Inicio / Economía / Planta separadora de líquidos Gran Chaco. | ABI Planta separadora de líquidos Gran Chaco. | ABI La planta de urea y amoníaco en la localidad de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba. | Mauricio Rocabado La planta de urea y amoníaco en la localidad de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba. | Mauricio Rocabado La planta de urea y amoníaco en la localidad de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba. | AFP La planta de urea y amoníaco en la localidad de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba. | AFP Campo petrolero Margarita. | AFP Campo petrolero Margarita. | AFP 1 / 4 Next Josué Hinojosa Publicado el 24/01/2018 a las 2h42 0 A pesar del incremento del precio internacional del petróleo, la renta petrolera registrada entre 2016 y 2017 cayó por la falta de producción de gas, señalaron especialistas en hidrocarburos consultados por este medio. Asimismo, los analistas en la materia indicaron que las utilidades de megaproyectos como las plantas separadoras de líquidos Gran Chaco y de urea y amoníaco de Bulo no tuvieron relevancia debido a su limitada producción. El presidente Evo Morales, en su mensaje por el aniversario del Estado Plurinacional, informó que la renta petrolera en 2016 fue de 1.912 millones de dólares, mientras que el 2017 alcanzó los 1.755 millones. Sin embargo, entre 2015 y 2014 los ingresos por utilidades ascendieron a 3.837 millones y 5.489 millones, respectivamente. El especialista en energías, Francesco Zaratti, consideró que el descenso en la renta de hidrocarburos de Bolivia se debe a la caída del precio del barril de petróleo y, por otro parte, a la disminución de los volúmenes de exportación, “sin que los ingresos por industrialización tengan relevancia”. Zaratti aseguró que mientras el precio del barril de petróleo se recuperó hasta alcanzar los 63 dólares en la actualidad, la renta petrolera no experimentó esa mejora. El especialista indicó que la situación se explica con la disminución de la producción de gas que ha experimentado el país, hasta quedar por debajo de los 55 millones de metros cúbicos por día (MMm3d). “Hay mejores precios, pero también menores volúmenes de exportación y menor capacidad de producción”, indicó. Para Zaratti, la mezcla explosiva de mala planificación, diseño, pésima ubicación de las plantas, mercados pequeños y difíciles, competencia externa e “ineptitud empresarial” afectó a la producción con problemas de funcionamiento. “Si una empresa privada hubiese construido y operado las plantas mencionadas de la misma manera ya hubiera quebrado”, añadió Zaratti. Por su parte, el secretario de Hidrocarburos, Minas y Energía de la Gobernación de Santa Cruz, Herland Soliz, señaló que existe una dudosa rentabilidad de las plantas de urea y amoniaco y de la Gran Chaco, porque la producción de la primera no supera el 30 por ciento de su capacidad instalada, mientras que la separadora de líquidos tampoco ha sobrepasado el 25 por ciento. Por su parte, el analista y exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, consideró que los volúmenes de gas exportado a Brasil y Argentina se redujeron en relación a 2016 por la menor demanda del mercado brasileño. También señaló que Bolivia no cuenta con capacidad de producción suficiente para satisfacer las demandas internas y externas durante el invierno. “Tampoco hay un repunte en las exportaciones de la megaplanta de líquidos de Gran Chaco y las exportaciones de GLP (Gas Licuado de Petróleo) fueron mínimas (26% de la capacidad de la planta aproximadamente)”, dijo Ríos. Añadió que “las exportaciones de urea no se concretaron el 2017, pese a estar lista e inaugurada la planta desde septiembre”. Finalmente, sostuvo que tampoco se dieron a conocer las exportaciones anunciadas de GNL a Perú y Paraguay ni de electricidad a Argentina pronosticadas para el 2017. 1.755 millones de dólares fue el monto generado por renta petrolera en 2017 frente a los 1912 millones registrado durante el 2016. DATOS Mercado interno sólo consume 15% de urea. La capacidad de producción de la planta de urea es de 600.000 toneladas por año. El mercado interno sólo consume el 15 por ciento. Planta separadora de líquidos Gran Chaco. La capacidad de producción de la planta de Gran Chaco es de 2.200 toneladas métricas de GLP por día. Renta petrolera máxima se registró en 2014. Bolivia reportó la renta petrolera más elevada durante la gestión 2014, cuando obtuvo 5.489 millones de dólares por la exportación de gas. ALISTAN LEY DE DISTRIBUCIÓN DE RECURSOS POR INDUSTRIALIZACIÓN DE DERIVADOS El presidente del Consejo de Departamentos Productores de Hidrocarburos (Codephi), Herland Soliz, informó ayer que durante el primer semestre de 2018 se presentará una propuesta de ley que buscará repartir los recursos económicos de las utilidades obtenidas por los procesos de industrialización del gas. Soliz dijo que actualmente las entidades territoriales autónomas, como gobernaciones, municipios y universidades, reciben regalías en concepto de explotación de recursos naturales, pero por la exportación de GLP y urea, derivados industrializados del gas, no han percibido ningún recurso. Mencionó que el artículo 355, numeral II, de la Constitución Política del Estado (CPE), hace referencia a este derecho. “Las utilidades obtenidas por la explotación e industrialización de los recursos naturales serán distribuidas y reinvertidas para promover la diversificación económica en los diferentes niveles territoriales del Estado”, reza el artículo. El presidente del Codephi recordó que cuando la empresa Jindal Steel Bolivia pretendía explotar el hierro del Mutún se elaboró una ley en consenso con los municipios involucrados, la provincia Germán Busch y la Gobernación para efectuar la distribución de recursos por industrialización. “De esa forma debió hacerse en hidrocarburos, pero hasta ahora no tenemos esa ley para repartir. Entonces, esto lógicamente es algo constitucional que el Ministro (de Hidrocarburos) no está realizando como debe ser”, acotó Soliz. Codephi aglutina a los departamentos que producen gas y también sus derivados como Cochabamba, La Paz, Santa Cruz y Tarija.

Planta separadora de líquidos Gran Chaco. | ABI Planta separadora de líquidos Gran Chaco. | ABI La planta de urea y amoníaco en la localidad de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba. | Mauricio Rocabado La planta de urea y amoníaco en la localidad de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba. | Mauricio Rocabado La planta de urea y amoníaco en la localidad de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba. | AFP La planta de urea y amoníaco en la localidad de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba. | AFP Campo petrolero Margarita. | AFP Campo petrolero Margarita. | AFP 1 / 4 Next Josué Hinojosa Publicado el 24/01/2018 a las 2h42 0 A pesar del incremento del precio internacional del petróleo, la renta petrolera registrada entre 2016 y 2017 cayó por la falta de producción de gas, señalaron especialistas en hidrocarburos consultados por este medio. Asimismo, los analistas en la materia indicaron que las utilidades de megaproyectos como las plantas separadoras de líquidos Gran Chaco y de urea y amoníaco de Bulo no tuvieron relevancia debido a su limitada producción. El presidente Evo Morales, en su mensaje por el aniversario del Estado Plurinacional, informó que la renta petrolera en 2016 fue de 1.912 millones de dólares, mientras que el 2017 alcanzó los 1.755 millones. Sin embargo, entre 2015 y 2014 los ingresos por utilidades ascendieron a 3.837 millones y 5.489 millones, respectivamente. El especialista en energías, Francesco Zaratti, consideró que el descenso en la renta de hidrocarburos de Bolivia se debe a la caída del precio del barril de petróleo y, por otro parte, a la disminución de los volúmenes de exportación, “sin que los ingresos por industrialización tengan relevancia”. Zaratti aseguró que mientras el precio del barril de petróleo se recuperó hasta alcanzar los 63 dólares en la actualidad, la renta petrolera no experimentó esa mejora. El especialista indicó que la situación se explica con la disminución de la producción de gas que ha experimentado el país, hasta quedar por debajo de los 55 millones de metros cúbicos por día (MMm3d). “Hay mejores precios, pero también menores volúmenes de exportación y menor capacidad de producción”, indicó. Para Zaratti, la mezcla explosiva de mala planificación, diseño, pésima ubicación de las plantas, mercados pequeños y difíciles, competencia externa e “ineptitud empresarial” afectó a la producción con problemas de funcionamiento. “Si una empresa privada hubiese construido y operado las plantas mencionadas de la misma manera ya hubiera quebrado”, añadió Zaratti. Por su parte, el secretario de Hidrocarburos, Minas y Energía de la Gobernación de Santa Cruz, Herland Soliz, señaló que existe una dudosa rentabilidad de las plantas de urea y amoniaco y de la Gran Chaco, porque la producción de la primera no supera el 30 por ciento de su capacidad instalada, mientras que la separadora de líquidos tampoco ha sobrepasado el 25 por ciento. Por su parte, el analista y exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, consideró que los volúmenes de gas exportado a Brasil y Argentina se redujeron en relación a 2016 por la menor demanda del mercado brasileño. También señaló que Bolivia no cuenta con capacidad de producción suficiente para satisfacer las demandas internas y externas durante el invierno. “Tampoco hay un repunte en las exportaciones de la megaplanta de líquidos de Gran Chaco y las exportaciones de GLP (Gas Licuado de Petróleo) fueron mínimas (26% de la capacidad de la planta aproximadamente)”, dijo Ríos. Añadió que “las exportaciones de urea no se concretaron el 2017, pese a estar lista e inaugurada la planta desde septiembre”. Finalmente, sostuvo que tampoco se dieron a conocer las exportaciones anunciadas de GNL a Perú y Paraguay ni de electricidad a Argentina pronosticadas para el 2017. 1.755 millones de dólares fue el monto generado por renta petrolera en 2017 frente a los 1912 millones registrado durante el 2016. DATOS Mercado interno sólo consume 15% de urea. La capacidad de producción de la planta de urea es de 600.000 toneladas por año. El mercado interno sólo consume el 15 por ciento. Planta separadora de líquidos Gran Chaco. La capacidad de producción de la planta de Gran Chaco es de 2.200 toneladas métricas de GLP por día. Renta petrolera máxima se registró en 2014. Bolivia reportó la renta petrolera más elevada durante la gestión 2014, cuando obtuvo 5.489 millones de dólares por la exportación de gas. ALISTAN LEY DE DISTRIBUCIÓN DE RECURSOS POR INDUSTRIALIZACIÓN DE DERIVADOS El presidente del Consejo de Departamentos Productores de Hidrocarburos (Codephi), Herland Soliz, informó ayer que durante el primer semestre de 2018 se presentará una propuesta de ley que buscará repartir los recursos económicos de las utilidades obtenidas por los procesos de industrialización del gas. Soliz dijo que actualmente las entidades territoriales autónomas, como gobernaciones, municipios y universidades, reciben regalías en concepto de explotación de recursos naturales, pero por la exportación de GLP y urea, derivados industrializados del gas, no han percibido ningún recurso. Mencionó que el artículo 355, numeral II, de la Constitución Política del Estado (CPE), hace referencia a este derecho. “Las utilidades obtenidas por la explotación e industrialización de los recursos naturales serán distribuidas y reinvertidas para promover la diversificación económica en los diferentes niveles territoriales del Estado”, reza el artículo. El presidente del Codephi recordó que cuando la empresa Jindal Steel Bolivia pretendía explotar el hierro del Mutún se elaboró una ley en consenso con los municipios involucrados, la provincia Germán Busch y la Gobernación para efectuar la distribución de recursos por industrialización. “De esa forma debió hacerse en hidrocarburos, pero hasta ahora no tenemos esa ley para repartir. Entonces, esto lógicamente es algo constitucional que el Ministro (de Hidrocarburos) no está realizando como debe ser”, acotó Soliz. Codephi aglutina a los departamentos que producen gas y también sus derivados como Cochabamba, La Paz, Santa Cruz y Tarija.

Sin ningún respaldo ni incentivo, el procesamiento y comercialización de desechos reciclables -botellas PET, cartón y minerales- van en ascenso en el país, más que los rubros tradicionales. | Carlos López
Preformas Pet fabricadas en Marcebol, empresa instalada en El Alto. | Los Tiempos
Botellas desechadas almacenadas en los depósitos de Marcebol. | Los Tiempos
Hojuelas de botellas plásticas desechadas que Marcebol exporta. | Los Tiempos
Roger Medina Candia / LOS TIEMPOS

El  valor de las exportaciones bolivianas de desechos y sus derivados alcanzaron los 12,65 millones de dólares en 2016, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Entre enero y noviembre de 2017, la cifra creció a 13,49 millones de dólares, lo que evidencia el potencial de este rubro, a pesar de la falta de incentivos, consideraron los empresarios y recicladores.

El presidente de la Cámara Nacional de Exportadores (Caneb), Wilfredo Rojo, explicó que Bolivia mantiene una tradición en la transformación de desechos en productos de valor agregado para abastecer la demanda interna y de exportación. El país también exporta desechos no procesados.

Rojo calificó al rubro como una “oportunidad” para las empresas que se dedican al reciclado y aquellas que emprenden proyectos. “Lo interesante es que se pueden generar (varias) industrias en este rubro (reciclado), por ejemplo de chatarra de autos y llantas”, anotó.

Según datos del INE, el valor de las exportaciones de desechos y derivados de madera, metal, papel y plástico experimentaron un comportamiento irregular entre los años 2007 y 2016, con una leve recuperación las dos últimas gestiones.

En 2007, se exportó un valor de 17,37 millones de dólares, frente a los 12,65 millones de 2016. Cifra que se superó entre enero y noviembre de 2017 (13 millones de dólares).

El año 2012, se reportó el récord en las exportaciones de desechos de la última década con 1.004 millones de dólares, un gran incremento debido al alza de los precios internacionales del oro y otros metales preciosos entre 2011 y 2012.

Contrariamente, la cifra más baja se registró en 2009, con 8,84 millones de dólares.

Si se compara el valor de las exportaciones de desechos con el de exportaciones de otros productos, según los datos del INE a noviembre de 2017, se puede constatar que los desechos superan a 12 de manufacturas o valor agregado y a seis materias primas.

Entre enero y noviembre de 2017, las exportaciones de productos textiles alcanzaron un valor de 10 millones de dólares, al igual que el de la carne bovina, mientras que los palmitos 10,1 millones, las galletas y prendas de vestir 9,5 millones cada uno, el cobre refinado 8,5, entre otros.

Mario Carmona, gerente de Marcebol, una empresa ubicada en El Alto que recicla botellas plásticas de desechos de basura y las transforma en hojuelas de PET para exportarlas a Estados Unidos, señaló que en los 15 años que lleva en el rubro, nunca recibió un solo incentivo del Estado para mejorar su capacidad productiva.

La empresa emplea a 20 familias y utiliza 150 toneladas de botellas desechadas al mes para producir hojuelas por el mismo volumen.

Se estima que Bolivia produce 2 mil toneladas mensuales de desechos de botellas de plástico.

El gerente de la empresa cochabambina Cerpa, dedicada al reciclado de cartones, Víctor Huara Huara, indicó que la mayor barrera para que pequeños y medianos emprendedores inviertan en el reciclado es el alto costo de las maquinarias, que superan los 50 mil dólares.

“El Estado podría apoyar a los recicladores, podría dar créditos blandos a largo plazo, que permitan adquirir maquinaria”, anotó Huara Huara.

Cerpa, ubicada en el municipio de Colcapirhua, recolecta 10 mil toneladas de cartón al mes de la ciudad de Cochabamba y fabrica 9 mil toneladas de cartón gris refilado que comercializa en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

 

DATOS

Dependencia de China para el manejo de basura. Según datos de la ONU, el comercio de desechos con China en 2016 alcanzó $us 17.000 millones y con Hong Kong  $us 4.600 millones.

Principales países exportadores de basura. Los países europeos y Estados Unidos son los mayores proveedores de basura reciclable de China.

Búsqueda de nuevos mercados en el mundo. Tailandia, Vietnam, Comboya, Malasia, India y Pakistan son vistos como  nuevos mercados potenciales.

 

CHINA RESTRINGE INGRESO DE BASURA “PELIGROSA”

China prohibirá las importaciones de materias primas recicladas como el cartón y plástico desde el próximo 1 de marzo, con el objetivo de proteger su medioambiente de la “basura sucia o peligrosa” que adquiere para fabricar productos de valor agregado, informó el portal web de la BBC.

El país asiático es el principal importador global de muchos tipos de materiales de reciclado (plástico, papel y metales), por lo que ese anuncio causó una especie de pánico en muchos países del mundo.

El Gobierno chino anunció en julio de 2017 que a partir del 1 de enero cambiaría las regulaciones del control de calidad de estos materiales y notificó a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que prohibiría las importaciones de 24 categorías de material reciclable y desechos sólidos.

En 2017, las industrias chinas importaron 7,3 millones de toneladas métricas de desechos plásticos de países desarrollados, lo que equivale al 70 por ciento de todo el plástico que se desechó en el mundo en 2016.

Según la BBC, las autoridades chinas además indicaron que la producción nacional de basura es suficiente para cubrir su demanda.

Cartón chino

Mientras China restringe el ingreso de desechos extranjeros a su territorio, los productores de Cochabamba enfrentan un mercado cada vez más competitivo y saturado por la llegada de cartón reciclado proveniente de este país, señalo el gerente de Cerpa, Víctor Huara Huara.

“Tenemos que bajar nuestros costos. Pero no vamos a dejarnos ganar en nuestra propia cancha”, afirmó Huara Huara.

Vea También

Tierra: INRA paralelo blanqueó y entregó predios al mejor postor.

Exfuncionarios y funcionarios falsificaron expedientes y blanquearon respaldos para entregar predios estatales de forma ilegal, …