis años por los delitos que le imputan.
Fuente: Pagina Siete.

Vea También

“Matador” Mamani en su declaración: “No soy ningún servil y ‘amarrahuatos’ de ningún partido”

El teniente de la Policía y boxeador Franklin "Matador" Mamani. FOTO archivo