Inicio / Tecnología / Qué puede hacer Apple por la carga inalámbrica

Qué puede hacer Apple por la carga inalámbrica

La superficie de carga con AirPower. Foto: El Mundo

Todos los nuevos iPhones de 2017 -iPhone 8, 8 Plus y X- serán compatibles con carga inalámbrica a través del estándar Qi, el más extendido.

Como en muchas otras características -resistencia al agua, por ejemplo-, Apple no puede presumir de haber llegado la primera. Varios fabricantes la habían integrado ya en otros smartphones.

El anuncio, sin embargo, solía seguir un patrón bien conocido. Se presentaba como una gran característica del terminal de turno para, un año más tarde, dejarla olvidada o relegada a una nota al pie de página.

Y es que pese a lo atractivo de la idea la carga inalámbrica es todavía una tecnología con pocas ventajas. Tarda más en cargar que una conexión directa por cable y la comodidad añadida hque proporciona al usuario no es significativa. Puede que el teléfono se cargue de forma inalámbrica pero la alfombrilla donde reposa no. Tiene que tener un cable hasta el enchufe más cercano. Muchas utilizan un cable MicroUSB similar al del teléfono así que casi salía más a cuenta desenchufar la superficie de carga y conectar directamente el teléfono.

Apple, sin embargo, tiene dos buenas razones para dar el salto en esta generación. La primera es que al quitar el puerto de auriculares ha vuelto incómoda la tarea de cargar el teléfono mientras se escucha música. Con la carga inalámbrica pone fin al problema. Es raro, de hecho, que no diesen el salto con el iPhone 7, cambiando el diseño par añadir la cubierta trasera de cristal.

La segunda, tal vez más importante, es que empieza a tener un catálogo de productos personales que requieren recarga con frecuencia, como el Apple Watch y los AirPods. Los AirPods no son un problema. Se cargan rápido y usando el mismo cable que el iPhone. ¿El Apple Watch? Es otra historia. Necesita un cargador dedicado, una cosa más que meter en la maleta, por ejemplo, cuando se sale de viaje. Al igual que en el caso de la conexión de auriculares, la carga inalámbrica soluciona el problema.

Pero a pesar de ello la decisión de incluirla parece tomada a regañadientes. Apple no tiene ni siquiera un cargador propio para vender junto al iPhone 8. Los recomendados son de Belkin y Mophie. Para una empresa que tiende a vender gustosamente todos los accesorios que puede a sus clientes es una situación un tanto extraña.

¿Qué está pasando? Lo que Apple quiere, en realidad, no es tanto carga inalámbrica a través de Qi como a través de AirPower, el nuevo estándar que tratarán de impulsar como parte de la evolución de Qi.

Con AirPower es posible fabricar alfombrillas de gran tamaño capaces de cargar varios dispositivos a la vez, negociando con cada dispositivo cuánta energía necesitan y la zona de la superficie en la que están para maximizar la transferencia de la carga. Es el siguiente paso lógico en carga inalámbrica y lo único que fastidia es tener aquí esperar hasta 2018 para poder verlo en acción.

Al menos, como premio de consolación, deja una generación de relojes que podrá cargarse por fin con cargadores que no sean necesariamente el de Apple o licenciados a través del programa oficial de fabricantes de accesorios.

Fuente: El Mundo

Vea También

El pájaro de Twitter vive en México

Twitter en inglés significa gorjeo, el sonido que hacen las aves al cantar Azulejo de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *